Por qué Animal Crossing es uno de los mejores videojuegos del mundo

animal_crossing_balloon_by_oldhat104-d5joxqr

Imágen: oldhat104 (devianart)

Animal Crossing tiene una atmósfera única que no todos saben apreciar. Es un videojuego que te encanta o te parece aburrido a más no poder. Un servidor no es experto en videojuegos, pero está decidido a convenceros de por qué este es uno de los mejores juegos que se han hecho.

Para empezar, he de decir que no hay que entender este juego como cualquier otro en el que vas a superar determinado número de niveles, derrotarás al enemigo final y morirán junto con él las ganas de seguir jugando, sino como una obra de arte. Después de leer varias reviews por internet, he conseguido averiguar por qué éste fue mi videojuego favorito de la infancia, con el que viví un noviazgo de mentira con una amiga y con el que pasé largas tardes intercambiando fruta y muebles con mi vecino. AC es además el culpable, junto a Mario, de que Nintendo sea mi fabricante de consolas favorito.

Algo en lo que los foros están de acuerdo, es que Animal Crossing te da tranquilidad, es un lugar en el que despejarte, ser inocente, y pasear por un idílico pequeño mundo en el que a más de uno nos gustaría vivir. Nintendo pone mucho énfasis en el trabajo artístico de sus originales, y si bien a veces el juego peca de sencillo, es admirable que el simple movimiento de pulgar para mover el joystick y desplazarte por el pueblo rozando los árboles y las flores ya sea suficiente para disfrutarlo. Quizá haya que tener una mentalidad hippie y pacifista para disfrutar del juego, pero personalmente creo que podemos tener unos 15 minutos de AC y acto seguido otros 15 de Call of Duty sin problemas. Esos entrañables personajes… ¡que ojalá tuvieran más variedad de diálogos! pero aun así no puedes evitar pararte de vez en cuando a hablar con uno de ellos, ¿qué me dirá el cerdo este? 

A día de hoy, volviendo a jugar, esta vez con el relativamente reciente New Leaf, no puedo evitar sentir un amor-odio hacia el sistema capitalista que rodea la mecánica del juego (pagar una hipoteca, reformar la casa hasta hacerla más y más grande, comprar muebles y más muebles…), aunque no olvidemos que en este juego caen sofás de los árboles y nos dan dinero por las conchas de la playa. Lo que no haré yo será hablar bien del topo de las partidas sin guardar, muchos le tienen cariño, a mí me daban ganas de volver a meterlo en la tierra de un pisotón.

Conectarte con un desconocido a través del modo online es una de las experiencias más emocionantes que puedes vivir. Abres el portón del pueblo y es como si no estuvieras abriendo solo eso (guiño, guiño). Y es que el invitado podría ponerse a talar tus árboles y a destrozar la armonía del pueblo si resulta ser un niño rata. ¡Podría destrozarte el corazón! Es definitivamente una prueba de fe en la humanidad.

Un día, descubrí que existía una película animada sobre Animal Crossing. La ví. No recuerdo qué ocurría exactamente, pero sé que me encantó. Japón tiene otro estilo. Japón sabe hacer cosas con el alma. Tal vez Animal Crossing tenga un factor New Age muy importante: te pone en sintonía con la naturaleza (quieres que tu pueblo se vea bonito, sin hierbajos, sin basura, sin flores secas y con muchos árboles con frutas variadas). Crea un sentimiento de grupo, con tus vecinos animales o tus invitados, que pasean por tu pueblo sin ningún fin en particular más que estar en tu compañía, aunque sea a través de una pantalla. Y existe un espíritu que lo envuelve todo, que habita en la naturaleza, en los habitantes, o en las cartas de tu madre. Pequeños detalles, personajes especiales que aparecen muy de vez en cuando, las canciones que Tota Keke interpreta solo para ti… No diré que AC es como un hotel cinco estrellas con multitud de actividades para que los niños no se aburran, porque ciertamente, además de encontrar fósiles, pescar o coger bichos, no hay mucho más que hacer. Pero aún así, echarás de menos pasar diez minutos en tu pueblo al cabo de unos días sin jugar.

Quiero hacer especial énfasis, como objeto de estudio en Sick Sad Nation, en la banda sonora. El espíritu que vive en Animal Crossing del que hablaba en el párrafo anterior, no es otro en mi opinión que la música de fondo. La melodía a guitarra del juego es reconocible por todos, pero el soundtrack que va cambiando según la hora del día en la que estemos después de las campanadas del ayuntamiento es elemento indispensable en la creación de la mágica atmósfera que Miyamoto diseñó. El motivo que suena a las una de la mañana me pone los pelos de punta, no lo puedo evitar, es así. Y sin ningún motivo racional. Le tengo gran cariño a AC, pero tampoco digamos que le tengo un apego que de grande sea anormal. Nintendo supo darle un aura especial a este videojuego, y sin la música, por supuesto, no habría sido posible.

Yo a mi pueblo lo llamé Tibet, porque seguro que la paz espiritual que me aporta es parecida a la que sienten allí los monjes.

La de las 4 am también es digna de una escucha.

Hay gente para todo, y es genial descubrir que otras personas sienten lo mismo que tú por algo, tanto que incluso hacen remixes con estas melodías de AC:

Un comentario sobre “Por qué Animal Crossing es uno de los mejores videojuegos del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s