Melanie Martinez: K-12 Movie Review (no spoilers)

Melanie Martinez estrenaba hoy su primera película a través de un directo en su canal de YouTube. El film era esperado con ansias por sus fans deseosos de ver cómo evolucionaba el universo de Cry Baby, personaje que la cantante creó en su primer álbum, en un proyecto de tal magnitud como lo es una película. El largometraje también se está proyectando en cines de todo el mundo. Su nuevo disco, llamado al igual que la película K-12, también se ha estrenado ya en todas las plataformas digitales.

Tras ver la obra en directo en su canal de YouTube, he decidido escribir mi review sobre el mismo ya que Melanie es sin duda una figura destacable dentro de la industria, que consiguió captar a una audiencia masiva hace cuatro años con su disco debut pese a llevar un estilo visual muy concreto, y un universo musical con letras y sonidos bastante alternativos, eso sí, estructurando todas sus canciones con el esquema pop de duraciones de tres minutos y estribillos pegadizos. Se trataba de un disco inequívocamente pop pero muy conceptual.

En su primer álbum, Melanie contaba la historia de Cry Baby, una niña pequeña atrapada en un mundo adulterado, terrorífico y enfermo. Su estética era perturbadora, casi degenerada, ofreciendo un gran contraste al contar una historia adulta a través de personajes infantiles. Quién hubiera dicho que esta propuesta tan peculiar cosecharía millones de visitas en todos sus videoclips en YouTube y miles de fans alrededor del mundo. Este éxito es el que le ha servido para ganarse la confianza de su discográfica, Atlantic Records, que difícilmente hubiera aceptado la idea de una película de no ser por el apoyo masivo que recibió la artista.

No he podido resistirme...
No he podido resistirme… No, no es Melanie, es Miley Cyrus en su vídeo BB Talk, en el que adoptaba una estética parecida. La similitud, no sé por qué, me resulta graciosa.

 

Me despertaba mucho la curiosidad ver cómo se desarrollaba este nuevo trabajo de la cantante desde que se supo que no iba a abandonar a Cry Baby, sino que iba a expandir su universo. Al tratarse de una idea en principio tan concreta, tenía mis dudas sobre cómo iba Melanie a continuar con la historia sin ser repetitiva. Su primer disco se caracterizaba entre otras cosas por usar sonidos infantiles, como de juguetes, cajitas de música, o incluso burbujas como hace en Soap, una de mis favoritas.

Al final, estos sonidos que nos recuerdan a la niñez no son infinitos, y quería saber cómo renovaba todo este abanico sonoro desde el que cuenta su historia.

K-12

MV5BMDkwOTk0YjctNGJmMS00OWRhLWI3NmEtYWRlMzBhYzVlYjEwXkEyXkFqcGdeQXVyMTY3MjQ4NTA@._V1_.jpg

 

El tracklist del disco corresponde con el orden en el que aparecen las canciones en la película, lógico ya que la cantante está contándonos una historia con principio y final. La historia comienza con Cry Baby despertándose y preparándose para asistir a lo que denomina en su calendario como “first day of hell”, refiriéndose al comienzo del curso escolar. Ya ha dejado la guardería para adentrase en el colegio/instituto. Poco después la vemos ya dentro del autobús rosa que la llevará a una especie de internado antiguo en el que se desarrollará toda la historia. La primera canción empieza a sonar: ‘Wheels on the bus’, que peca de algo que juzgo como uno de los problemas generales a los que se enfrenta este proyecto (y que sabe resolver en ocasiones); su letra es demasiado teatral. En la canción, Cry Baby nos está contando lo aterrada e incómoda que se siente rodeada de personas que no han tardado en empezar a hacerle bullying en el autobús, sintiéndose también algo marginada pese a tener al lado a otra chica que acabará siendo su mejor amiga, con la que puede hablar en confianza. El caso es que la letra de la canción corresponde perfectamente con la escena que vemos en la película, aludiendo incluso al resto de personajes, como los chicos a su espalda o el conductor del autobús.

En mi opinión el problema está en que al escuchar canciones como esta separadamente de la película, es decir, en Spotify o en nuestro móvil, la letra pueda quedar algo obsoleta al referenciar constantemente un entorno ficticio muy concreto del que estaremos ya desconectados. La canción hace de banda sonora perfecta para la película, pero quizá se quede en eso, en una banda sonora. Me temí que esto pudiera pasar con la mayoría de canciones del álbum, pero para nuestra grata sorpresa, vemos cómo la capacidad de Melanie como escritora no debe de ser subestimada, ya que en futuros cortes la autora se abstrae un poco más para transmitir mensajes incluso políticos y sociales, encriptados a través de términos y metáforas para ir coordinados con las escenas de la película.

Este es el caso de canciones como Drama Club o Strawberry Shortcake, dos de mis favoritas junto con Detention. Drama Club se deja escuchar en un momento de la película en el que Cry Baby debe participar obligatoriamente en un grupo de teatro, pero la letra esconde un mensaje mucho más profundo del que podremos disfrutar tras ver la película. En este corte Melanie aprovecha para criticar a los ofendidos en redes sociales, a los monta dramas, a la histeria colectiva que encontramos en Twitter o en la realidad paralela de los perfiles de Instagram. Frases como “You’re over-analyzing every word I say, There’s a whole new world out there, You’re living a play” hacen una crítica brutal a la guerra constante en la que Twitter se ha convertido, donde cada palabra que digas va a analizarse minuciosamente hasta retorcer su sentido de mil maneras posibles con el único objetivo de atacar. La canción empieza ya bien fuerte, con Melanie diciendo “Everyone’s so soft, Everyone’s so sensitive, Do I offend you?, You’re hanging on my sentences” me pregunto si no le traerá algún hater decir alto y claro que las redes están llenas de drama queens. Es un grito de guerra total contra los ofendidos, bravo por ella.

La siguiente canción en el tracklist después de Drama Club es, precisamente, Strawberry Shortcake. Me pareció a su vez líricamente magistral, ya que Melanie consigue hacer una fuerte crítica social, quejándose de que se le enseñe a las chicas a protegerse o a vestirse de forma adecuada en lugar de enseñarle a los chicos a no violar. K-12 lleva el feminismo consigo durante toda la historia, que se hace notar en canciones como esta y en partes del argumento de la película, como la tiranía del director del colegio que en cierto modo ha sido representado también como figura patriarcal, como cuando (spoiler ligero en esta línea) este personaje despide a una de las profesoras por ser una mujer transgénero en mitad de su transición. La violación y los abusos machistas son representados en la película de una forma muy interesante, a través de los chicos comiéndole la parte baja del vestido a Melanie, literalmente, ya que está hecha de tarta haciendo referencia al título. Dice la letra “Now, the boys want a taste of this strawberry shortcake, That’s my bad, that’s my bad, No one taught them not to grab” explicando sarcásticamente que es su culpa que los chicos quieran probar su tarta, nadie les enseñó a no coger un pedazo. Más adelante dice “Instead of making me feel bad for the body I got, Just teach him to keep it in his pants and tell him to stop” (en lugar de hacerme sentir mal por el cuerpo que tengo, enséñale a él a mantenerlo en sus pantalones y dile que pare).

Letras como esta demuestran que Melanie sí era capaz de desarrollar aun más la historia de Cry Baby, ya que está mandando unos mensajes mas fuertes y maduros que en su anterior trabajo. Además, yo seré el primero en escuchar Drama Club un montón de veces cada vez que quiera desahogarme de la fauna de Twitter, sin tener por qué acordarme de la película. La crítica social no para ahí. En una de las primeras escenas en el colegio, se vive un momento de tensión cuando un alumno negro se niega a levantarse durante una reverencia al himno nacional de Estados Unidos que suena desde los altavoces. Al terminar,  el chico se burla de la frase “justice for all” diciendo que es una mentira. Automáticamente la profesora le castiga. Nada mal para una artista tan joven lanzar una crítica tan directa contra ni más ni menos que el himno nacional. En Detention, uno de los últimos cortes, Melanie canta “The teachers don’t care ‘bout me, Fuck how I feel as long as I make money, They let them do whatever they want to me” mientras la vemos bailar en su imaginación estando atada y drogada en el aula de castigo. Me pregunto si con ‘los profesores’ se está refiriendo a la sociedad en sí, que no se preocupa por las emociones sino por el dinero, o si estará criticando finamente la industria musical o su discográfica, que estaría aprovechándose de ella como “carne picada” para hacer dinero. En una entrevista reciente habló positivamente del apoyo de Atlantic a su proyecto, así que seguramente sea lo primero.

Terminando ya con el análisis de canciones concretas, quiero mencionar Lunchbox Friends, canción en el que se marca un Fuck Fake Friends, en la que suelta frases comma “Wanna be my best friend then judge me, If I smoke a little weed, Makes no fucking sense to me” y sigue con “The hassle, the fighting, they all want a bite of me, Photos, more photos, Make gossip about hoes that they don’t know, Oh, they talk shit though”. Estas estrofas me hacen pensar en si tal vez haya algo de referencia al drama que tuvo la cantante hace un tiempo al enfrentar rumores de haber violado a una de sus amigas. Tal vez no solo se refiera a sus amigos sino a sus fans, entre los que quizá haya habido polémica por su consumo de hierva. Si sois fans de Melanie, ¿qué opináis de esto?

Termino ya diciendo que la película en sí es entretenida, aunque algunas de las escenas en las que escuchamos las canciones de Melanie puedan resultar algo repetitivas al estar rodadas en escenarios parecidos, siempre hay coreografías y teatralidad para salvarlas. Las canciones tienen ciertos efectos sonoros que conjugan muy bien en la película, y la sonoridad en general del disco es sin duda distinta de la del anterior. Encuentro las instrumentales algo más vacías, con kicks que nos vienen sonando de la música urbana de estos últimos años. Tenemos percusiones más secas, creo que hay más espacio para la voz de Melanie y los sonidos de juguetes infantiles se han dejado de lado por otros quizá mas neutrales pero que coinciden con elementos visuales que se ven en la película, como tizas de pizarra, toses de enfermo como las de Nurse’s Office o el claxon del autobús en Wheels on the Bus.

 

Podemos deducir, en resumen, que Melanie ha logrado evolucionar su producto en lugar de quedarse totalmente estancada, aunque desde luego que a quién no le gustó el concepto de Cry Baby, difícilmente le gustará esta nueva era. La decisión de hacer una película tiene lógica, ya que si bien los visuals vienen siendo una parte imprescindible de la música en la última década, para Melanie lo eran aun más. El montón de visitas acumuladas en los videoclips de su primer trabajo premiaban sin duda esa estética especialmente bien cuidada, cuya evolución no podía ya ser otra que atreverse con un cortometraje o, directamente, con un largo. Sonoramente sí que nos encontramos algo más cerca del punto de partida, con canciones que son mitad banda sonora mitad canción pop, que siguen usando efectos de sonido muy concretos para crear el aura del disco.

Y a vosotros, ¿os ha gustado?

 

El film completo se puede ver aquí:

 

Hostelería y ansiedad

Desde que trabajé por primera vez hace tres años, durante el verano de 2016, he tenido tres empleos principales, (los siguientes dos durante los siguientes dos veranos), y todos ellos han sido de camarero. A día de hoy me encuentro en el tercero de estos empleos, apunto de acabarlo ya que termina el verano.

El hecho de que obtuviese ese primer trabajo como camarero se debe únicamente a un contacto familiar que digamos, me ayudó a entrar en aquella empresa, si bien los dos veranos posteriores encontré trabajo por mis propios medios. Que consiguiera acabar ese verano de 2016 habiendo sido capaz de aprender (con relativo éxito) el oficio de camarero y no haber muerto en el intento es una de las cosas de las que más orgulloso estoy, y sigo estando orgulloso de haber sido capaz de continuar trabajando de ello (a falta de otra cosa y siempre de forma temporal).

La cuestión es que, a día de hoy, sé con rotundidad que yo he sufrido ansiedad durante bastante tiempo de mi adolescencia, causada por varios motivos (ya sabrán ustedes lo difícil que puede llegar a ser esta etapa de la vida y los miles de factores en juego). Nunca me la han diagnosticado y, de padecerla, creo haberla sufrido de forma mucho más leve que otros amigos cercanos que han llegado a hacer uso de psicólogos. Creo más bien que, no tanto por sufrirla en menor medida sino por haber sido capaz de lidiar con ella, a día de hoy puedo decir que estoy dejándola atrás casi por completo. El haber trabajado en hostelería durante tres ocasiones ha jugado un papel fundamental en el proceso y en este artículo voy a explicaros por qué, ya que creo que puede servir de ayuda a otros.

***

<<(La introversión) deja de ser una característica de tu personalidad para pasar a ser un problema cuando te supone un obstáculo en la vida diaria>>

Mi ansiedad consistía sobretodo en un miedo social, debido a ciertos rechazos que sufrí en su día, como a muchos otros les ha pasado. Estar rodeado de gran cantidad de gente, como en discotecas y fiestas, no me hacía sentirme demasiado seguro. Siempre preferí salir con grupos pequeños de amigos antes de grupos mayores de cuatro o cinco personas, especialmente si no los conocía de antemano. Si bien gustos como estos pueden ser perfectamente propios de una persona introvertida, que son simples formas de personalidad, creo que deja de ser una característica de tu personalidad para pasar a ser un problema cuando te supone un obstáculo en la vida diaria. Trabas como tener miedo continuo a no encajar en nuevos grupos de gente, ser consciente o inconscientemente dependiente de la aprobación de otros, o privarte de realizar ciertas actividades por ti mismo o ir a ciertos sitios solo por miedo.

Yo tenía muy claro que no quería llegar a la etapa adulta con estos lastres, y además me daba una tremenda rabia pensar que tendría que convivir con estas barreras por culpa de factores externos que no merecían tener tanto peso en mi desarrollo como persona (aka bullys de instituto). Esto me hizo decidirme por plantarle cara a esta versión de mí mismo que yo sabía, no era la real. Así comenzó un camino que me llevó desde los 16 años aproximadamente, hasta hoy, con 20 años y a un año de acabar la universidad. Los dos años de bachillerato fueron igual o más decisivos en esta lucha que mis trabajos en hostelería, pero aun así por las peculiaridades que estos últimos presentan, se merecen una observación especial. Así pues, os cuento:

Aquel verano de 2016, entré a formar parte de un equipo de gente joven en una taberna en Torremolinos, establecimiento que hoy ya no está, imagino que por poco volumen de venta. La empresa que la llevaba era una cadena, no diré el nombre.

Captura de pantalla 2019-08-14 a las 8.16.54.png

Llegué el primer día todo temeroso, pensando que no solo tenía que aprender a establecer una relación profesional con gente que no conocía, sino que como camarero, iba a tener que relacionarme con los cientos de personas que pasaran por allí cada día, aunque fuera meramente para preguntarles qué iban a tomar. Para mí, esto significaba una sobreexposición enorme, que desde luego no combinaba demasiado bien con mi carácter introvertido. A esto había que sumarle otros miedos como el de no saber llevar la bandeja, hablar en inglés, y bueno, no saber absolutamente nada, de hecho.

Lo que ocurrió fue que, comencé a crearme a mí mismo una máscara que, con el paso del tiempo ha ido creciendo y a día de hoy es el motivo por el que me considero un introvertido extrovertido. Para ser capaz de aguantar en el trabajo, vi necesario fingir ser extrovertido con los clientes para que la situación no me comiera vivo, y es que la realidad es: si no los tienes bien puestos y, sobretodo no tienes buena autoestima, en un trabajo como el de la hostelería, la gente TE COME. Esto es aplicable al final a muchos otros sectores y otras facetas de la vida, por ello estoy tan contento de haber pasado por esta “vacuna” podría decirse, porque no solo me ha sido útil para desenvolverme como camarero sino para la vida, en general. Esto de la máscara puede llegar a sonar a ser básicamente un falso, y esto es cierto a medias. Como camarero, siempre tienes que ser falso ya que, a no ser que realmente te guste relacionarte con extraños, nunca te apetece poner buena cara y mucho menos aguantar las idioteces de los clientes.

Pero a la hora de trasladar esto al resto de mi vida, y llegar a ser introvertido extrovertido, me he dado cuenta de que de hecho, ser así encaja con mi personalidad real. Antes de empezar a esconderme en mí mismo durante la adolescencia, yo no padecía de timidez, o al menos una timidez anormal. Me di cuenta de que estaba sanando, reencontrándome. Que sí, que la gente seguía sin gustarme, pero no era lo mismo, dejaba de ser un mecanismo de autodefensa sino una faceta de mi personalidad plenamente desarrollada. Me gustaba ser así.

He de decir que ser camarero me costaba, y me sigue costando, por muchos más factores aparte de la timidez no relacionados, como la necesidad de ir a mil por hora todo el rato cuando yo soy una persona muy tranquila, el constante ruido y griterío de las multitudes, al tratarse de un sitio de cerveceo, el desafío físico que significaba (yo tenía 0 músculo por aquel entonces) y mi falta de reflejos físicos (que soy un poco torpe, vaya).

Captura de pantalla 2019-08-14 a las 8.23.02
Así me imaginaba en bucle todas las noches al intentar dormir, tirándolo todo y causando desastres 24/7

No me esfuerzo en cambiar estas cualidades personales mías porque son eso, cualidades, no son nada negativo ni positivo, si bien sigue gustándome aprender a funcionar bajo estos ambientes tan distintos al mío ya que creo que tiene mucho que aportarme. Al final, de lo que estoy hablando es del famoso tema “salir de la zona de confort”. Me resulta gracioso ya que desde hace mucho vengo leyendo y escuchando en redes sociales mucho odio hacia este concepto, y no me extraña, ya que al final cada uno debe hacer lo que quiera, y no lo que una frase pintada en una taza le diga. Lo cierto es que en mi caso concreto, salir de mi zona de confort me ha ayudado siempre, ya que querer aprender a vivir situaciones difíciles forma parte de mis gustos (¿será que soy un poco masoquista?. Pienso que es algo que ayudaría a más gente de la que podríais pensar, pero como acabo de decir, que cada uno haga lo que quiera y lo que le funcione.

Durante esos dos meses y medio de trabajo, expandí mis límites y me di cuenta de lo mucho que era capaz de hacer. Era una sensación agradable, desde luego. Además, ¡estaba haciendo mi propio dinero por primera vez¡

Captura de pantalla 2019-08-14 a las 8.14.33.png

Lo malo era que, mientras luchaba contra mi ansiedad preexistente al relacionarme con mis compañeros de trabajo (por lo emocionalmente duro que es para alguien con ansiedad y encima awkward como yo establecer un vínculo con una persona desconocida y abrirte y tener confianza) tenía que hacerle frente a un mayor grado de ansiedad sin precedentes causado por las masas ingentes de personas acudiendo a por su caña de Cruzcampo y su jamoncito y por el estrés y presión que conlleva trabajar en hostelería, donde te exigen ser Flash, y pagándote poco. Al final todo fue superándose poco a poco, a expensas de mí convirtiéndome un poco en una cold bitch.

<<me sentí cómodo construyéndome a mí mismo una nueva forma de ser, más acorde a lo que en parte ya soy y a lo que me gustaría ser. Una puta diva.>>

He hablado mucho de introversión y extroversión, pero otra pieza clave es la AUTOESTIMA. Para trabajar en hostelería, en mi opinión, necesitas mucha autoestima por la misma razón de antes, para que la gente no te coma. Lo que ocurre es que uno comete errores, cientos. Te equivocas de mesa, comandas lo que no es, se te olvidan las cosas, confundes platos, fallos con la cuenta… Pueden pasar millones de cosas. A mí me pasaba que por las noches me rayaba pensando en todos los pequeños errores que había cometido a lo largo del día, hasta llegar a no poder dormir, castigándome a mí mismo de forma desmesurada. Una baja autoestima unida en pack con ansiedad, hace que cada fallo que cometas caiga como una lápida sobre ti, y no puedes dejar que esto pase. Un ejercicio mental que tenía que hacer, era relativizar todo constantemente (cosa que yo personalmente hacía apoyándome en pensamientos nihilistas), y recordarte a ti mismo el valor que tienes. Yo dejaba de ver a los clientes como dioses de algún tipo que “siempre tienen la razón”, como las empresas usualmente te exigen pensar, sino como lo que son, gente normal que, en muchas ocasiones, es directamente estúpida. Y es que esto es así, trabajando en hostelería te das cuenta de la poca empatía de la gente y de las ganas de tocar los cojones del personal. Pues que les den, pensaba yo. Con el tiempo, mi autoestima subía, ya no por estos ejercicios mentales que me ayudaban más a controlar la ansiedad, sino por observarme a mí mismo siendo capaz de resolverme en las situaciones, cada día un poco mejor. Al final, me sentí cómodo construyéndome a mí mismo una nueva forma de ser, más acorde a lo que en parte ya soy y a lo que me gustaría ser. Una puta diva. Period.

Digamos que mi personaje de camarero acabó por ser una mezcla entre la del pelo oscuro de Dos chicas sin blanca y el cliché de la persona que finge pasar de todo, pero no porque le de todo igual, sino porque es la única forma de salir del paso sin que la gente llegue a hacerte daño.

<<Un ejercicio mental que tenía que hacer, era relativizar todo constantemente (cosa que yo personalmente hacía apoyándome en pensamientos nihilistas)>>

Pero en cuanto al trato con los clientes, hay que recordar que no todas las experiencias son malas. También hay gente agradable con la que puede surgir una conversación de forma espontánea, clientes habituales que acaban siendo simpáticas compañías. En parte por la alegría que le da a uno encontrarse a gente así, y en parte por la obligación como camarero de ser todo lo amable posible, acabé acostumbrándome a hablar con gente desconocida, cada vez con menor preocupación por lo que pudieran pensar de mí. Esto, unido a ver cómo pude llevarme perfectamente con mis compañeros de trabajo, me redujo los miedos que tenía entonces por empezar un nuevo año en Madrid, año en el que me cambié de campus e iba a estar obligado por tanto a hacer nuevos amigos.

Resumiendo, que en la vida, al menos de la forma en que yo la veo, hay que superar las barreras mentales que nos auto imponemos (aunque pensemos que nos son impuestas) y a la ansiedad, siendo un mal tan común hoy en día, hay que hacerle frente. En un futuro post intentaré hablar de mi experiencia como camarero ya no en relación a la ansiedad sino más en general.

 

Represión sexual y obsesión hetero

¡Buenas! Ciertos dramas personales por los que he pasado últimamente (el drama me persigue haga lo que haga) me han hecho plantearme algunas cuestiones relacionadas con el sexo, el porno y la expresión pública de nuestras emociones y nuestra sexualidad.

Me pregunté si acaso las personas homosexuales desarrollamos algún tipo de miedo o complejo a la hora de expresar nuestra sexualidad con palabras, o quizá vivimos una falta de ello. No hablo de salir del armario o de aceptar o dar a conocer públicamente tu orientación sexual, sino de hablar de sexo, de preferencias, de chicos que te gustan en el caso de que seas un varón gay o de qué prototipo de chica te atrae si eres lesbiana (o de quién sea en el caso de los transexuales). Básicamente, me di cuenta de que es menos normal que nosotros podamos participar en esas charlas que se tendrían entre grupos de amigos heterosexuales en las que hablan de compañeras de clase con “buen culo”, o de su vecina Rita la que tiene las tetas grandes, -yo que sé-. Lo mismo con las chicas heterosexuales, cuando hablan de los abdominales de Jorge o de que si corre el rumor de que Claudia tuvo sexo con él y dijo que la tenía grande. Estas charlas entre amigos, totalmente normales, son algo más difíciles para las personas gays, ya que para poder mantener una charla así debes cumplir uno de estos requisitos: 1. Que estés fuera del armario y tengas al mismo tiempo la suerte de tener un grupo de amigos que te aceptan y son abiertos a tener estas charlas aunque no compartan tu sexualidad, o 2. Que tengas un grupo de amigos gays con los que poder hablar de esto.

Cumplir estos requisitos es algo difícil cuando eres un adolescente de instituto (aunque ahora está Internet, y puedes tener conversaciones así con gente de otras partes, o directamente encontrar a otros como tú en tu ciudad). Igualmente, considero que sigue siendo difícil, y más aun si creces en una familia tradicional en la que hablar abiertamente de tu sexualidad está prohibido; es un tabú.

Que este tema sea un tabú durante demasiado tiempo puede traer consecuencias. No soy psicólogo, pero sospecho que el hecho de que un chico gay no pueda decir en alto algo como me encantan los brazos de Carlos, empieza a pesar con el tiempo, mientras ves cómo el resto puede decir lo mismo sin ninguna repercusión. ¿Creéis que puede considerarse esto como un tipo de represión sexual, o que no llega a tanto? Personalmente, creo que tal vez calificarlo como represión sexual sea demasiado dramático, pero sí que estoy convencido de que es algo que causa insatisfacción e impotencia. No hay nada más natural que el deseo sexual y el no poder expresarlo en alto al igual que otros te acaba carcomiendo por dentro y puede acabar explotando algún día. Si además eres como yo y te gusta hablar de todo, eres abierto y odias callarte cosas, es algo que te sin duda te habrá afectado, aunque tal vez de forma inconsciente.

Mientras pensaba sobre todo esto, no pude evitar acordarme de recientes dramas en la comunidad estadounidense de YouTube, como el del maquillador James Charles y otros no tan recientes como el que concierne a Jeffree Star. Dramas que envuelven, entre otras cosas, a conductas un tanto dudosas de estos personajes respecto a hombres heterosexuales. En el caso de James Charles, Tati decía en el vídeo en el que le expuso que James había intentado presionar a un chico heterosexual para que tuviera sexo con él.

descarga
“Me gustan los HOMBRES heteros, no los chicos gays nene, no seas imbécil”

No quiero en ningún caso blanquear o restarle gravedad al suceso, que es deleznable, pero sí que me pregunté a mí mismo si James y Jeffree no estarían de alguna manera cayendo en la inercia de antiguos traumas, como el de ser marginados o maltratados por otros chicos en la escuela. Claro que posiblemente la única razón sea que son imbéciles. 

“He tenido a tantos chicos heteros desnudos que creo que merezco un premio de reconocimiento”

Tweets como los publicados por Jeffree Star muestran una auténtica idolatración e idealización de los hombres heterosexuales como trofeo para un hombre gay. También os recomiendo ver este hilo de Twitter aporta un vídeo de Jeffree “abusando” de un chico hetero y afirma que la conducta de Jeffree fue mucho peor de lo que se le está reprochando a James ahora. Todos deberíamos estar de acuerdo en que expresar nuestra sexualidad debería ser un derecho garantizado, pero casos como el de Jeffree en el que se preguntaba “cómo la tendría de grande Justin Bieber” siendo en el momento del tweet Jeffree mayor que Justin, parecen ser más complejos. ¿Deberían las personas gays coartarse un poco al hablar de atracción respecto a otra persona hetero? ¿O debería ser exactamente igual que si mostraran su atracción por una persona gay?

Por supuesto, hay mucho de broma y humor cuando se usan expresiones así entre chicos gays, como decir “voy tan guapo que voy a ligarme hasta a los heteros”. También hay que señalar que cuando un chico gay “busca” heteros, seguramente no se está refiriendo literalmente a un hombre hetero sino a aquellos gays que no han salido del armario.

Pero en el caso de James Charles y Jeffree Star parece que la cosa pasó de la raya, y si es cierto lo que se ha dicho sobre James e intentó manipular a un chico que estaba aun dudoso de su sexualidad, es como mínimo digno de un unfollow. Una persona dudosa de su condición debe experimentar con su sexualidad únicamente si quiere y cuando se sienta cómoda o cómodo con ello.

Me gustaría resaltar a continuación la importancia del concepto tabú, ya que al menos en mi caso, ocurre que cuando algo es tabú (y no solo sexo, sino tradiciones, ceremonias, religión, etc) se vuelve automáticamente más llamativo y te dan aun más ganas de cuestionarlo (o eso me ocurre a mí). Siempre me ha gustado cuestionar por qué no se puede hablar de ciertas cosas o por qué no se puede cuestionar la legitimidad de ciertas suposiciones o convenciones sociales, como son las tradiciones familiares o el ‘bien queda’ entre personas, que es otro concepto apasionante.

En relación con lo que hablábamos al principio de sentirte distanciado de tus amigos heterosexuales cuando surgen temas de conversación sobre atracción sexual, nace otro dilema que Vice trata en un artículo llamado Por qué los hombres gays suelen fantasear con hombres hetero (Why Gay Men Often Fetishize Straight Men). En este artículo se llega a la conclusión de que una de las mayores fantasías sexuales de los hombres gays es el tener sexo con un hombre hetero, a partir de algunos datos ofrecidos por la web para adultos PornhubEl artículo atribuye como posible razón psicológica que esta especie de fetiche o preferencia sexual sea un producto del rechazo y desconexión que muchos jóvenes sienten respecto al resto de hombres heterosexuales. Que esta incapacidad o dificultad para conectar y establecer una amistad igual que la que observamos de pequeños en los otros chicos desemboque en un quiste emocional. Esto también explicaría en parte por qué muchos hombres con perfiles en apps de ligue gay dicen buscar a chicos de apariencia masculina como pareja. Este artículo me pareció curiosísimo y me hizo pensar más aún en las consecuencias de estas represiones o separaciones del resto del mundo. Desconozco hasta qué punto estos datos de Pornhub sirven para hacer una generalización de todo el colectivo, y de si algo similar ocurrirá entre las mujeres lesbianas o en los bisexuales.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Puede ser cierto que algunos hombres homosexuales tiendan a idealizar el sexo con un hombre con características físicas más masculinas debido a algún tipo de rechazo durante la juventud?

***

Foto de portada: Cosmopolitan, THEO WARGO / GETTY IMAGES

 

C.Tangana y el capitalismo

¿Es C. Tangana liberal?

Llego un año tarde, pero he decidido que tiene sentido para mí hablar en este momento de Ídolo y su carga ideológica, y de la famosa entrevista de C. Tangana, Yung Beef y Bad Gyal para el Primavera Sound, que ciertamente da para mucho. Me centraré en este artículo en C. Tangana, sin hablar mucho de Yung Beef, aunque posiblemente haga otro artículo centrándome en el granaíno.

~

 

El año pasado C. Tangana sacaba el álbum Avida Dollars, construyendo más pisos y dándole más altura al rascacielos en el que se ha convertido su carrera, inaugurado con Ídolo (2017). A mí una de las cosas que me sorprendieron de este artista era su diferenciación respecto a otros traperos en cuanto a su visión del dinero, aunque a Tangana no hay que considerarle como participante del género trap. Mientras que muchos artistas contemporáneos actuales descargan en sus letras un claro rechazo al dinero, a la riqueza o incluso al capitalismo, C. Tangana estaba haciendo lo contrario.

Para mí el mensaje o motivación de Ídolo es parecido al de The Fame de Lady Gaga, al ser una carta de amor a la fama. Sin embargo C. Tangana pone un mayor énfasis en el dinero, en la conquista del mercado capitalista como sinónimo de éxito.

Uno de los motivos que me han llevado a redactar este artículo es la famosa discusión entre Yung Beef y Tangana que se puede ver en YouTube. Los artistas empezaron a debatir durante una entrevista grupal para el Primavera Sound 2018 sobre lo que ellos consideraban la mejor manera de luchar contra el establishment y luchar contra los opresores, en este caso, los jefes de las multinacionales como Sony, con la que Tangana comparte contrato.

 

Bad Gyal también estaba presente, aunque se mantuvo más al margen no sin antes mencionar que su visión es en todo caso más afín a la de Yung Beef, aunque sin mojarse mucho.

El caso es que esta discusión me resultó interesantísima por lo fácil que es distinguir las diferentes formas o actitudes con las que las personas pueden afrontar el capitalismo. A Tangana se le acusó en su día de vendido y etc. Sin embargo a juzgar por sus palabras, el madrileño no parece haber perdido el espíritu rompedor e innovador en absoluto, y sigue empeñado en cambiar el status quo de la industria a la que se dedica. Lo que le diferencia de Yung Beef es que para Tangana, desafiar al establishment no es posible sin primero formar parte de él. Se resumiría en algo así como ‘para ganar la carrera debes estar en la carrera’, como decía el padre de la protagonista de la horrorosa Mean Girls 2 (esta referencia es totalmente innecesaria, y la incluyo aquí solo porque acabé por alguna razón viendo la película ayer y algún provecho habría que sacarle). El madrileño no es un utópico ni un ideólogo, se ubica más en el mundo real y es consciente de que una persona de a pie corre en demasiada desventaja respecto a las multinacionales. Pero antes de ir con la entrevista, hablemos más del mensaje de Tangana en su música.

-> 1. ¡El dinero es bien!

“Los buenos negocios son la mejor de las artes” decía la estrella en el vídeo promocional de Avida Dollars, rescatando a la figura de Andy Warhol para dejarse influenciar por su modelo de artista capitalista. “Considero más efectivo que votar por algún partido que proponga mejores trabajos para mis amigos, crear mi propia empresa que pueda ofrecerle buenos trabajos en vez de que tengan que trabajar para un jefe déspota haciendo algo que odian.” explicaba el cantante en una entrevista para Pousta.

Creo personalmente que su estrategia para pasarse el capitalismo como si fuera un videojuego es buena, ya que la trampa en la que muchos caen es creer que no es posible utilizar las herramientas que este sistema económico te brinda para incluso ir contra él. Además creo que Tangana hace un buen trabajo separando el amor por el dinero del amor por este sistema económico. Criticamos a los ricos como si fueran monstruos desprovistos de cualquier valor moral solo por tener dinero, y creemos que la búsqueda de la bonanza económica es solo compartida por fieles al capitalismo, pero esto no tiene por qué ser así. El dinero es una herramienta, que puede ser usada para bien o para mal u obtenida mediante buenas o malas formas, pero la enemistad que por lo general la sociedad española profesa respecto al dinero no ayuda a empoderarnos dentro de este sistema. Y no trato de decir que la gente no quiera tener dinero (por querer, queremos todos), sino que hablo más bien de, por ejemplo, el descarado miedo, recelo y angustia que padecen muchos de los invitados de La Resistencia por temor al juicio del público, cuando Broncano les pregunta cuánto dinero tienen. A mí esta pregunta me encanta por un lado, porque es infalible en muchas ocasiones a la hora de mostrar los verdaderos colores de algunos famosillos, y por otro me hace sentir algo incómodo al igual que otros aspectos del programa de Movistar que tanta polémica ha suscitado últimamente.

Me gustaría desde aquí acusar a los que se niegan a decir la cifra de cobardes, cínicos y vendidos a la dictadura del bien queda, y a culpar al público general por crear desde un principio un miedo en los exitosos hacia compartir sus logros, ya que la envidia acaba salpicando al “suertudo” en cuestión.

Sobre el desprecio al dinero comentaba C. Tangana lo siguiente, en su entrevista con Ernesto Castro: “los raperos han visto con malos ojos la ostentación y no les parece bien llenarse de poder, prefieren un discurso un poco más limitado”. Esto lo enlazaba hablando de un supuesto “miedo a la ostentación” por parte de la clase media, que prefiere hacerse pasar por baja en lugar de actuar o aspirar a clases superiores. ¿Puede tener esto relación con un temor por ser juzgado como capitalista? ¿Por miedo a aspirar a más? De lo que estoy más convencido es de que esto viene de la división marxista de ricos y pobres, que te impide querer pasar de un bando a otro ya que estarías traicionando a los de la clase en la que naciste. Como si realmente hubiera un enfrentamiento o separación entre estos “dos tipos de personas” que en mi opinión no existe (excepto cuando algunos ricos llegan a ser capaces de burlar a la justicia con sobornos).

Hay que aclarar que esta visión negativa respecto al dinero no es compartida por Yung Beef, que ya dijo en la conferencia que a él le gusta el dinero. Lo que no le gusta serían las formas ilícitas de conseguirlo.

-> 2. ¿Es C. Tangana un conformista?

Si no vives en la realidad, no vas a poder cambiarla. El mensaje del madrileño podría condensarse tal que así. ¿Reside en esta aceptación de la realidad y de las reglas del juego un conformismo? ¿Es Yung Beef un idealista?. Si consideramos que Tangana está diciendo que es imposible derrotar al sistema porque este es demasiado fuerte, podríamos decir que está cayendo en un grave conformismo frente a Yung Beef, que está dispuesto a luchar aun destinado a la derrota ¿o no?

La respuesta a esta pregunta dependerá de qué camino consideramos más difícil, el escogido por el madrileño o por Yung Beef. ¿Ha sido más difícil para Yung Beef conseguir el éxito que ha tenido manteniéndose al margen de las labels? ¿Ha sido la firma con Sony una manera fácil de darse a conocer para C. Tangana?

Personalmente creo que llamar a Tangana conformista por haber seguido el camino típico o preestablecido de entrar a formar parte del mercado para lograr su objetivo, sería pecar de una soberbia absoluta. ¿Es acaso firmar con Sony más fácil que abrir un canal de YuTube y subir música de forma independiente? Tangana ha tenido que currárselo mucho para hacer lo que ha hecho. Un contrato con una multinacional en el negocio musical no me suena al tipo de objetivo que un conformista tendría la valentía de adjudicarse.

Tanto Yung Beef como Pucho han labrado una carrera exitosa, ambos tienen una gran audiencia. Lo que habría que hacer para descubrir cuál de los dos métodos es más efectivo sería ver qué mensaje ha sabido calar más en los oyentes. El mensaje de Tangana tal vez llegue a más personas, apoyado por colaboraciones con artistas famosos y por las radios, pero Yung Beef quizá logre hacer el suyo más intenso y claro. ¿Qué cambios ha logrado cada uno? ¿Ha conseguido Yung Beef que un nuevo tipo de música se reproduzca en las radios como lo ha intentado hacer Tangana desde Sony? ¿O alomejor no deberíamos considerar la música de Tangana y otros artistas que son ahora apoyados por las radios como un nuevo estilo, ya que han entrado a formar parte del mainstream y por tanto siguen sin reflejar correctamente los deseos del pueblo?

-> 3. Responsabilidad (del consumidor)

“Si los valores o las prácticas del fabricante de este producto no te interesan deberías plantearte no consumirlo”

Esto es lo que escribe Tangana en la descripción del vídeo en el que se puede escuchar Inditex, una de mis canciones favoritas del artista. Uno de los principios de la ideología liberal es el de la responsabilidad. Responsabilidad con lo que haces y también, en la economía de mercado en la que vivimos, responsabilidad con lo que consumes. Más adelante en el texto el cantante explica, usando de ejemplo a McDonald’s, que las empresas tienen poder porque la gente elige darles poder. Esto puede resultar controvertido, por supuesto, ya que es obvio que existen monopolios y que puede no existir, por otro lado, competencia perfecta. Esto no le quita razón, igualmente, al rapero al decir que en general una empresa no gana dinero si la gente no elige comprar su producto, o en el caso de un cantante, escuchar su música.

“No vale decir que c. tangana es una lacra para la sociedad y después perrear mala mujer hasta que parta el piso” añade, apelando a la racionalidad de los individuos, al uso de la inteligencia a la hora de tomar decisiones. Esta frase, en mi opinión, es una clara respuesta a la infantilización que nuestra sociedad está sufriendo en ciertos aspectos, no sé si por causa o efecto de un predominio de la ideología de izquierdas. Una sociedad que necesitaría de un Estado más grande que proteja a la población como si esta estuviera únicamente formada por menores de edad. En Inditex, el cantante alardea de ser una empresa personificada, apoyada por las masas, como comparando sus oyentes con las hordas de clientes que atraviesan cada día las puertas de un Zara. Es un discurso empoderador del individuo, capaz bajo esta visión de alterar el orden a su alrededor, capaz de influir en la formación y éxito de las empresas o instituciones y con ello tomar partido en la dirección moral de la sociedad. Ya que tal y como dice el rapero en el texto, las prácticas y valores de las empresas que el individuo elige apoyar están siendo a su vez compartidas o reproducidas. El individuo, en cualquier caso, tiene poder de decisión.

Sobre responsabilidad hablaba también en otra descripción de uno de sus vídeos, en este caso, el de El Rey soy yo/I feel like Kanye, en el que viene a decirle a su oyente que ser un Rey “Te da miedo porque te obliga a asumir la responsabilidad de lo que haces y dices. El poder te da miedo porque te hace responsable de tus desgracias”. Por tanto nuestra sociedad no solo procesa una aversión al dinero sino también al poder, y estaríamos resguardándonos en la continua crítica hacia los políticos o a las empresas de nuestra propia inhabilidad de hacer un trabajo mejor. Es mediante la renuncia a la idea de que las personas somos, en efecto, dueños de nosotros mismos, que podemos tranquilizarnos y aliviar el sufrimiento que conlleva el fracaso. Porque siempre podrás excusarte en el orden existente, en la fachada de oprimido, para no tener que aceptar el fracaso como tuyo sino achacarlo a causas externas. Este tema es cuanto menos controvertido.

-> 4. ¿Es Tangana un liberal?

El cantante se ha mostrado distante respecto a esta ideología en numerosas ocasiones, volviendo a la entrevista con Ernesto Castro, él decía “Es muy difícil triunfar en la sociedad occidental y capitalista, llegar a eso sin llevar todas esas cosas obsesivas y oscuras, y estar todo el rato en esa rueda” refiriéndose con cosas obsesivas a toda la basura mental que el capitalismo es capaz de meterte en la cabeza y crearte inseguridades, obsesiones y sobretodo, necesidades autocreadas que no tendrías de no ser por la influencia de este sistema.

No estoy de acuerdo con un artículo publicado en La Trivial, que pretende etiquetar a Tangana como neoliberal e hipócrita. La redactora del post se muestra escéptica del concepto de meritocracia que según ella, personajes como C. Tangana pretenden extender, acabando así por engañar a la gente. La autora asegura que el cantante está “legitimando todo un sistema neoliberal que nos jode la vida a la mayoría” al venir a decir con su música que la meritocracia existe y que si eres inteligente podrás llegar a donde te propongas. A la autora claramente palabras como emprendimiento o empresario parecen darle urticaria. Termina su artículo no sin antes dejar clara su preferencia por Yung Beef, que es según la autora el auténtico reflejo del “cambio real” frente a un cambio de boquilla o de postureo, que le correspondería a Tangana.

Sinceramente yo no logro verle el lado malo a expresar con tu música que adueñarse de nuestra propia vida es posible, y que las personas tenemos más poder como individuos del que creemos. Es un error por supuesto ignorar que hay causas externas más poderosas que nosotros en nuestras vidas, pero reducir a las personas a meras víctimas de las circunstancias me parece absurdo. Yo no veo qué mentira dice Tangana al recordar que tú puedes elegir no comprar una camiseta producida por Inditex, o que puedes rechazar comprar una hamburguesa del McDonald’s ¿acaso es mentira? Entiendo que pueden ser lanzados argumentos contra esto diciendo que algunas familias pobres podrían verse obligadas a comprar en un establecimiento como el Primark porque no pueden permitirse los precios superiores de locales españoles, o empresas menores. Puedo ver la razón de esta idea hasta cierto punto, pero ¿de verdad que no hay alternativas? ¿ni una sola? Yo creo que en general, buscar alternativas es más aburrido que imposible, y las personas sufrimos más de vagueza que de impotencia.

Es cuanto menos curiosa la tirria que la izquierda le ha cogido al término emprendedor. ¿Es realmente tan difícil emprender o es que no nos atrevemos a luchar por nuestras propias ideas? Si no nos gusta como las empresas están actualmente comportantose para con la sociedad, construyamos unas nuevas, ¿no? Entiendo que el establishment ejerza una presión casi imposible de salvar contra una pequeña empresa que intenta nacer, pero citando de nuevo a Tangana, ¿no es capaz la gente de decidir a quién apoyar? Si la gente sigue prefiriendo ir a un Burger King en lugar de a un pequeño local familiar, ¡entonces la culpa la tiene la gente, pero no Burger King! ¿no?

Como yo no soy emprendedor, no hablaré más de ello, pero desde luego yo creo que emprender requiere un esfuerzo y un sacrificio, que debería de admirarse o al menos respetarse, en lugar de llamar suertudo al que acaba triunfando.

-> 5. Yung Beef VS C. Tangana

“Solo hay un mercado, el mercado es donde está el dinero” le decía Pucho al granaíno en la conferencia del Primavera, cuando este le decía que solo quería estar en el mercado de los amantes reales de la música. Esto entra en relación con otro pilar fundamental del capitalismo como lo es el libre mercado y la competencia. C. Tangana intentaba explicarle a Yung Beef que para ser escuchado y para tener posibilidades en la industria hay que competir, y que intentar hacerlo de la forma de Yung Beef solo lleva a una muerte anunciada. En su opinión una estrategia a lo Yung Beef no puede funcionar porque ni siquiera entra en el juego.

“Yo soy suicida hermano” le contestaba el granaíno, dejando claro que le da igual partir de esa supuesta posición de inferioridad.

“Aunque tu vayas en contra del capital, el capitalismo coge y saca dinero de eso” reflexionaba Pucho, viniendo a decir que el capitalismo es un sistema fuerte por su capacidad de automejora, de adaptación o de superación. El capitalismo sabe hacer dinero de los outsiders, así que mejor que seas tú el que al menos se lleve ese dinero para poder crear con él el cambio que deseas. El mejor motor de cambio es el dinero.

Y terminando:

A Tangana le gusta que su música contenga también un mensaje político, pero definitivamente, yo no me apresuraría a colocarle como simpatizante de ninguno de los partidos actuales. Ya dijo él que “toda la opinión pública me ha posicionado como si fuese de Ciudadanos”y en muchas ocasiones la realidad acaba siendo la contraria de la que la opinión pública cree vislumbrar.

Es un éxito de igual manera que Fernando y C. Tangana hayan conseguido transmitir un mensaje político más allá de las típicas e insípidas letras que suele tener parte de la música actual. Tal y como dijeron en Vice, esta discusión debería ser ensañada en las escuelas. Dejen ustedes su opinión en comentarios.

Referencias:
https://ctxt.es/es/20171206/Culturas/16613/C-Tangana-trap-rap-regaeton-musica-entrevista-ctxt.htm

https://latrivial.org/c-tangana-es-el-perfecto-sujeto-neoliberal-vs-yung-beef-reclamando-un-cambio-social-real/

https://www.vice.com/es_latam/article/bj34y3/por-que-el-beef-de-c-tangana-y-yung-beef-deberian-ensenarlo-en-las-escuelas

The story of a spiritual awakening in Thailand

What happened in Thailand?

This is a question a friend of mine has been asked a lot in the last couple of weeks. We can’t say her name because she wants to keep her privacy so we will call her Alice, but she accepted to talk with me openly about the incredible adventures she had on a recent trip she did to Thailand in a very intimate interview. Love, drugs, people, beautiful landscapes and street food marked her experience as one of the best of her entire life.

* ~ *

“People there is happy, and they give love. People in the street smile at you, they value the person next to them so much, while we are all the time thinking in the future, in the past, and in everything except now”.

This was the first trip fully financed by her, and since when telling her boss at work about her plan he didn’t end her contract but decided to give her vacations, she wouldn’t lose her job, which was great news. 19 years old, living, working and traveling around the world with total independence. She was living the dream.

She went to Thailand with not much prepared. Just a backpack and one reservation in a hostel for the first night. “I can tell you a lot of highlights from the trip, but I think the general feeling I got from Thailand is that I learned a lot about life. I didn’t go there with expectations of any type, I was not trying to discover myself, to deal with some problem or to have a spiritual awakening“. But ironically, she really had quite an enlightenment there. She started traveling from the south, and she says she was so inspired by the stories of the people around her. “People are fully open there (referring to other travelers) because if you travel alone, you can not lock yourself in you, because is not healthy for you and because you will lose a lot of experiences”.

“The moment when I kind of find this awakening was when I traveled to the north, to Pai. Right when I arrived there I met this girl from Mexico (with who Alice ended up spending most of her trip), a boy from France and a Japanese boy” (we won’t say their names). Between Alice and the Japanese guy there was a big connection, he probably was the most important human being she met there. About her thoughts on the trip, she said: “My conclusion is that to live is to not be pending on time, my conclusion is that time doesn’t exist. Time there didn’t matter, if you lose a train, you can pick the next one, if you get lost someone will help you […] The moment I became fully aware of this was the night I tried mushrooms“.

Pai, Thailand. Photograph taken by Alice.

This was the first time Alice tried a hard drug. “It’s being said that police in Thailand have a part of the drug business, so while it’s supposed to be forbidden, everyone knows where to buy drugs […] You can go to a bar called Sunset Beach and ask for a shrooms smoothie. It was like a delicious fruit juice with a carbonara aftertaste. I had tried weed and hash before, but never a psychodelic drug”.

“This Japanese friend had tried more hard drugs before, like LSD […] when you do a trip on a psychedelic trip as strong as the mushrooms one, it’s recommended to have one person to guide the rest of the group” she says talking about this Japanese friend of her that initially offered voluntarily to be the spiritual guide of the group, but then changed his mind and tried the drug, so they didn’t even have a guide. “The mushrooms are like a pit, it’s a free fall where you don’t control where you are, you can feel like the happiest person of the world and then the saddest one”.

Side of the road, poster of another bar where you could ask for shrooms. Photograph taken by Alice.

After his friend started feeling a bit stomach sick, Alice and he ended up sitting in the middle of the forest, near a road, with the obvious dangers that can carry with. Alice started feeling a bit sick also “it’s because you need to have your stomach empty before trying mushrooms” she explained. “I couldn’t concentrate on anything, my mind didn’t stop going from one place to another […] With the mushrooms, it was like if you could go way further with your mind that what you can when we are in our normal ‘based on time’ state of mind. I started to feel scared, vulnerable, that I didn’t have nothing under control”. She says the absence of time and the feel of unity she started feeling both with her friend and with the rest of the world really marked her trip. “I felt like he and me were the same person […] I could hear his thoughts, I could know what he was thinking […] at some point I was seriously asking myself if we were the same person, for me it’s like we were”. One of the emotions she felt harder was loneliness “I was there in Thailand, alone and on drugs near a road next to a guy I met three days ago”.

But then the feelings of empathy and unity came and filled every part of her body, little details from the drivers of the road like “this car that turned off his lights to not blind us… for me that was an act of love, that he did because he felt empathy with us. I felt like all the people was me and that I was everyone, like all the good and bad in the world was inside of me”. Alice doesn’t consider herself a religious person, but all of this really got to her like a spiritual awakening. She likes Buddhism though, and she thinks maybe that’s the reason why people there are so kind and nice.

The deep connection with her Japanese friend did turn into love at some point. They made love before the mushrooms, and as Alice said, they didn’t make love after that because what they felt mentally during the trip was so incredible that a physical thing so banal as sex could ruin their memories of the travel. “We connected so much at a mental level that doing it after at a physical level would feel so vague” They still talk to each other today, and while Alice feels a deep love for him, they are not in a relationship. They do have plans to see each other again.

 

“What we experienced in Pai lives in an atemporal world that continues to happen forever”.

This 19 year-old girl is rocking at life, here is why

At age nineteen, many people lives are quite messy. Some of them try to follow a certain track like university to keep them pointing to, at least, some direction. Others just work and others go somewhere, looking for something that they probably don’t even know yet.

But Elisa Escabia, born and raised in Barcelona, Spain, seems to have everything pretty clear. She is not even 20 yet but she is doing what she likes, where she wanted, the way she wanted. Being already economically independent, living in another country and working and studying at the same time, she looks like a giant cannonball of ambition thrown to the sky. She can be an example of how to stop the bullshit and just own your own life still being very young. In this interview with her, she talks with honesty and openness about education, ambitions and fears in this unique moment of her life.

Let’s make a quick recap. After finishing high school in Barcelona studying Natural Sciences, Elisa wanted to study Biology. But most specifically, she wanted to do a branch called Environmental and Molecular Biology. She was doubting in studying either this or Arts, her other passion. But she finally decided for biology and discovered that, by then, only five colleges in all the world offered this degree. One of them was Universidad Autónoma de Barcelona, a college one train station away from her home, and another one was Roskilde University, located in Denmark. Since the dream of Elisa was to travel, pieces started to fit together.

“I was jaded of high school”, she confesses referring to the Spanish education system, which in her opinion emphasizes memorization over other aspects of learning also important. For this reason, she was clear in her desire to study abroad. But what’s even more, since she was so tired of studying, she wanted to have a gap year, to fulfill her traveling dream. While taking a gap year before starting university is the common thing in countries like Denmark, it’s not the norm in Spain, so most parents don’t like the idea. She talked about this with her parents and no, they didn’t encourage the idea, but at least it opened the conversation to the possibility of studying abroad.

When deciding to go to Denmark, she didn’t know that much of the Danish education system, but the collective imaginary of the northern countries, at least in Spain, evokes modernity and progress. Another reason was that in Roskilde University they have this “semester project” about a topic they choose, that needs to be done in groups and its very huge (it counts for 15 ECTS). She liked this collaborative idea since she thinks her future daily work will need to be done mostly with other people, so basically, she thought this system would fit her better.

She studied in a public high school until she was 13, and then changed to a semi-private high school, where she finished. “I think changing from one high school to another in the middle of my teenage years, made me realize that breaking the links with the people around you is not a big deal”.

Elisa in Café Cadeau, Copenhague, 22/03/19

After her application was accepted, she didn’t take long to confirm her parents and friends she would be going to study in Denmark, a whole different country, with a whole different language. And yes, she did it. Fearless of studying in English or leaving her life behind, she first landed in the northern country with only 17 years old. Talking about her parents’ process of acceptance, she says that since it was a long process, they had time to consider the idea, but that didn’t change the worrying of her mother. The friend she seems to miss the most is Paula Minguillón. They met fighting each other in a handball match, and they keep their distance friendship until today.

Here is an important thing: she noticed that some people thought she was kind of ‘given’ this opportunity, like if she earned a scholarship or came from a privileged position, but nothing further from reality. She researched by herself and figured out one of “these opportunities that are there for everybody” as she calls it, and she was just brave enough to pursue it.

We have to add one more ingredient to Elisa’s plan now, that will make it way more interesting. While she didn’t know about this from the beginning, after some time in Denmark she learned about the SU. Here’s the deal, in Denmark, not only college education is free for everyone, but also students over the age of 18 can obtain a grant from the government if they work some hours per week while they are studying. This also works for non-Danes that have a job and pay taxes to the level where they are considered at the same level as a Dane by the system.

Elisa was helped by her parents to first finance her way up to her dream studies, but after finding a job as a bartender in an Italian restaurant at her second year, she now receives an amount of money per month (between 5000 and 7000kr of job salary + 6000kr of student grant) that allows her to live comfortably, by her own and economically independent from her parents at a very young age. In euros, the 6000kr of SU she receives are 780€ approximately. For this reason, right now she finds herself in an ‘equilibrium’ phase that seems to make her life pretty sweet, of course, thanks to her hard work and bravery. This whole SU thing can look very extraterrestrial for a Spanish person, who could work twice the hours Elisa is right now and still not reaching that amount of money. Thanks, Denmark!

Elisa in a Copenhague street.

But this money doesn’t mean there’s some bittersweet flavor in all of this.

I asked her if she had felt at some point in these two years that she could be missing something from Spain that could be good for her to have, maybe skipping some aspects of the Spanish education system or just continuing her life there.

“I do have thought about it many times” – she confesses. “By studying an international degree, it’s true that many people are studying for the second time or have traveled before and just came back… I was the most little one from my degree when I first started”  she says kind of missing being with people of her same age. This is explained by the Danish education system. Because of their different organization, Danes normally go to their first year of uni at age 20. They finish high school at 19 and sometimes they go to an “Efterskole” between under and upper secondary studies. Elisa’s flatmate, for example, started uni at 23.

Efterskole consists of a one year course in a boarding school where they can spend time in the activities they like. This is a very interesting and unique aspect of the Danish education system that Elisa taught me a lot about. It’s the only part of their education that is not public (not completely free) and “each one of these schools is based in a hobby” as she explains it. “Some of them are about sports, other ones teach music, dance, environment… During this year they have just a few hours of class and a lot of time to do activities and to build relations”.

Elisa strongly believes this system kind of fits better the needs of a teenage person. Referring to the Spanish system she says “Imagine finishing E.S.O. (you are 16 by then) and you are just a crazy teenager, you don’t even know yet what is happening”, “For example, back then I was like very lost in one hand, but so creative in the other, and then they put you in Bachillerato (Spanish upper secondary education) and they make you study a lot, they are somehow cutting your wings”.

Elisa in her laboratory at RUC University.

In her opinion, something as an Efterskole fits so much in the age when you are supposed to attend it, encouraging you to discover yourself and explore your creativity and interests. For me, this makes so much sense. “Here, there is no pressure as in Spain to start university as soon as possible”.

So getting back on track, about what Elisa misses from being in Spain, she says in Denmark she is living with people that are at different stages in life than her “A friend of mine just had a baby”, that’s a good example. “Since in Spain everything is very marked by timing, people from your class are going to be people from your generation, people that have watched the same cartoons as you on television as a child, but in here, sometimes I think I’m missing doing the typical silly things of a 19 year old girl, like going out to clubs or crazy uni parties”. That’s about the social circle, but what about college?

Well, Elisa never studied in a Spanish university so she can’t really tell, but according to what she expects it to be, she says: “I really like my education here, but it is true that sometimes I miss my courses were a bit more diverse […] it feels like education here is very open or soft and I think sometimes hardness is necessary”. Especially in science, she addresses. But also, a degree in Denmark is three years instead of four, because they are supposed to make after a master of 2 years, what would round their university education up to 5 years. That’s why if you only do a bachelor degree here, it probably won’t be considered enough. Anyways, Elisa still thinks Spain emphasizes too much the memorization, so perhaps the path here seems to be more calmed, she doesn’t think the level is lower than in Spain. Also, she is very happy with the amount of practical activities she gets to do here “We have a climate room for our own where I can control the temperature and humidity, and we have twelve aquariums where we can control from the PH to the carbon dioxide. We have a lot of freedom for experimentation and there’s a lot of budget for laboratories”.

When mentioning the World Happiness Report that placed Denmark as the happiest country in the world last year, and the second one this year, Elisa said that “the conception of happiness in Europe is based on money […] Denmark must be very happy then because they have parks with a big economic value, good museums, a great social security, the difference between rich and poor is very little… But I can assure you, that Denmark is not the happiest country in the world, and if I got to say, I would say is very at the bottom of the list”. “We can also mislead happiness with security, in Denmark people feel safe in the sense that they will have a payment if they lose the job, their children will be able to study,  when they grow old they’ll have a pension, so here they live with safety. But while security is very important, it doesn’t give happiness”. In fact -she says- in Denmark there’s a lot of people suffering from depression. It’s not weird for them to have dealt with it at least once in their lives.

I asked here then how is she feeling in RUC because if the Danish education system itself is already very different from the Spanish one, this university is even more particular than the others in the country. “RUC has the fame of being hippy and easier, what I think is that it is easy to pass the exams, but not to have a good grade though. You really have to work for that”.

Foto 22-3-19 17 46 14.jpg

 

Now, talking about traveling, which is the main goal of Elisa right now, she has managed to go to the Caribbean Islands last summer and went to Thailand this Christmas. After these two trips on her own, she has confirmed to herself that she loves to travel alone and that she is definitely going to spend more time on it in the future. Especially in the month she spent in Thailand, she found out incredible new things about herself. But first, a recap on her trip to the Caribe:

Elisa’s main hobbies are playing handball (she’s been in a team for many years), painting and diving. She loves the underseas so much, that she wants to make a living as a professional diver while she travels around the world. Her passion for the sea is also one of the main reasons that she wants to keep studying Biology until obtaining a PhD. After her first year in Denmark, she did her first important travel alone to the Caribbean Islands. This travel was not yet fully financed by her, but she used it to attend a diving school and earn three titles called Ecodiving, Rescue, and Dive Master. The last one allows her to be a diver professionally by helping in a diving center, a key part of her life’s puzzle. With these courses, she will now have a way to sustain herself doing what she loves: discovering the sea and traveling.

The next trip she did was in Christmas, when she went to Thailand and lived incredible experiences that she says, would like to keep to herself.

And what about her future?

Elisa thinks her time in Denmark has ended, and although she has been very happy here, she feels that it’s time for her to let go. That is why she will be doing an exchange program for her next semester in Colombia since August. She thinks this will be the next big step in her life and what she needs to continue her journey. After that, only one semester in RUC will be left for her to finish, and when she does so, she will spend some more time in traveling before going after her next dream, get a scholarship to study a master in California, USA. She will definitely spread her wings and fly, or maybe in her case, she’ll get under the sea and swim to the next ocean.

 

Elisa and her colleagues in Roskilde University.

 

to know more about Elisa, follow her Instagram @elisaescabia 🙂

 

Analizando el bombazo de Élite

Producir una serie con unas referencias tan claras, declarando desde el principio su intención de copiar unos modelos conocidos por todo el mundo como Riverdale o Gossip Girl y pretender hacerlos suyos, tiene muchos riesgos. De haberse hecho mal, Élite habría acabado siendo un refrito enlatado más que solo habría enganchado al público más joven. Sin embargo, a Carlos Montero y Darío Madrona les ha salido redondo.

Élite merece su lugar propio en el podio de mejores series adolescentes de la actualidad, ha demostrado no ser la copia de ninguna otra sino una correcta y digna versión española. Desde luego parece que España se está haciendo un nombre en el mercado mundial gracias a las otras joyas ibéricas de Netflix que lo han petado anteriormente como Las Chicas del Cable o La Casa de Papel, siendo esta última producida por Atresmedia pero distribuida a nivel internacional como original de la marca.

Personalmente, cuando decidí darle una oportunidad a Élite lo hice sin ninguna expectativa y con todos los prejuicios posibles. La única serie adolescente que realmente he disfrutado en mi vida es Skins, y esta aparentemente típica historia de asesinato y mentiras en un instituto no iba a ser diferente. Pero ver cómo todo el mundo se había enganchado de inmediato a ella me hizo sentir la necesidad de comprobar por mí mismo de qué se trataba el asunto.

elite-netflix
Todos los protagonistas, envueltos de una forma u otra en el asesinato como si de Por Trece Razones se tratase.

No voy a detenerme a explicar punto por punto los pros y contras de la serie ni a resumir su trama, paso directamente a contaros por qué pienso que Élite es buena, porque lo pienso.

Élite cuenta con el toque Netflix, esto es, conseguir que con una chapa de pintura un coche viejo mole como recién sacado de la fábrica, o al menos así lo veo yo. En este caso el coche viejo es Física o Química. Le doy un hurra a la serie por incluir a una protagonista musulmana, por no solo tratar heterosexualidad y homosexualidad sino también poliamor y bisexualidad, por tocar temas controvertidos como la lucha de clases y el VIH y por llevar la esencia teen al máximo nivel. Como diría la youtuber Ter, no le falta actitud performática a esta serie.

Hablando de poliamor, cierto es que ya se puede percibir una evolución y un mayor acogimiento de la diversidad sexual en series anteriores. Pero aún queda mucho territorio por explorar, y en Élite, el personaje de Polo es el que mejor lo representa.  Encontramos un triángulo amoroso genial en el que este joven, el novio de Carla, acaba obsesionándose con Christian, el chico nuevo que la pareja adopta con la intención de darle vidilla a su monótona relación. Polo no puede aguantar el doloroso rechazo de Christian hacia él, que solo acepta el trío para poder acostarse con Carla. Polo no se aclara, tal vez le gustan más los chicos que las chicas, pero de ser así, ¿qué más da?; como dice Carla, las etiquetas para la ropa.

elite11-kbq-620x349abc
Para mi gusto, los dos mejores personajes de la serie. Lucrecia y Nadia.

Un acierto total en el casting, contando con la mexicana Danna Paola que coge el testigo de Brenda Asniscar en Patito Feo como la diva del instituto. Paola ejecuta el machacado arquetipo de la chica más popular y creída a la perfección, con un carácter afilado e implacable. Su personaje, Lu, suelta perlas por la boca que te dejan en el suelo al escucharlas, sobretodo hacia Nadia. Se mete con ella en numerosas ocasiones riéndose de su religión y aprovechándose de la prohibición de llevar el pañuelo en el colegio para hacerle sentir inferior. La tiene enfilada por ser la única capaz de destronarla como la primera de la clase y su intento de acabar con ella manipulando al profesor traerá consecuencias (¿spoiler?).

Por otro lado, Nadia, interpretada por la bellísima Mina El Hammani, nos trae un retrato desgarrador del choque cultural entre la tradición musulmana y el desenfreno de los jóvenes occidentales. El carácter frío, distante y rígido de su padre se lleva con peligrosidad a lo largo de la serie, hay un alto riesgo de demonizar y tipificar a los padres musulmanes. Pero al menos se habla de este conflicto de vital importancia sobretodo en nuestro país; en nuestros colegios hay alumnos procedentes de una gran diversidad de etnias y culturas, y la dificultad que muchas veces puede presentarse al conciliar vida social y familiar es un problema real que merecía ser llevado al foco.

65801_lucrecia-nadia-escena-elite-primera-temporada
Dos mundos enfrentados, estas dos actrices son el corazón de la serie.

Pero no voy a despedirme sin hablar de al menos algo malo. Tras acabar de ver esta serie ideal para el formato maratón en apenas dos días, no pude evitar pensar en si tal vez todo el rollo ricos contra pobres no se les había ido un poco de las manos.

Puede que estuvieran usando un desproporcionado e infundado odio hacia los ricos que los hacía caer en el cliché. Pero justo después de hacerme esta pregunta, recordé que yo mismo había estudiado durante un año en un colegio privado allá por el 2013. Me di cuenta entonces de que un ambiente como el que se presenta en este prestigioso colegio ficticio de Madrid puede ser perfectamente válido. Si bien estaría llevado a la máxima potencia, no dista mucho de lo que yo viví en mis propias carnes en aquel privado donde hice cuarto de la ESO. Me resultó familiar esa fachada de exclusividad y alardes de superioridad que pretenden separar a los que no tienen futuro de los que sí tienen, como si tales grupos existieran, de la forma más mezquina y narcisista posible por parte de una entidad a la que solo le interesa el dinero.

Además, la primera impresión exagerada que se nos da de los pijitos de este colegio va poco a poco cambiando del negro al gris al conocer más a los personajes, que encuentran su profundidad en los complicados lazos familiares tras ellos. Es el caso de Guzman, cuando le dan una causa noble a su estúpido comportamiento (la preocupación honesta que siente por su hermana), o el caso de Lucrecia, cuando entendemos que su necesidad de soltar veneno cada vez que habla no es más que el resultado de un grave problema de autoestima.

Tenemos a personajes haciendo lo posible por pasar de un bando a otro, como puede ser Carla desechando cualquier prejuicio al incluir a Christian en su vida o Marina al despreciar continuamente al corrupto de su padre. Pero por otro lado está Nadia, luchando por ser la mejor de la clase y por poder quedarse en un instituto que odia pero que al menos le puede abrir las puertas del trabajo que merece, o Christian, que nos da un final de serie estupendo debatiéndose entre seguir su moral o entrar en el juego y apostar por un futuro mejor.

Por lo tanto, en mi opinión la lucha de clases es el apartado más discutible de la propuesta, que se salva sobretodo por las relaciones familiares de los alumnos ricos y por las traiciones entre clases. Y es que las familias con núcleos tan podridos como las que se nos presentan aquí existen. Padres que solo se preocupan de mantener intacta la falsa perfecta imagen de la familia proyectada al exterior y que rechazan por completo la posibilidad de dar a sus hijos un mínimo de libertad para que decidan por ellos mismos qué está bien y qué está mal. Una familia rica no se convierte en apestada solo por tener dinero, sino porque a menudo, a este dinero le acompaña la horrible necesidad de protegerlo sin interferencias morales, la necesidad de ser parte de la élite a toda costa.

Y vosotros, ¿qué opináis?