He votado a Ciudadanos :o (y te explico por qué)

No, el título no es clickbait. Pero antes de entrar a la cuestión, voy a aprovechar para hablar un poco de los cambios por los que ha pasado mi mentalidad durante estos últimos meses, e intentar hacer un poco de autoanálisis para ver de dónde vienen. Después de eso, procederé a mojarme en todos los asuntos habidos y por haber, en un acto algo suicida.

(Aviso, este será un artículo largo)

~

// Puede que el llevar ya tantos meses fuera de España me haya permitido ver ciertas situaciones con mayor distancia. También puede que, debido a la pura añoranza por mi tierra, haya ido inconscientemente interesándome más por las aventuras políticas que está atravesando ahora mismo. YouTube me ha servido para estar al tanto de lo que ocurre allí abajo, para sentirme algo más cerca, y he acabado por aficionarme al contenido de carácter político de canales como el de Un Tío Blanco Hetero o Isaac Parejo (hablaré de esto más tarde). Es cierto que ya vengo interesándome desde hace tiempo por canales más alejados del puro entretenimiento y más cercanos a temas sociales, científicos o incluso económicos. Esto en sí ya es algo inaudito en mí, que nunca había estado interesado en política hasta ahora. Mis horizontes cuando entré en la carrera de Periodismo (si llegué a tener alguno) eran cultura y sociedad al nivel más humano. Pero debido a los propios movimientos en España que han terminado por obligarnos a todos a encasillarnos de alguna manera, he terminado por entrar en el juego.

Esto último que he dicho es la que creo que es la razón fundamental por la que gente que nunca había estado interesada en política ha acabado reaccionando, de forma casi obligada, a los constantes estímulos que nos han ido poniendo nerviosos este último año. El feminismo, el partido político VOX, el independentismo catalán o el animalismo han sido algunos de los ingredientes que han formado el cóctel molotov perfecto para uso de los políticos, que lo han utilizado para polarizar y fragmentar a la sociedad con un egoísmo terrible, por y para su beneficio.

Con el mismo egoísmo voy yo a hablar ahora un poco de mí, ya que si no fuera por ciertas características propias de mi personalidad, estos estímulos no habrían causado el mismo desenlace en mi persona.

He acabado por considerarme, y los que me conocen lo han comprobado, una persona más bien independiente. Al principio independiente a la hora de hacer, y después también a la hora de pensar. No creo que esto haya sido solo por elección propia. Circunstancias en mi vida de hace años, que acababan por hacerme sentir desplazado e incapaz de encajar en ningún grupo, ya fuera en el patio del colegio o fuera, han tenido mucho que ver en la forma en la que mi personalidad se ha construido. Estoy marcado por la desconfianza. Esto puede ser algo bueno o algo malo. Bueno ya que considero que la dificultad para encajar en un grupo concreto me aporta una visión más periférica y quizás objetiva de los fallos y aciertos de cada uno de ellos. Mala por que al final, una persona sin ayuda de otros es poco capaz de llegar a algo más grande que sí misma, al menos en mi opinión.

¿Y qué tiene que ver esto con política?

España se ha fragmentado y dividido en pequeños grupos, en parte por la ruptura del bipartidismo. Pero la entrada de nuevos partidos en nuestra democracia debería haber sido solo algo bueno, ya que la variedad de opciones y puntos de vista distintos son una riqueza para la sociedad. El problema llega cuando los políticos usan esto para dividir al pueblo y hacer enemigos a unos de otros. Algunos han caído en la trampa.

La fragmentación y polarización de la sociedad ha venido acompañada de una exageración y demonización de los otros, que acaba obligándote a adherirte por inercia a algún grupo, sin poder evitar convertirte así en el enemigo de alguien. Pero cuando no puedes evitar desconfiar incluso de aquellos que prometen estar de tu lado, la decisión se vuelve mucho más difícil.

Durante toda mi vida, sin haberlo pensado demasiado, me he considerado de izquierdas, (y de hecho lo sigo siendo en gran parte). Sin embargo, mi voto el pasado 28 de Abril no fue para el PSOE. Tampoco para Podemos. Tampoco para ningún otro partido considerado de izquierdas o socialista, exceptuando el escaño que le di a PACMA en el Senado (aunque algunas noticias extendidas por Twitter en las últimas semanas sobre este partido parecen haberle sacado los colores como un partido más de derechas que de izquierdas en ciertos aspectos). Ciertamente PACMA no es lo que España necesita ahora mismo; mi voto para ellos fue más que nada un intento por diversificar, del que ahora dudo su eficacia.

La aparición de VOX y la adopción del término trifachito han sido fundamentales en esta construcción de frentes de guerra. VOX es un partido de pura derecha, pero al contrario que muchos, yo no siento correcto llamarla extrema derecha, sino más bien derecha rancia. Soy enemigo de la exageración de la que hablaba más arriba, y después de leer el programa electoral del partido, puede entender que VOX es en parte una respuesta lógica (que no natural) al dominio de las ideas de izquierdas en los medios. Ideas que han acabado por enfurecer a aquellos más resignados, rencorosos y en cierto modo antiespañoles, ya que un verdadero patriota no aceptaría un discurso tan cargado de odio contra los que podrían ser sus propios vecinos.

Y es que no, no pienso que un Abascal en la presidencia acabaría haciendo de España una Alemania nazi. No pienso que a los gays los empezaran a quemar en las plazas, ni que a las mujeres se les empezara a prohibir su libertad de expresión. Pero sí pienso que el conservadurismo social no es necesario para realizar políticas económicas de derechas. Sí que pienso que insinuar que los transexuales malgastan el dinero de todos con un cambio de sexo es estúpido y erróneo, al igual que suponer que los nuevos jóvenes son unos vagos, que todos los votantes de Podemos son comunistas o que tal cosa como las “feminazis” existen de verdad, término que por cierto me resulta incómodo escuchar.

En definitiva, entiendo que algunos piensen que una economía de derechas es la necesaria para hacer avanzar a España en el momento actual. Al final, deberíamos ser capaces de elegir el carácter de la economía dependiendo de las necesidades de cada momento, y no como un dogma atemporal. Pero no entiendo por qué es necesario para conseguirlo apuntar como culpables a otros ciudadanos que probablemente también intentan hacer España progresar de la manera que ellos consideran más oportuna, seguramente con el mismo amor por su tierra que tienen ellos. No es correcto querer “castigarlos” de alguna manera con una regresión en el apartado social, como lo es la retracción del matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo a una “unión civil”. O con un apoyo aún más feroz del lógico o necesario a la tauromaquia o la caza, tan solo porque saben que están de alguna manera haciéndole daño a aquellos de izquierdas preocupados por temas como el calentamiento global o el maltrato animal, causas que no podrían ser más nobles en su naturaleza.

También VOX ha usado la independencia de Cataluña para causar alarma social, aunque esto último ha sido común en los tres principales partidos de derechas, junto al PP y Ciudadanos. Conducta que tacho de egoísta y mezquina a más no poder, ya que la persistencia de Cataluña durante los debates políticos televisados por parte de las tres derechas les perjudica más de lo que les ayuda, denotando en contra de sus intereses que son más parecidos entre sí de lo que realmente son.

Entramos ahora con el trifachito. Es cierto que el uso del tema de Cataluña ha sido en general contraproducente para todos los partidos, ya que que seguramente algunos votantes de derecha hayan huído a la izquierda por rechazo al discurso de odio, y que votantes de izquierdas hayan acudido a la derecha precisamente alimentados por este mismo discurso y convertidos así en animales primarios sin raciocinio. Pero también creo que más allá de este elemento común, haber condenado a las tres derechas diciendo que son todas iguales y apodándolas como trifachito tan solo por la famosa amenaza de pacto con VOX ha sido un error. Más aún cuando la entrada de un partido nuevo como lo es Ciudadanos, debería haber dado aún mas cuartelillo a gente que se ha sentido cómoda pasándose al bando liberal rechazando así a las izquierdas y derechas mainstream españolas. Lo peor es que VOX ha conseguido con esto uno de sus objetivos, que el resto de derechas caigan (como lo ha hecho sobretodo el PP) para dejarles más espacio a ellos. Esta polarización pasada de rosca ha sido alimento para twitteros como @HuhConH, descargando en Twitter su rechazo por los votantes de izquierdas que acusan de facha, (término usado igual de mal que el de feminazi) a aquellos que no pretendan votar a izquierda, solo porque votar a una derecha significa implícitamente estar votando a Vox. ¡Protesto! 

El trifachito ha hecho a muchos ciudadanos sentirse oprimidos, con miedo a ser tachados de homófobos o machistas tan solo por no sentirse representados por la izquierda actual. En mi opinión los usadores del término se han convertido en opresores, cuando en un principo eran los oprimidos. Dándole con ello aún más fuerza al imaginario de lo políticamente correcto y dándoles la razón a los de derechas que acusan a la izquierda de estar convirtiéndose en una dictadura del pensamiento. No caigáis en el error, izquierdas, que yo conozco vuestra buena intención y esto es tan solo un problema con la forma en la que está siendo expresada.

También es cierto que mi visión está algo manchada por lo que se percibe en Twitter, que es ahora mismo el lugar más tóxico y distorsionador, aunque no por ello deja de ser un espejo fiel, en cierto modo, de la sociedad.

Voy a regresar ahora de nuevo a mí, ¿no me consideraba yo de izquierdas? Punto por punto voy a hablar de los conceptos que la izquierda ha usado más durante la campaña.

FEMINISMO

Soy feminista, y pese a que ahora a algunos ese término también les cause desazón, yo aún me siento representado. La igualdad de oportunidades y derechos entre mujeres y hombres me parece algo básico en lo que todo el mundo debería creer. Y ya que el feminismo, por mucho que la derecha rancia haya intentado distorsinarlo, sigue siendo eso, un concepto de pura equidad con el que coincido al cien por cien, digo a viva voz que soy feminista.

El feminismo por desgracia ha acabado por dividirse también, un síntoma terrible, ya que es causa de la exageración y malhuso que algunos han hecho de la ideología. Hay ahora mujeres que hablan de “feminismo hegemónico” y “feminismo liberal”, implicando claramente un conflicto entre ambos. De nuevo, más divisiones que provocan enemistad. Es el caso de mujeres como Anima, que he empezado a seguir en redes y a apoyar su discurso. Tal vez esté cayendo yo mismo en la trampa de la que hablo, pero ahora que esta división existe, yo he elegido escoger bando en muchos aspectos (aún guardando ciertas distancias), y en cuanto a feminismo simpatizo con la línea de feminismo liberal (recomiendo la charla TED de Anima que incluyo aquí abajo).

 

DERECHOS LGBT

La izquierda se ha adueñado del movimiento feminista y de la defensa de los derechos LGBT. A mí esto me echa para atrás porque estos movimientos no deberían ser usados para conducirnos como cabras por el monte. Los partidos están comprando a las minorías que les convienen para ganar votos. En el caso de las derechas, pueden ser ejemplos VOX con la comunidad taurina y la de los cazadores o Ciudadanos con los degenerados de la gestación subrogada. (Sí, estoy totalmente en contra de la gestación subrogada y más aún de que se le atribuya a la comunidad LGBT como derecho).

También me niego rotundamente a aceptar el discurso izquierdista que pinta a España como un país homófobo, cuando es uno de los mejores países en los que una persona gay puede vivir. Y no, no estoy diciendo que no exista homofobia, cuando yo mismo la he sufrido al igual que seguramente todos los demás en el colectivo. Pero yo pregunto, ¿no podemos darle al discurso un tono más positivo, partiendo de España como el avanzado en la materia que es en lugar de partir de un punto apocalíptico?

Aquí adjunto un vídeo de Isaac Parejo hablando del tema. De nuevo, elijo voluntariamente adherirme a un grupo con las consecuencias que ello conlleva.

 

CATALUÑA

Veo más efectivo hablar del concepto de patriotismo, que tantas comeduras de cabeza conlleva, que hablar del independentismo en sí. Creo que el mayor problema no es el causado por el independentismo (que sigo considerando un movimiento totalmente inútil, contraproducente y retrógrado en lugar de progresista). Sino el causado por aquellos que acusan de fachas a los que abogan por la unión de los pueblos por un lado, y los que por otro tachan de terroristas a los que defienden la libertad de un conjunto de la ciudadanía para expresar al menos su opinión al respecto, mediante un referéndum que no tendría por qué ser vinculante.

Mi situación actual como español viviendo en el extranjero ha influido también en mi manera de ver las cosas. Por estar de Erasmus he podido compartir techo con cientos de personas que provienen de distintas partes del mundo y que recuerdan con cariño y amor el lugar del que provienen. Gente que tal vez tenga una bandera de su país en su cuarto, y que no les hace ser por ello nacionalistas problemáticos. Este concepto de patriotismo creo que viene causando confrontación desde antes de que Cataluña llegara a la omnipresencia en nuestros medios. ¿Por qué los españoles tienen una forma distinta de ver su bandera de la que tienen los estadounidenses, británicos o canadienses? Muchos dirían que es por la connotación monárquica de esta. Pues bien, aquí rompo otra lanza que quizá sorprenda a algunos (cuando no tendría por qué hacerlo).

Me considero sin duda alguna republicano, que ve con admiración las repúblicas de países como Estados Unidos y cree que sería bueno para España realizar esa transición en algún momento.

Sin embargo contemplo confuso el pudor y desapego con el que muchos hablan de España. Tengan sus símbolos unas connotaciones u otras, al verlos yo veo a la España de hoy, y no a la del pasado. Una España que tiene mil asuntos que mejorar y mil asuntos de los que estar orgulla. Seguramente por simple tontuna o ignorancia no logro entender el ímpetu por aferrarse al pasado. Estoy seguro de que todas las monarquías llevan en su sangre logros y crímenes. Pero no consigo enlazar esta oscura historia de España (que no será peor de las atrocidades cometidas en otros países también por defensa de la corona) con el actual imaginario de España de la misma forma o con la misma importancia que otros. En cualquier caso, personalmente no siento especial cercanía respecto a los símbolos de España, ni tampoco una relación íntima más allá de la que me une como persona que ha nacido dentro de sus confines. Me siento un mero observador, que cree ver como este problema está afectando a, entre otras cosas, el desarrollo de una estrategia a largo plazo en España. Paloma Pájaro habla estupendamente de esto en su canal de YouTube, Fortunata y Jacinta.

Para conocer un ejemplo de análisis del sentimiento patriótico con el que comparto bastantes puntos, pueden entrar en Fortunata y Jacinta. Su canal tiene vídeos hablando de “hispanofobia”, pero yo adjunto un vídeo que habla más de grupos “destructores de España” y sus intereses que de patriotismo en sí. Creo que hablar de patriotismo como posible solución a la fragmentación, y en lo que concierne al desarrollo económico y estratégico del país, es el punto de vista más práctico en este momento:

Aún así, he de decir que el tema de Cataluña, por lo pesado e irrelevante que me parece, no ha tenido cabida en mi decisión de voto. No he contemplado las posturas al respecto de ninguno de los partidos, ya que seguramente disienta con todas ellas. O al menos, en el caso de Ciudadanos, con la manera de expresarla que tienen (que es igual al del resto de derechas rancias).

~

Habiendo hablado ya de mis disidencias respecto a la izquierda y de la problemática del concepto trifachito. Es hora de hablar de líderes de opinión, de Ciudadanos e ideologías económicas.

“FACHAS EN YOUTUBE”

Al principio de este artículo decía que he empezado a seguir en YouTube a nuevos canales, como el de Un Tío Blanco Hetero (UTBH), Isaac o incluso La Gata de Schrödinger, que no trata tanto de política como de ciencia. He comenzado a seguir también blogs como el de Espacios Inseguros (del que formaron parte Anima y UTBH), Disidentia o El Cerebro Habla

La aparición de estos canales en este preciso momento no es casualidad, y creo que es de vital importancia a la hora de analizar las consecuencias de la polarización de la que hablábamos. Los canales de UTBH e Isaac pueden ser vistos como propaganda de derecha o incluso derecha rancia, percepción con la que no estoy nada de acuerdo. Para poder seguir hablando de esto tenemos que preguntarnos si esa tal “dictadura del pensamiento” o la “dictatura de lo políticamente correcto” es de hecho una realidad o no. Pues bien, eso depende.

Si hablamos exclusivamente de Twitter, y esto ya es opinión personal completa, la respuesta que yo daría es , sí que existe una nueva dictadura del pensamiento, creada e impuesta sobretodo por gente joven, que algunos llaman despectivamente progresía. Al igual que me ocurre con otros términos convertidos en insultos, no me siento cómodo usándolo o creyendo en él. Si progresía es defender los derechos sociales de todos los españoles y la denuncia de faltadas que la derecha a veces comete contra auténticos dramas como los deshaucios o el trabajo precario, entonces yo también soy progre.

Si por el contrario progresía es aquella gente que en nombre de la igualdad y nobles movimientos como el feminismo, aprovecha para insultar a todo aquel que no piensa como ellos en temas como la intervención del estado en la economía, o para extender una visión distorsionada de España como un país retrógrado al que hay que atacar en lugar de mejorar, entonces la progresía no me representa.

Desde luego yo no puedo ser progre, ya que aunque creo en el progresismo social, no creo necesariamente en todas las medidas económicas socialistas. Tampoco creo en un progresismo social que se basa en el buenismo y en lo politicamente correcto (conceptos que también creo que son una realidad). Un progresismo que ve utópicamente el mundo como un lugar abierto y acogedor para todos, cuando no es así. Y no porque nosotros no queramos. Sino porque ignorar que el respeto debe tener límites si no queremos que aquellos que no creen en el respeto impongan su ideología sobre la nuestra presenta un peligro enorme para, precisamente, la democracia que defendemos.

Canales como el de UTBH, no son publicidad derechista a mi parecer, sino contenidos independientes que quieren fomentar la crítica y la autocrítica, y que intentan denunciar esta corrección política por la opresión que supone. Me gusta su contenido y he adoptado a algunos voluntariamente como líderes de opinión, que bajo mi punto de vista están sanando y curando en cierto modo las heridas causadas por la brecha divisoria.

Al final creo que en resumidas cuentas, el problema viene cuando los que están en contra de la opresión confunden ideas distintas con ideas opresoras, y las acaban atacando ignorando en ocasiones al verdadero enemigo. En definitiva, la polarización acaba causando totalitarismos.

ECONOMÍA VS SOCIEDAD

De división he hablado mucho durante el artículo, pero voy a hablar ahora de la única división positiva que debería ser más extendida. La división entre ideología social e ideología económica. Mi pensamiento en cuanto a lo social ha estado bastante claro desde siempre y no ha cambiado mucho con el tiempo. Creo que cuando perteneces a un colectivo minoritario, resulta casi imposible ignorar el daño que hacen las ideas conservadoras que oprimen a formas de vivir distintas e inofensivas. Por el contrario, lo que no he tenido tan claro nunca es mi ideología económica.

Por un lado están los comunistas de mierda, y por otro capitalistas de mierda. Uf, ¿cuál elijo?

Mi pensamiento respecto a este tema ha tomado forma apenas este año, cuando he estudiado en clase distintos modelos económicos. Tras haber analizado en un ambiente universitario los pros y contras del marxismo, neo-liberalismo, proteccionismo u otros, mi ideología económica “favorita” ha acabado siendo el liberalismo, o socio-liberalismo, ya que creo en la intervención del estado al menos en los servicios esenciales, como lo son la educación y la sanidad. Mis conocimientos y opinión sobre esta ideología están ahora mismo tan solo en estado fetal y necesitan de un largo recorrido aún por hacer antes de defenderla. Como no soy nada dogmático, estoy a favor de lo que podría denominarse un comportamiento generfluid entre ideologías en base a lo que necesite la economía en cada momento. Mi opinión puede cambiar mañana, el año que viene, en dos décadas o en cinco minutos. Aún así, esta ideología es la que he decidido defender en este concreto momento en España, y qué mala suerte, que he ido a parar en la incorrecta. Pero antes, inciso:

He decidido adoptar una posición o punto de vista respecto a todos los temas que trato, ya que creo que para poder participar adecuadamente en la democracia, deberíamos contruirnos todos como personas políticas. Yo como he dicho, me considero genderfluid de momento (y habrá gente que me acuse de estar faltando al respeto al colectivo genderfluid). Estos nuevos canales de YT sobre política que a su vez son entretenimiento, son en mi opinión positivos también por esto, porque acercan la política a todas las personas y animan a la gente a mojarse.

Dicho esto, digo que he ido a parar en la ideología incorrecta porque una ideología como esta no está bien vista por el dios de lo políticamente correcto, que ahora mismo es ciertamente un dios de izquierdas. Y claro, aquí empiezan los problemas. Cuando el propio colectivo gay acusa e insulta a otros “compañeros de colectivo” por tener una distinta ideología económica, o cuando el propio colectivo feminista ataca a otras mujeres que han decidido optar por un tipo distinto de feminismo como es el feminismo liberal, empiezan a caer las máscaras. Me siento desplazado de la izquierda porque no representan a la gente que, aun coincidiendo en muchos aspectos sociales, creen en otras prioridades económicas. Esto va unido a la nueva moda de “cancelar” a los que disienten y creen en otra forma de hacer las cosas. A Arrimadas la cancelamos, ¿no? Pero a Irene Montero no, aunque las dos sean feministas.

Arrimadas, ¿cancelada?
La Vanguardia, Dani Duch.

 

CIUDADANOS

Y por fin, llegamos al fondo de la cuestión.

-Alberto, ¿qué coño haces votando a Ciudadanos, y con ello, al trifachito? | ¿No te preocupan tus derechos LGBT? ¿No te preocupa VOX?

-Mira, a mí VOX me la suda-

Mi voto a Ciudadanos no ha sido un voto fanático, es decir, ha sido un voto al menos malo, al igual que, seguramente, la mayoría de votos.

Previamente decía que a día de hoy, simpatizo con ideas liberales, así que este es el motivo por el que he votado a Cs, el único partido “liberal” en España, ¿cierto?

Pues no. Aunque es verdad que comparto ciertos aspectos del discurso de Ciudadanos, estas simpatías no son tan fuertes como para elegir ciegamente votarles a ellos. Comento también que el programa electoral de este partido, contiene premisas con las que no estoy nada de acuerdo, como es el tema de la gestación subrogada. Pero como creo que lo que han hecho con ese tema es tan solo comprar una minoría, al igual que han hecho las izquierdas, lo considero nulo. Igualmente, es obvio que si tuviera que estar de acuerdo con todo lo que propone un partido para votarlo, no podría votar.

Así que, ¿cuál es el motivo? Les he votado porque considero, que en mis circunstancias, votarles significa un desafío cuando no debería serlo. ¿Por qué un desafío?

Debido a mis condiciones personales, el dios de lo políticamente correcto me condenaría ferozmente por votarles, ¡y esto no debe ocurrir! Esto es debido a la polarización entre grupos, que no entienden que aunque seguramente estemos luchando por lo mismo, podemos hacerlo desde diferentes vías.

Votar a un partido como Ciudadanos en este momento, implicaba un desafío. Un invisible “no te atrevas”. Un susurro que decía “si lo haces estarás ejerciendo tu libertad, pero serás señalado”. Como siempre he hecho en mi vida, he elegido ser señalado antes que vender mi libertad. Mi voto a Ciudadanos es a su vez un apoyo a la ideología liberal, y un desafío a lo políticamente correcto. Un desafío que, de haber respeto entre personas, respeto entre ideologías que no se excluyen la una a la otra, y respeto de la izquierda hacia los que creen que España necesita otra cosa, no sería tal. La izquierda deja de representarme en el momento en que sus adeptos adoptan comportamientos totalitarios. Lo único que yo detecto como posible enemigo es la “corrección política”, que describe ciertas ideologías como correctas implicando necesariamente que hay ideologías incorrectas, oprimiento por tanto a las demás, y dificultando así a las personas dar su opinión temas importantes como la religión, los impuestos, o la inmigración. Pero las únicas ideologías incorrectas son las opresoras.

Mi voto no ha sido (solo) una defensa de una economía liberal o similares, sino que ha pretendido ser, más bien, un voto a la libertad de pensamiento.

~

 

Posdata:
Este es el primer artículo de opinión de carácter político que hago, y me hace bastante ilusión. No tengo ni idea de qué repercusión puede tener o de si tan siquiera tendrá alguna. Es muy posible que siga publicando más artículos de este tipo, pero más concretos y específicos. Este ha sido más bien un batiburrillo de asuntos que han ido flotando por mi mente estas últimas semanas y que seguramente haya acabado escupiendo en lugar de retratando. Puede que en futuros posts me dedique a desmenuzar algo más los conceptos de los que he hablado hoy.

Sentíos libres, por favor, de comentar ya sea aquí o en otra red social vuestra opinión al respecto si es que tenéis alguna. Y gracias por leerme.

Comienzo con este artículo a escribir de nuevo en español. Me ha servido mucho forzarme a mí mismo a escribir posts en inglés, ya que cada vez los he ido redactando con mayor fluidez y menor dependencia del traductor, pero por supuesto aún no soy capaz de expresarme con la misma claridad que con el español. Seguiré escribiendo en inglés de vez en cuando.

 

 

Photodiary 7 – 14 April

Yesterday we visited the Klampenborg park, also known as the deer park, because of the animals living there (and it’s true, we saw a lot of them). Before getting deeper into the forest we spent some little time around the beach that was near the entrance, and we also walked through the Bakken park, that is the oldest amusement park in the world as they say. Apparently, Denmark has a lot of experience with these parks (remember the Tivoli). It was a sunny Sunday so the cold was (kind of) bearable. We walked a lot and we ended up really tired, but it was worth. The park was astonishing, especially the wide and green landscape surrounding the Hermitage Hunting Lodge, a little white castle that you find in the middle of the park. It was one of the biggest natural spaces I’ve been in my whole life. We also went to the cemetery where the famous Danish writer Christian Anderson was buried, to see his tomb and some blossoming trees.

Also, something kind of curious happened in Copenhagen yesterday. In the neighborhood of Nørrebro, where we walked in our way to the cemetery from Nørreport train station, some disturb were happening for political reasons, due to ethnic and racial disputes having something to do with a person called Rasmus Paludan (see this link for more information). We found little mountains of trash burning in the middle of the streets, with police cars running from one way to another and a helicopter watching from the sky. It was actually impressive to see these piles of plastic burn in the middle of the city. People were just walking next to them while the firefighters eventually turned them off.

So I displayed first the pictures from the disturbs and after the rest of the pics. Enjoy them 🙂

All pictures taken and edited with iPhone SE.

 

Turbulences in Nørrebro

Foto 14-4-19 17 39 16Foto 14-4-19 17 38 02Foto 14-4-19 17 37 30

 

__*__

Foto 14-4-19 12 12 20Foto 14-4-19 12 13 12Foto 14-4-19 12 23 00Foto 14-4-19 12 25 30Foto 14-4-19 12 43 12Foto 14-4-19 12 43 56Foto 14-4-19 12 44 24Foto 14-4-19 12 44 52Foto 14-4-19 12 51 56Foto 14-4-19 13 00 41Foto 14-4-19 13 06 04Foto 14-4-19 13 36 24Foto 14-4-19 14 02 30Foto 14-4-19 14 12 39Foto 14-4-19 14 57 46Foto 14-4-19 14 57 59Foto 14-4-19 14 59 41

Photodiary 6 – 13 April

Trip to Roskilde Fjord (Denmark) 🙂

 

PD: this time, apart from using the usual iPhone filters I use to edit, I changed a lot of the color properties, so some images show colors way more vivid than they really were. Yeah, since it was cloudy as always the colors were much darker, but I don’t know, I felt like experimenting today haha.

All pictures taken and edited with iPhone SE.

Foto 13-4-19 16 17 48Foto 13-4-19 16 43 30Foto 13-4-19 16 51 43Foto 13-4-19 16 57 04Foto 13-4-19 17 02 11Foto 13-4-19 17 16 32Foto 13-4-19 17 16 51Foto 13-4-19 17 34 02Foto 13-4-19 17 37 08Foto 13-4-19 17 37 14

Trip to Odense (31/03/19)

Last Sunday we went to Odense, in Fionia’s island. It was a one day trip, we took the bus around 9.30 in the morning and came back to Trekroner at 11pm.

It was the second trip inside Denmark I did, and I liked it, although we all think that while Denmark has really beautiful landscapes, forests and fresh air, it’s not that touristic. We were wrong at deciding to stay that many hours in Odense, because there wasn’t that much to see really, and also because it was Sunday everything was closed.

We enjoyed walking through the parks, the river, sitting in the grass, and eating grapes while sunbathing (thank God the sun has come again to Denmark). A big part of the city seems to be under construction, that’s why I took a picture of three cranes at some point. The churches were really big, and the streets were incredibly calmed. It was weird for us because we somehow thought Odense would be an imponent city as Copenhagen is, but it’s not. If anyone reading this is planning trips around Denmark, I’m not sure I would recommend visiting Odense. We are thinking about going to Aarhus, and maybe that town has a bit more ambient than this one had. Still, it was great. One of the little excitements of being here I had it was knowing that a singer that I really like, MØ, was raised in Odense (or at least that’s what Wikipedia says).

Hope you enjoy the pics, xoxo

Pictures taken and edited with iPhone SE.

Foto 31-3-19 13 58 29Foto 31-3-19 14 12 06Foto 31-3-19 14 32 44Foto 31-3-19 14 33 13Foto 31-3-19 14 37 28Foto 31-3-19 14 45 51Foto 31-3-19 14 49 06Foto 31-3-19 14 50 01Foto 31-3-19 15 27 05Foto 31-3-19 15 27 22Foto 31-3-19 15 28 07Foto 31-3-19 15 40 16Foto 31-3-19 15 41 29Foto 31-3-19 15 42 19Foto 31-3-19 18 46 58Foto 31-3-19 18 52 23

extra pics :)

Three cool pics of Copenhagen I didn’t include in yesterday’s post. They are from the cultural center called BLOX, and the Justice Palace. “BLOX promotes sustainable urban development in a broad sense and thus forms the setting for activities aimed at the general public as well as more narrowly defined professional networks”, says the official webpage. I’ve been getting a lot of lectures about sustainability in university recently, and I’m getting more and more interested in studying that topic as a journalist. I’m really enjoying my classes at uni right now, I’m so happy I managed to enroll in International Studies.

We are starting to notice an improvement in the weather, there’s more sun between the clouds and it’s not that cold anymore (thank God), but as much as we like it, I hope this is not because of global warming. I’ve been told last summer in Denmark broke temperature records. News like that are bittersweet when you are in the streets enjoying a good sunny afternoon, but still thinking, is this weather normal in this part of the world?

Anyways, I’m happy that we survived the coldest months already, now it’s downhill from here.

Pictures taken and edited with iPhone SE.

Foto 27-3-19 16 49 20Foto 27-3-19 16 50 16Foto 27-3-19 16 59 06

A visit to the Black Diamond

Since the long time I’ve been in Denmark by now, I hadn’t visited the Royal Library yet. Everyone said it was beautiful and I really wanted to go, to make pictures and to also study there while feeling so intellectual. Today we decided to go to Copenhagen after class to spend some hours there.

The building, commonly called the Black Diamond, has this dark, sober and elegant figure proper of Copenhagen’s architecture. It’s really big inside and contains a public space for reading and studying, offices and expositions. The reading space was very full and my friend and I had to struggle a bit to find a spot to sit. But when we did, we opened our books and tried to focus a bit, which was not difficult at all given the intense silence that surrounds this big room. We had a break in the middle to go to a 7-Eleven and buy some food, so some pictures are showing the surroundings.

PD: As you can see in the pics my hair is really long already… I need a damn haircut.

Enjoy 🙂

Pics taken and edited with iPhone SE.

Foto 27-3-19 13 13 53Foto 27-3-19 13 25 05Foto 27-3-19 15 12 32Foto 27-3-19 15 22 00Foto 27-3-19 15 26 37Foto 27-3-19 15 29 24Foto 27-3-19 15 30 09Foto 27-3-19 15 30 11Foto 27-3-19 15 31 43Foto 27-3-19 15 32 24 (1).jpgFoto 27-3-19 15 35 11Foto 27-3-19 15 40 42

 

A walk in Kastellet

This morning I made a little trip to the Spanish Embassy in Copenhagen, situated in Østerport. The reason was to fill up the documents I need to be able of voting for the general elections of Spain in April, the 28th. This was very exciting for me because this will be the first time that I’m voting in my life. After not participating in the Andalucia elections that took place the 2nd of December of this year (while I should have voted because I’m from Málaga), and after sadly watching the, in my opinion, not so good result, I realized the importance of the young people voting.

So even if it was a bit difficult to manage to vote from another country, me and my Spanish friends in Denmark knew that we were going to do whatever is necessary to vote for the generals. After completing all the forms, we will patiently wait for a letter to reach our mailbox, containing all the information from the different parties.

It will be special for all of us, the Spanish group, to vote for the first time, in a crucial moment as the one Spain is living right now.

So, after leaving the embassy, I decided to take a walk through the surroundings, and I found unintentionally a quite beautiful place in Copenhagen, the Kastellet Fortress. I didn’t even know I was in such an important place, and a military yelled at me for walking in the grass  😅

Certainly, Denmark keeps surprising me with more beautiful spaces, but that doesn’t change the fact that all of us in the Erasmus crew are very frustrated because the sky doesn’t cease to be grey.

Anyways, enjoy the pics 🙂

All pictures were taken and edited with iPhone SE.

Foto 15-3-19 12 50 36

Foto 15-3-19 12 52 03
The Spanish Embassy in Copenhagen.
Foto 15-3-19 12 54 59
Østerport train station.
Foto 15-3-19 12 56 19
Østerport train station.
Foto 15-3-19 13 01 45
Kastellet entrance.

Foto 15-3-19 13 03 12Foto 15-3-19 13 04 14Foto 15-3-19 13 25 08Foto 15-3-19 13 09 25Foto 15-3-19 13 11 29Foto 15-3-19 13 15 49Foto 15-3-19 13 19 11Foto 15-3-19 13 21 17Foto 15-3-19 13 22 27