diagnóstico: conscious inertia

key words: hyperconsciousness / hopeless paralysis / conscious inertia

***

Me encontraba esta media noche viendo un vídeo en YouTube de un canal que me encanta, Wisecrack, cuando me sorprendí al escuchar ciertas palabras de un libro que Jared citaba. Este canal de youtube habla de la filosofía o psicología detrás de determinados movimientos sociales, virales de internet o series y películas, y en este vídeo hablaban sobre la sonada quedada para entrar en el Área 51 de la que se ha enterado todo internet. El caso es que para ilustrar sus ideas sobre el subconsciente colectivo de las generaciones Z y milenial que podría explicar este nuevo viral, Jared hablaba sobre The Underground Man, el protagonista de un libro de Dostoyevski: Memorias del subsuelo.

Jared establecía una relación entre la actitud de este personaje del famoso escritor ruso con las emociones, pensamientos y folclore de los jóvenes que, además de querer ir a invadir el Área 51 aunque mueran por el camino, comparten memes depresivos en redes sociales, otro tema del que habla el vídeo. El caso es que al escuchar estas citas del libro de Dostoyevski (que por supuesto no había leído), no pude evitar sentirme terriblemente identificado. Algo que me encanta de Wisecrack y otros canales sobre psicología famosos en YouTube es que consiguen explicar con palabras sentimientos a los que, sobretodo, las nuevas generaciones hacemos frente y que no sabemos explicar.

Son tres los conceptos clave de los que habla Jared, tres síntomas que padece The Underground Man. Hyperconsciousness (hiperconsciencia), hopeless paralysis (parálisis del desesperanzado) y conscious inertia (inercia de la consciencia, o algo así, no sé cómo se traduciría). De estas tres, la parálisis del desesperanzado puede que sea más atribuible a los jóvenes de ahora que al personaje del libro, (como no lo he leído no sabría decir). Estos tres términos me intrigaron muchísimo, tanto como para animarme a escribir este post sobre ello. Como digo, no voy a hablar del libro de Dostoyevski, sino de las reflexiones que algunas de sus frases han despertado en mí.

Con hiperconsciencia, Jared hablaba del hecho de ser tremendamente consciente de la realidad y de lo compleja que puede llegar a ser la realización de estar vivo, tanto que puede llegar a suponer un problema, como era el caso del protagonista de la novela de la que hablábamos. Esta condición, que en el libro se atribuye como prueba de inteligencia, o directamente provocada por esta, puede ser en realidad un obstáculo que, por decirlo de forma clara, nos acabe rallando la cabeza sobremanera. Jared ponía esta cita en pantalla:

“It was not only that I could not become spiteful, I did not know how to become anything; neither spiteful nor kind, neither a rascal nor an honest man, neither a hero nor an insect. Now, I am living out my life in my corner, taunting myself with the spiteful and useless consolation that an intelligent man cannot become anything seriously, and it is only the fool who becomes anything.” – Dostoyevski

Podría traducirse como: “No solo era que no pudiera convertirme en malvado, no sabía cómo convertirme en nada; ni malvado ni amable, ni un bribón ni un hombre honesto, ni un héroe ni un insecto. Ahora, estoy viviendo mi vida en mi esquina, burlándome de mí mismo con el consuelo rencoroso e inútil de que una persona inteligente no puede convertirse en nada seriamente, y es únicamente el tonto el que se convierte en algo.”

Lo que el autor insinúa, desde la perspectiva de Jared, es que esta hiperconsciencia lleva a la inercia, a la no acción, ya que ninguna acción es lo suficientemente justificable en realidad 🧐 (?), (no sé cómo explicarlo realmente). El caso es que este estado mental, supuestamente derivado de la inteligencia, termina llevando a la inacción, a la pasividad o el estatismo. Curioso, ¿no?

Jared relacionaba esto con las nuevas generaciones definiendo lo que él entiende por parálisis del desesperanzado. Según los medios, los millenials, y en gran parte, la generación Z sufren algo parecido a una crisis de desesperanza y desazón por el futuro debido a lo difícil que nos lo está poniendo la globalización (paso a incluirme a mí mismo en el asunto como generación Z que soy). Este descontento, bajo este supuesto, nos puede llevar a la inacción al terminar por pensar que todo está perdido; que el esfuerzo no merece la pena ya que nada está garantizado en el nuevo mundo en el que vivimos. La ansiedad como nueva gran epidemia de nuestra generación y los trastornos psicológicos derivados de la hiperconectividad antinatural, o artificial, según la perspectiva del lector, a la que nos vemos sometidos juegan un gran papel en esto. En definitiva, estamos sobreexpuestos al mundo, y puede que en la actualidad esta hiperconsciencia no venga tanto de un coeficiente intelectual alto sino también de la presencia de internet y las redes sociales.

“intelligence = hyper-consciousness. Since hyper-consciousness = inertia, any intelligent man is stuck the way he is.” – Dostoyevski

“inteligencia = hiperconsciencia. Si la hiperconsciencia es igual a inercia, cualquier hombre inteligente está atrapado en la forma en la que es.”

Otra cosa es que estemos de acuerdo en que esta hiperconsciencia es realmente una característica de personas inteligentes. No entraré tanto en esto pero sí diré que más que el hecho de ser hiperconsciente o no, que no creo que sea una condición que se le pueda diagnosticar a uno como si de un resfriado se tratase, habría que discutir cómo responde una persona ante esta sensación. Llevando de nuevo este término a nuestra sociedad, tendríamos que discutir si, en todo caso, es normal que siendo conscientes de que estamos quedando atrapados en un torbellino de negatividad e inactividad, no hagamos nada por intentar escapar del bucle. Es decir, tomar una dirección o un camino y tener fe en él, recuperar la esperanza, aunque sea de forma ficticia, una fe útil en la medida en que nos ayude a levantarnos cada mañana y perseguir un objetivo. Ya que al final eso de “perseguir tus sueños”, suena cada vez más cursi y ridículo conforme uno va creciendo, pero eso no quita que realmente las personas necesiten un objetivo, que da igual llamarlo meta o sueño, para seguir viviendo, ya que de lo contrario pueden caer en la apatía o simplemente en la inercia de los factores ambientales de su alrededor.

Si estas palabras del escritor ruso me llegaban fuerte a la patata es porque me sentí identificado con esta inercia, esta trampa de la que hablaba Jared en el video, en la que puede que más de uno hayamos caído. Engullidos por las infinitas ventanas al mundo a las que estamos expuestos, por las millones de posibilidades a nuestro alrededor, de las que somos conscientes a través de las redes y a través de nuestra sociedad globalizada que, según la opinión política del lector, ha ayudado a incrementar las posibilidades de futuro de las personas de a pie en cuanto a estudios o formas de vida. Una indecisión letal, crónica, derivada de una falta de motivación por perseguir un objetivo en concreto y no otro. Este es, al menos, un sentimiento que llevo conmigo desde hace bastante tiempo. No sé hasta qué punto esto de lo que hablo será comparable con el sentimiento del que el autor ruso habla en su libro, pero desde luego encapsula de maravilla en las citas que añado en este post las secuelas de una persona afectada o abrumada por la realidad y las posibilidades que le da a uno la vida.

“I invented adventures for myself and made up a life, so as at least to live in some way. […] I tried hard to be in love. I suffered, too, gentlemen, I assure you. In the depth of my heart there was no faith in my suffering, only a faint stir of mockery […], and it was all from ennui, […]; inertia overcame me.”

“Me inventé aventuras para mí mismo y me inventé una vida, para al menos vivir de alguna manera. […] Intenté duramente estar enamorado. Sufrí, también, señores, se lo aseguro. En el fondo de mi corazón no había fe en mi sufrimiento, solo un leve revuelo de burla […], y fue todo desde el aburrimiento, […]; la inercia me superó.”

Lo que extraigo personalmente de esta frase, llevándomela del todo a mi propia vida, es, la expresión de autocrearse una vida únicamente porque de alguna manera hay que vivir, algo hay que hacer. Es como si, para el personaje, el proyecto de vida que va construyendo a lo largo de sus días es simplemente un plan ficticio, como la historia misma de una novela, y su comportamiento respecto al mundo termina siendo el que él ha decidido darse como si estuviera creando un personaje, sin llegar a sentirse del todo identificado con la imagen de sí mismo que se construye, pero debe, digamos, ser de alguna manera porque es necesario a la hora de presentarse al mundo. Esto conlleva a una interminable frustración al no sentirse nunca identificado con ninguna de las variables que elija. O esto o ser neutro, simplemente moldeado por las circunstancias de nuestro alrededor, prisioneros de la inercia, sin ser capaces de construir una versión sólida de nosotros mismos ya que como decía Jared, la hiperconsciencia nos llevaría a, por ejemplo, no poder ser de un bando u otro en una disputa, ya que tendríamos la capacidad de entender ambas posturas. Esta tendencia a ser neutros, que podría camuflarse de apatía, es la que nos dificultaría tomar un bando en nuestra propia vida, comprometerse con un plan de futuro, aunque actualmente la idea de plan de futuro sí que sea del todo absurda.

Muchas veces pienso en lo bueno que sería tener unos años más de vida, no tener un tiempo tan limitado, para poder probar todos los caminos que quisiéramos, todas las ideologias y todos los modos de vida, desde los humildes cultivadores de arroz allá en China, hasta los hijos ricos de la élite de Sillicon Valley en universidades de lujo, pero la cosa no funciona así. El ser consciente de que ser tú es inevitable y lo será hasta que mueras, que tu persona es intercambiable, puede resultar desde luego inquietante. Pensar que nunca podrás ser otra persona ni deshacer acciones anteriores, acciones basadas en decisiones probablemente tomadas por una versión pasada de ti mismo con la que ya no te sientes identificado.

“When a man is conscious, the argument goes, he realizes that no act can be truly justified. Therefore, consciousness leads to inertia. But take a closer look at the Underground Man’s first claim: no actions can be truly justified. Consciousness makes us doubt what we do. If a man acts, it must be because he isn’t conscious.”

“Cuando un hombre es consciente, dice el argumento, se da cuenta de que ningún acto puede ser verdaderamente justificado. Por lo tanto, la consciencia lleva a la inercia. Pero mira más de cerca el primer reclamo de The Underground Man: ningunas acciones pueden ser verdaderamente justificadas. La consciencia nos hace dudar de lo que hacemos. Si un hombre actúa, debe ser porque no es consciente.”

Nihilismo en estado puro 💀

Me leeré el libro para averiguar qué hay realmente detrás de todo esto, pero mi forma de entender ese pensamiento respecto a los actos, es que es difícil encontrar motivos sólidos por los que embarcarse en una tarea o proyecto. Cuando crees que al final del día nada deja de ser absurdo, que el mundo seguirá siendo el mismo por mucho que te esfuerces, y que la cantidad de variables que escapan a tu control y aun así afectan a tu futuro de forma decisiva es invencible.

“Oh, gentlemen, do you know, perhaps I consider myself an intelligent man, only because all my life I have been able neither to begin nor to finish anything.”

“Oh, caballeros, saben, quizás me considero a mí mismo un hombre inteligente, solo porque en toda mi vida no he sido capaz ni de empezar ni de terminar nada.”

De nuevo, vemos cómo el personaje que construyó Dostoyevski parece ser realmente, mediocre, denotando esto por su continua adoración a su supuesta inteligencia. No voy a hablar más del personaje de la novela porque no habiéndomela leído, serán desacertados mis juicios sobre este, pero la visión del mundo que reluce de sus palabras puede ser fácilmente comparada con la de los jóvenes de hoy, jóvenes incapaces de encontrar la suficiente fuerza de voluntad para comprometerse de corazón con sus deseos y metas, miedosos de no recibir nada a cambio o simplemente arrastrados por una corriente nihilista.

“Granted I am a babbler, a harmless vexatious babbler, like all of us. But what is to be done if the direct and sole vocation of every intelligent man is babble, that is, the intentional pouring of water through a sieve?”

“Aseguro que soy un charlatán, un vejatorio e inofensivo charlatán, como todos nosotros. ¿Pero qué se puede hacer si la directa y sola vocación de todo hombre inteligente es farfullar, siendo esto, el vertido intencional de agua a través de un tamiz?”

Como conclusión diré que el sentirme identificado con estas frases debe ser más malo que bueno, pero de seguro que no soy el único que puede llegar a entender esto y por ello escribo este post. La pasividad excusada en la injusticia o en lo absurdo del mundo o en la presunta inutilidad de las acciones, como la de estudiar una carrera universitaria, aprender a tocar un instrumento, o comenzar a trabajar para intentar en algún momento lograr la independencia económica, por lejos que parezca la meta, no debería permitirse. Al menos, debemos ser capaces de autodiagnosticar cuándo estamos pasando por una situación así, y poner remedio. Corremos el riesgo de convertirnos en ese viejo charlatán que no tiene otro argumento mas que declararse víctima de su propia inteligencia. No es cierto eso de que solo los tontos triunfan. Tal vez sea solo que a los tontos, ya sea por falta de imaginación o menor caudal de pensamientos, se les ocurren menos excusas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s