Melanie Martinez: K-12 Movie Review (no spoilers)

Melanie Martinez estrenaba hoy su primera película a través de un directo en su canal de YouTube. El film era esperado con ansias por sus fans deseosos de ver cómo evolucionaba el universo de Cry Baby, personaje que la cantante creó en su primer álbum, en un proyecto de tal magnitud como lo es una película. El largometraje también se está proyectando en cines de todo el mundo. Su nuevo disco, llamado al igual que la película K-12, también se ha estrenado ya en todas las plataformas digitales.

Tras ver la obra en directo en su canal de YouTube, he decidido escribir mi review sobre el mismo ya que Melanie es sin duda una figura destacable dentro de la industria, que consiguió captar a una audiencia masiva hace cuatro años con su disco debut pese a llevar un estilo visual muy concreto, y un universo musical con letras y sonidos bastante alternativos, eso sí, estructurando todas sus canciones con el esquema pop de duraciones de tres minutos y estribillos pegadizos. Se trataba de un disco inequívocamente pop pero muy conceptual.

En su primer álbum, Melanie contaba la historia de Cry Baby, una niña pequeña atrapada en un mundo adulterado, terrorífico y enfermo. Su estética era perturbadora, casi degenerada, ofreciendo un gran contraste al contar una historia adulta a través de personajes infantiles. Quién hubiera dicho que esta propuesta tan peculiar cosecharía millones de visitas en todos sus videoclips en YouTube y miles de fans alrededor del mundo. Este éxito es el que le ha servido para ganarse la confianza de su discográfica, Atlantic Records, que difícilmente hubiera aceptado la idea de una película de no ser por el apoyo masivo que recibió la artista.

No he podido resistirme...
No he podido resistirme… No, no es Melanie, es Miley Cyrus en su vídeo BB Talk, en el que adoptaba una estética parecida. La similitud, no sé por qué, me resulta graciosa.

 

Me despertaba mucho la curiosidad ver cómo se desarrollaba este nuevo trabajo de la cantante desde que se supo que no iba a abandonar a Cry Baby, sino que iba a expandir su universo. Al tratarse de una idea en principio tan concreta, tenía mis dudas sobre cómo iba Melanie a continuar con la historia sin ser repetitiva. Su primer disco se caracterizaba entre otras cosas por usar sonidos infantiles, como de juguetes, cajitas de música, o incluso burbujas como hace en Soap, una de mis favoritas.

Al final, estos sonidos que nos recuerdan a la niñez no son infinitos, y quería saber cómo renovaba todo este abanico sonoro desde el que cuenta su historia.

K-12

MV5BMDkwOTk0YjctNGJmMS00OWRhLWI3NmEtYWRlMzBhYzVlYjEwXkEyXkFqcGdeQXVyMTY3MjQ4NTA@._V1_.jpg

 

El tracklist del disco corresponde con el orden en el que aparecen las canciones en la película, lógico ya que la cantante está contándonos una historia con principio y final. La historia comienza con Cry Baby despertándose y preparándose para asistir a lo que denomina en su calendario como “first day of hell”, refiriéndose al comienzo del curso escolar. Ya ha dejado la guardería para adentrase en el colegio/instituto. Poco después la vemos ya dentro del autobús rosa que la llevará a una especie de internado antiguo en el que se desarrollará toda la historia. La primera canción empieza a sonar: ‘Wheels on the bus’, que peca de algo que juzgo como uno de los problemas generales a los que se enfrenta este proyecto (y que sabe resolver en ocasiones); su letra es demasiado teatral. En la canción, Cry Baby nos está contando lo aterrada e incómoda que se siente rodeada de personas que no han tardado en empezar a hacerle bullying en el autobús, sintiéndose también algo marginada pese a tener al lado a otra chica que acabará siendo su mejor amiga, con la que puede hablar en confianza. El caso es que la letra de la canción corresponde perfectamente con la escena que vemos en la película, aludiendo incluso al resto de personajes, como los chicos a su espalda o el conductor del autobús.

En mi opinión el problema está en que al escuchar canciones como esta separadamente de la película, es decir, en Spotify o en nuestro móvil, la letra pueda quedar algo obsoleta al referenciar constantemente un entorno ficticio muy concreto del que estaremos ya desconectados. La canción hace de banda sonora perfecta para la película, pero quizá se quede en eso, en una banda sonora. Me temí que esto pudiera pasar con la mayoría de canciones del álbum, pero para nuestra grata sorpresa, vemos cómo la capacidad de Melanie como escritora no debe de ser subestimada, ya que en futuros cortes la autora se abstrae un poco más para transmitir mensajes incluso políticos y sociales, encriptados a través de términos y metáforas para ir coordinados con las escenas de la película.

Este es el caso de canciones como Drama Club o Strawberry Shortcake, dos de mis favoritas junto con Detention. Drama Club se deja escuchar en un momento de la película en el que Cry Baby debe participar obligatoriamente en un grupo de teatro, pero la letra esconde un mensaje mucho más profundo del que podremos disfrutar tras ver la película. En este corte Melanie aprovecha para criticar a los ofendidos en redes sociales, a los monta dramas, a la histeria colectiva que encontramos en Twitter o en la realidad paralela de los perfiles de Instagram. Frases como “You’re over-analyzing every word I say, There’s a whole new world out there, You’re living a play” hacen una crítica brutal a la guerra constante en la que Twitter se ha convertido, donde cada palabra que digas va a analizarse minuciosamente hasta retorcer su sentido de mil maneras posibles con el único objetivo de atacar. La canción empieza ya bien fuerte, con Melanie diciendo “Everyone’s so soft, Everyone’s so sensitive, Do I offend you?, You’re hanging on my sentences” me pregunto si no le traerá algún hater decir alto y claro que las redes están llenas de drama queens. Es un grito de guerra total contra los ofendidos, bravo por ella.

La siguiente canción en el tracklist después de Drama Club es, precisamente, Strawberry Shortcake. Me pareció a su vez líricamente magistral, ya que Melanie consigue hacer una fuerte crítica social, quejándose de que se le enseñe a las chicas a protegerse o a vestirse de forma adecuada en lugar de enseñarle a los chicos a no violar. K-12 lleva el feminismo consigo durante toda la historia, que se hace notar en canciones como esta y en partes del argumento de la película, como la tiranía del director del colegio que en cierto modo ha sido representado también como figura patriarcal, como cuando (spoiler ligero en esta línea) este personaje despide a una de las profesoras por ser una mujer transgénero en mitad de su transición. La violación y los abusos machistas son representados en la película de una forma muy interesante, a través de los chicos comiéndole la parte baja del vestido a Melanie, literalmente, ya que está hecha de tarta haciendo referencia al título. Dice la letra “Now, the boys want a taste of this strawberry shortcake, That’s my bad, that’s my bad, No one taught them not to grab” explicando sarcásticamente que es su culpa que los chicos quieran probar su tarta, nadie les enseñó a no coger un pedazo. Más adelante dice “Instead of making me feel bad for the body I got, Just teach him to keep it in his pants and tell him to stop” (en lugar de hacerme sentir mal por el cuerpo que tengo, enséñale a él a mantenerlo en sus pantalones y dile que pare).

Letras como esta demuestran que Melanie sí era capaz de desarrollar aun más la historia de Cry Baby, ya que está mandando unos mensajes mas fuertes y maduros que en su anterior trabajo. Además, yo seré el primero en escuchar Drama Club un montón de veces cada vez que quiera desahogarme de la fauna de Twitter, sin tener por qué acordarme de la película. La crítica social no para ahí. En una de las primeras escenas en el colegio, se vive un momento de tensión cuando un alumno negro se niega a levantarse durante una reverencia al himno nacional de Estados Unidos que suena desde los altavoces. Al terminar,  el chico se burla de la frase “justice for all” diciendo que es una mentira. Automáticamente la profesora le castiga. Nada mal para una artista tan joven lanzar una crítica tan directa contra ni más ni menos que el himno nacional. En Detention, uno de los últimos cortes, Melanie canta “The teachers don’t care ‘bout me, Fuck how I feel as long as I make money, They let them do whatever they want to me” mientras la vemos bailar en su imaginación estando atada y drogada en el aula de castigo. Me pregunto si con ‘los profesores’ se está refiriendo a la sociedad en sí, que no se preocupa por las emociones sino por el dinero, o si estará criticando finamente la industria musical o su discográfica, que estaría aprovechándose de ella como “carne picada” para hacer dinero. En una entrevista reciente habló positivamente del apoyo de Atlantic a su proyecto, así que seguramente sea lo primero.

Terminando ya con el análisis de canciones concretas, quiero mencionar Lunchbox Friends, canción en el que se marca un Fuck Fake Friends, en la que suelta frases comma “Wanna be my best friend then judge me, If I smoke a little weed, Makes no fucking sense to me” y sigue con “The hassle, the fighting, they all want a bite of me, Photos, more photos, Make gossip about hoes that they don’t know, Oh, they talk shit though”. Estas estrofas me hacen pensar en si tal vez haya algo de referencia al drama que tuvo la cantante hace un tiempo al enfrentar rumores de haber violado a una de sus amigas. Tal vez no solo se refiera a sus amigos sino a sus fans, entre los que quizá haya habido polémica por su consumo de hierva. Si sois fans de Melanie, ¿qué opináis de esto?

Termino ya diciendo que la película en sí es entretenida, aunque algunas de las escenas en las que escuchamos las canciones de Melanie puedan resultar algo repetitivas al estar rodadas en escenarios parecidos, siempre hay coreografías y teatralidad para salvarlas. Las canciones tienen ciertos efectos sonoros que conjugan muy bien en la película, y la sonoridad en general del disco es sin duda distinta de la del anterior. Encuentro las instrumentales algo más vacías, con kicks que nos vienen sonando de la música urbana de estos últimos años. Tenemos percusiones más secas, creo que hay más espacio para la voz de Melanie y los sonidos de juguetes infantiles se han dejado de lado por otros quizá mas neutrales pero que coinciden con elementos visuales que se ven en la película, como tizas de pizarra, toses de enfermo como las de Nurse’s Office o el claxon del autobús en Wheels on the Bus.

 

Podemos deducir, en resumen, que Melanie ha logrado evolucionar su producto en lugar de quedarse totalmente estancada, aunque desde luego que a quién no le gustó el concepto de Cry Baby, difícilmente le gustará esta nueva era. La decisión de hacer una película tiene lógica, ya que si bien los visuals vienen siendo una parte imprescindible de la música en la última década, para Melanie lo eran aun más. El montón de visitas acumuladas en los videoclips de su primer trabajo premiaban sin duda esa estética especialmente bien cuidada, cuya evolución no podía ya ser otra que atreverse con un cortometraje o, directamente, con un largo. Sonoramente sí que nos encontramos algo más cerca del punto de partida, con canciones que son mitad banda sonora mitad canción pop, que siguen usando efectos de sonido muy concretos para crear el aura del disco.

Y a vosotros, ¿os ha gustado?

 

El film completo se puede ver aquí:

 

He votado a Ciudadanos :o (y te explico por qué)

No, el título no es clickbait. Pero antes de entrar a la cuestión, voy a aprovechar para hablar un poco de los cambios por los que ha pasado mi mentalidad durante estos últimos meses, e intentar hacer un poco de autoanálisis para ver de dónde vienen. Después de eso, procederé a mojarme en todos los asuntos habidos y por haber, en un acto algo suicida.

(Aviso, este será un artículo largo)

~

// Puede que el llevar ya tantos meses fuera de España me haya permitido ver ciertas situaciones con mayor distancia. También puede que, debido a la pura añoranza por mi tierra, haya ido inconscientemente interesándome más por las aventuras políticas que está atravesando ahora mismo. YouTube me ha servido para estar al tanto de lo que ocurre allí abajo, para sentirme algo más cerca, y he acabado por aficionarme al contenido de carácter político de canales como el de Un Tío Blanco Hetero o Isaac Parejo (hablaré de esto más tarde). Es cierto que ya vengo interesándome desde hace tiempo por canales más alejados del puro entretenimiento y más cercanos a temas sociales, científicos o incluso económicos. Esto en sí ya es algo inaudito en mí, que nunca había estado interesado en política hasta ahora. Mis horizontes cuando entré en la carrera de Periodismo (si llegué a tener alguno) eran cultura y sociedad al nivel más humano. Pero debido a los propios movimientos en España que han terminado por obligarnos a todos a encasillarnos de alguna manera, he terminado por entrar en el juego.

Esto último que he dicho es la que creo que es la razón fundamental por la que gente que nunca había estado interesada en política ha acabado reaccionando, de forma casi obligada, a los constantes estímulos que nos han ido poniendo nerviosos este último año. El feminismo, el partido político VOX, el independentismo catalán o el animalismo han sido algunos de los ingredientes que han formado el cóctel molotov perfecto para uso de los políticos, que lo han utilizado para polarizar y fragmentar a la sociedad con un egoísmo terrible, por y para su beneficio.

Con el mismo egoísmo voy yo a hablar ahora un poco de mí, ya que si no fuera por ciertas características propias de mi personalidad, estos estímulos no habrían causado el mismo desenlace en mi persona.

He acabado por considerarme, y los que me conocen lo han comprobado, una persona más bien independiente. Al principio independiente a la hora de hacer, y después también a la hora de pensar. No creo que esto haya sido solo por elección propia. Circunstancias en mi vida de hace años, que acababan por hacerme sentir desplazado e incapaz de encajar en ningún grupo, ya fuera en el patio del colegio o fuera, han tenido mucho que ver en la forma en la que mi personalidad se ha construido. Estoy marcado por la desconfianza. Esto puede ser algo bueno o algo malo. Bueno ya que considero que la dificultad para encajar en un grupo concreto me aporta una visión más periférica y quizás objetiva de los fallos y aciertos de cada uno de ellos. Mala por que al final, una persona sin ayuda de otros es poco capaz de llegar a algo más grande que sí misma, al menos en mi opinión.

¿Y qué tiene que ver esto con política?

España se ha fragmentado y dividido en pequeños grupos, en parte por la ruptura del bipartidismo. Pero la entrada de nuevos partidos en nuestra democracia debería haber sido solo algo bueno, ya que la variedad de opciones y puntos de vista distintos son una riqueza para la sociedad. El problema llega cuando los políticos usan esto para dividir al pueblo y hacer enemigos a unos de otros. Algunos han caído en la trampa.

La fragmentación y polarización de la sociedad ha venido acompañada de una exageración y demonización de los otros, que acaba obligándote a adherirte por inercia a algún grupo, sin poder evitar convertirte así en el enemigo de alguien. Pero cuando no puedes evitar desconfiar incluso de aquellos que prometen estar de tu lado, la decisión se vuelve mucho más difícil.

Durante toda mi vida, sin haberlo pensado demasiado, me he considerado de izquierdas, (y de hecho lo sigo siendo en gran parte). Sin embargo, mi voto el pasado 28 de Abril no fue para el PSOE. Tampoco para Podemos. Tampoco para ningún otro partido considerado de izquierdas o socialista, exceptuando el escaño que le di a PACMA en el Senado (aunque algunas noticias extendidas por Twitter en las últimas semanas sobre este partido parecen haberle sacado los colores como un partido más de derechas que de izquierdas en ciertos aspectos). Ciertamente PACMA no es lo que España necesita ahora mismo; mi voto para ellos fue más que nada un intento por diversificar, del que ahora dudo su eficacia.

La aparición de VOX y la adopción del término trifachito han sido fundamentales en esta construcción de frentes de guerra. VOX es un partido de pura derecha, pero al contrario que muchos, yo no siento correcto llamarla extrema derecha, sino más bien derecha rancia. Soy enemigo de la exageración de la que hablaba más arriba, y después de leer el programa electoral del partido, puede entender que VOX es en parte una respuesta lógica (que no natural) al dominio de las ideas de izquierdas en los medios. Ideas que han acabado por enfurecer a aquellos más resignados, rencorosos y en cierto modo antiespañoles, ya que un verdadero patriota no aceptaría un discurso tan cargado de odio contra los que podrían ser sus propios vecinos.

Y es que no, no pienso que un Abascal en la presidencia acabaría haciendo de España una Alemania nazi. No pienso que a los gays los empezaran a quemar en las plazas, ni que a las mujeres se les empezara a prohibir su libertad de expresión. Pero sí pienso que el conservadurismo social no es necesario para realizar políticas económicas de derechas. Sí que pienso que insinuar que los transexuales malgastan el dinero de todos con un cambio de sexo es estúpido y erróneo, al igual que suponer que los nuevos jóvenes son unos vagos, que todos los votantes de Podemos son comunistas o que tal cosa como las “feminazis” existen de verdad, término que por cierto me resulta incómodo escuchar.

En definitiva, entiendo que algunos piensen que una economía de derechas es la necesaria para hacer avanzar a España en el momento actual. Al final, deberíamos ser capaces de elegir el carácter de la economía dependiendo de las necesidades de cada momento, y no como un dogma atemporal. Pero no entiendo por qué es necesario para conseguirlo apuntar como culpables a otros ciudadanos que probablemente también intentan hacer España progresar de la manera que ellos consideran más oportuna, seguramente con el mismo amor por su tierra que tienen ellos. No es correcto querer “castigarlos” de alguna manera con una regresión en el apartado social, como lo es la retracción del matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo a una “unión civil”. O con un apoyo aún más feroz del lógico o necesario a la tauromaquia o la caza, tan solo porque saben que están de alguna manera haciéndole daño a aquellos de izquierdas preocupados por temas como el calentamiento global o el maltrato animal, causas que no podrían ser más nobles en su naturaleza.

También VOX ha usado la independencia de Cataluña para causar alarma social, aunque esto último ha sido común en los tres principales partidos de derechas, junto al PP y Ciudadanos. Conducta que tacho de egoísta y mezquina a más no poder, ya que la persistencia de Cataluña durante los debates políticos televisados por parte de las tres derechas les perjudica más de lo que les ayuda, denotando en contra de sus intereses que son más parecidos entre sí de lo que realmente son.

Entramos ahora con el trifachito. Es cierto que el uso del tema de Cataluña ha sido en general contraproducente para todos los partidos, ya que que seguramente algunos votantes de derecha hayan huído a la izquierda por rechazo al discurso de odio, y que votantes de izquierdas hayan acudido a la derecha precisamente alimentados por este mismo discurso y convertidos así en animales primarios sin raciocinio. Pero también creo que más allá de este elemento común, haber condenado a las tres derechas diciendo que son todas iguales y apodándolas como trifachito tan solo por la famosa amenaza de pacto con VOX ha sido un error. Más aún cuando la entrada de un partido nuevo como lo es Ciudadanos, debería haber dado aún mas cuartelillo a gente que se ha sentido cómoda pasándose al bando liberal rechazando así a las izquierdas y derechas mainstream españolas. Lo peor es que VOX ha conseguido con esto uno de sus objetivos, que el resto de derechas caigan (como lo ha hecho sobretodo el PP) para dejarles más espacio a ellos. Esta polarización pasada de rosca ha sido alimento para twitteros como @HuhConH, descargando en Twitter su rechazo por los votantes de izquierdas que acusan de facha, (término usado igual de mal que el de feminazi) a aquellos que no pretendan votar a izquierda, solo porque votar a una derecha significa implícitamente estar votando a Vox. ¡Protesto! 

El trifachito ha hecho a muchos ciudadanos sentirse oprimidos, con miedo a ser tachados de homófobos o machistas tan solo por no sentirse representados por la izquierda actual. En mi opinión los usadores del término se han convertido en opresores, cuando en un principo eran los oprimidos. Dándole con ello aún más fuerza al imaginario de lo políticamente correcto y dándoles la razón a los de derechas que acusan a la izquierda de estar convirtiéndose en una dictadura del pensamiento. No caigáis en el error, izquierdas, que yo conozco vuestra buena intención y esto es tan solo un problema con la forma en la que está siendo expresada.

También es cierto que mi visión está algo manchada por lo que se percibe en Twitter, que es ahora mismo el lugar más tóxico y distorsionador, aunque no por ello deja de ser un espejo fiel, en cierto modo, de la sociedad.

Voy a regresar ahora de nuevo a mí, ¿no me consideraba yo de izquierdas? Punto por punto voy a hablar de los conceptos que la izquierda ha usado más durante la campaña.

FEMINISMO

Soy feminista, y pese a que ahora a algunos ese término también les cause desazón, yo aún me siento representado. La igualdad de oportunidades y derechos entre mujeres y hombres me parece algo básico en lo que todo el mundo debería creer. Y ya que el feminismo, por mucho que la derecha rancia haya intentado distorsinarlo, sigue siendo eso, un concepto de pura equidad con el que coincido al cien por cien, digo a viva voz que soy feminista.

El feminismo por desgracia ha acabado por dividirse también, un síntoma terrible, ya que es causa de la exageración y malhuso que algunos han hecho de la ideología. Hay ahora mujeres que hablan de “feminismo hegemónico” y “feminismo liberal”, implicando claramente un conflicto entre ambos. De nuevo, más divisiones que provocan enemistad. Es el caso de mujeres como Anima, que he empezado a seguir en redes y a apoyar su discurso. Tal vez esté cayendo yo mismo en la trampa de la que hablo, pero ahora que esta división existe, yo he elegido escoger bando en muchos aspectos (aún guardando ciertas distancias), y en cuanto a feminismo simpatizo con la línea de feminismo liberal (recomiendo la charla TED de Anima que incluyo aquí abajo).

 

DERECHOS LGBT

La izquierda se ha adueñado del movimiento feminista y de la defensa de los derechos LGBT. A mí esto me echa para atrás porque estos movimientos no deberían ser usados para conducirnos como cabras por el monte. Los partidos están comprando a las minorías que les convienen para ganar votos. En el caso de las derechas, pueden ser ejemplos VOX con la comunidad taurina y la de los cazadores o Ciudadanos con los degenerados de la gestación subrogada. (Sí, estoy totalmente en contra de la gestación subrogada y más aún de que se le atribuya a la comunidad LGBT como derecho).

También me niego rotundamente a aceptar el discurso izquierdista que pinta a España como un país homófobo, cuando es uno de los mejores países en los que una persona gay puede vivir. Y no, no estoy diciendo que no exista homofobia, cuando yo mismo la he sufrido al igual que seguramente todos los demás en el colectivo. Pero yo pregunto, ¿no podemos darle al discurso un tono más positivo, partiendo de España como el avanzado en la materia que es en lugar de partir de un punto apocalíptico?

Aquí adjunto un vídeo de Isaac Parejo hablando del tema. De nuevo, elijo voluntariamente adherirme a un grupo con las consecuencias que ello conlleva.

 

CATALUÑA

Veo más efectivo hablar del concepto de patriotismo, que tantas comeduras de cabeza conlleva, que hablar del independentismo en sí. Creo que el mayor problema no es el causado por el independentismo (que sigo considerando un movimiento totalmente inútil, contraproducente y retrógrado en lugar de progresista). Sino el causado por aquellos que acusan de fachas a los que abogan por la unión de los pueblos por un lado, y los que por otro tachan de terroristas a los que defienden la libertad de un conjunto de la ciudadanía para expresar al menos su opinión al respecto, mediante un referéndum que no tendría por qué ser vinculante.

Mi situación actual como español viviendo en el extranjero ha influido también en mi manera de ver las cosas. Por estar de Erasmus he podido compartir techo con cientos de personas que provienen de distintas partes del mundo y que recuerdan con cariño y amor el lugar del que provienen. Gente que tal vez tenga una bandera de su país en su cuarto, y que no les hace ser por ello nacionalistas problemáticos. Este concepto de patriotismo creo que viene causando confrontación desde antes de que Cataluña llegara a la omnipresencia en nuestros medios. ¿Por qué los españoles tienen una forma distinta de ver su bandera de la que tienen los estadounidenses, británicos o canadienses? Muchos dirían que es por la connotación monárquica de esta. Pues bien, aquí rompo otra lanza que quizá sorprenda a algunos (cuando no tendría por qué hacerlo).

Me considero sin duda alguna republicano, que ve con admiración las repúblicas de países como Estados Unidos y cree que sería bueno para España realizar esa transición en algún momento.

Sin embargo contemplo confuso el pudor y desapego con el que muchos hablan de España. Tengan sus símbolos unas connotaciones u otras, al verlos yo veo a la España de hoy, y no a la del pasado. Una España que tiene mil asuntos que mejorar y mil asuntos de los que estar orgulla. Seguramente por simple tontuna o ignorancia no logro entender el ímpetu por aferrarse al pasado. Estoy seguro de que todas las monarquías llevan en su sangre logros y crímenes. Pero no consigo enlazar esta oscura historia de España (que no será peor de las atrocidades cometidas en otros países también por defensa de la corona) con el actual imaginario de España de la misma forma o con la misma importancia que otros. En cualquier caso, personalmente no siento especial cercanía respecto a los símbolos de España, ni tampoco una relación íntima más allá de la que me une como persona que ha nacido dentro de sus confines. Me siento un mero observador, que cree ver como este problema está afectando a, entre otras cosas, el desarrollo de una estrategia a largo plazo en España. Paloma Pájaro habla estupendamente de esto en su canal de YouTube, Fortunata y Jacinta.

Para conocer un ejemplo de análisis del sentimiento patriótico con el que comparto bastantes puntos, pueden entrar en Fortunata y Jacinta. Su canal tiene vídeos hablando de “hispanofobia”, pero yo adjunto un vídeo que habla más de grupos “destructores de España” y sus intereses que de patriotismo en sí. Creo que hablar de patriotismo como posible solución a la fragmentación, y en lo que concierne al desarrollo económico y estratégico del país, es el punto de vista más práctico en este momento:

Aún así, he de decir que el tema de Cataluña, por lo pesado e irrelevante que me parece, no ha tenido cabida en mi decisión de voto. No he contemplado las posturas al respecto de ninguno de los partidos, ya que seguramente disienta con todas ellas. O al menos, en el caso de Ciudadanos, con la manera de expresarla que tienen (que es igual al del resto de derechas rancias).

~

Habiendo hablado ya de mis disidencias respecto a la izquierda y de la problemática del concepto trifachito. Es hora de hablar de líderes de opinión, de Ciudadanos e ideologías económicas.

“FACHAS EN YOUTUBE”

Al principio de este artículo decía que he empezado a seguir en YouTube a nuevos canales, como el de Un Tío Blanco Hetero (UTBH), Isaac o incluso La Gata de Schrödinger, que no trata tanto de política como de ciencia. He comenzado a seguir también blogs como el de Espacios Inseguros (del que formaron parte Anima y UTBH), Disidentia o El Cerebro Habla

La aparición de estos canales en este preciso momento no es casualidad, y creo que es de vital importancia a la hora de analizar las consecuencias de la polarización de la que hablábamos. Los canales de UTBH e Isaac pueden ser vistos como propaganda de derecha o incluso derecha rancia, percepción con la que no estoy nada de acuerdo. Para poder seguir hablando de esto tenemos que preguntarnos si esa tal “dictadura del pensamiento” o la “dictatura de lo políticamente correcto” es de hecho una realidad o no. Pues bien, eso depende.

Si hablamos exclusivamente de Twitter, y esto ya es opinión personal completa, la respuesta que yo daría es , sí que existe una nueva dictadura del pensamiento, creada e impuesta sobretodo por gente joven, que algunos llaman despectivamente progresía. Al igual que me ocurre con otros términos convertidos en insultos, no me siento cómodo usándolo o creyendo en él. Si progresía es defender los derechos sociales de todos los españoles y la denuncia de faltadas que la derecha a veces comete contra auténticos dramas como los deshaucios o el trabajo precario, entonces yo también soy progre.

Si por el contrario progresía es aquella gente que en nombre de la igualdad y nobles movimientos como el feminismo, aprovecha para insultar a todo aquel que no piensa como ellos en temas como la intervención del estado en la economía, o para extender una visión distorsionada de España como un país retrógrado al que hay que atacar en lugar de mejorar, entonces la progresía no me representa.

Desde luego yo no puedo ser progre, ya que aunque creo en el progresismo social, no creo necesariamente en todas las medidas económicas socialistas. Tampoco creo en un progresismo social que se basa en el buenismo y en lo politicamente correcto (conceptos que también creo que son una realidad). Un progresismo que ve utópicamente el mundo como un lugar abierto y acogedor para todos, cuando no es así. Y no porque nosotros no queramos. Sino porque ignorar que el respeto debe tener límites si no queremos que aquellos que no creen en el respeto impongan su ideología sobre la nuestra presenta un peligro enorme para, precisamente, la democracia que defendemos.

Canales como el de UTBH, no son publicidad derechista a mi parecer, sino contenidos independientes que quieren fomentar la crítica y la autocrítica, y que intentan denunciar esta corrección política por la opresión que supone. Me gusta su contenido y he adoptado a algunos voluntariamente como líderes de opinión, que bajo mi punto de vista están sanando y curando en cierto modo las heridas causadas por la brecha divisoria.

Al final creo que en resumidas cuentas, el problema viene cuando los que están en contra de la opresión confunden ideas distintas con ideas opresoras, y las acaban atacando ignorando en ocasiones al verdadero enemigo. En definitiva, la polarización acaba causando totalitarismos.

ECONOMÍA VS SOCIEDAD

De división he hablado mucho durante el artículo, pero voy a hablar ahora de la única división positiva que debería ser más extendida. La división entre ideología social e ideología económica. Mi pensamiento en cuanto a lo social ha estado bastante claro desde siempre y no ha cambiado mucho con el tiempo. Creo que cuando perteneces a un colectivo minoritario, resulta casi imposible ignorar el daño que hacen las ideas conservadoras que oprimen a formas de vivir distintas e inofensivas. Por el contrario, lo que no he tenido tan claro nunca es mi ideología económica.

Por un lado están los comunistas de mierda, y por otro capitalistas de mierda. Uf, ¿cuál elijo?

Mi pensamiento respecto a este tema ha tomado forma apenas este año, cuando he estudiado en clase distintos modelos económicos. Tras haber analizado en un ambiente universitario los pros y contras del marxismo, neo-liberalismo, proteccionismo u otros, mi ideología económica “favorita” ha acabado siendo el liberalismo, o socio-liberalismo, ya que creo en la intervención del estado al menos en los servicios esenciales, como lo son la educación y la sanidad. Mis conocimientos y opinión sobre esta ideología están ahora mismo tan solo en estado fetal y necesitan de un largo recorrido aún por hacer antes de defenderla. Como no soy nada dogmático, estoy a favor de lo que podría denominarse un comportamiento generfluid entre ideologías en base a lo que necesite la economía en cada momento. Mi opinión puede cambiar mañana, el año que viene, en dos décadas o en cinco minutos. Aún así, esta ideología es la que he decidido defender en este concreto momento en España, y qué mala suerte, que he ido a parar en la incorrecta. Pero antes, inciso:

He decidido adoptar una posición o punto de vista respecto a todos los temas que trato, ya que creo que para poder participar adecuadamente en la democracia, deberíamos contruirnos todos como personas políticas. Yo como he dicho, me considero genderfluid de momento (y habrá gente que me acuse de estar faltando al respeto al colectivo genderfluid). Estos nuevos canales de YT sobre política que a su vez son entretenimiento, son en mi opinión positivos también por esto, porque acercan la política a todas las personas y animan a la gente a mojarse.

Dicho esto, digo que he ido a parar en la ideología incorrecta porque una ideología como esta no está bien vista por el dios de lo políticamente correcto, que ahora mismo es ciertamente un dios de izquierdas. Y claro, aquí empiezan los problemas. Cuando el propio colectivo gay acusa e insulta a otros “compañeros de colectivo” por tener una distinta ideología económica, o cuando el propio colectivo feminista ataca a otras mujeres que han decidido optar por un tipo distinto de feminismo como es el feminismo liberal, empiezan a caer las máscaras. Me siento desplazado de la izquierda porque no representan a la gente que, aun coincidiendo en muchos aspectos sociales, creen en otras prioridades económicas. Esto va unido a la nueva moda de “cancelar” a los que disienten y creen en otra forma de hacer las cosas. A Arrimadas la cancelamos, ¿no? Pero a Irene Montero no, aunque las dos sean feministas.

Arrimadas, ¿cancelada?
La Vanguardia, Dani Duch.

 

CIUDADANOS

Y por fin, llegamos al fondo de la cuestión.

-Alberto, ¿qué coño haces votando a Ciudadanos, y con ello, al trifachito? | ¿No te preocupan tus derechos LGBT? ¿No te preocupa VOX?

-Mira, a mí VOX me la suda-

Mi voto a Ciudadanos no ha sido un voto fanático, es decir, ha sido un voto al menos malo, al igual que, seguramente, la mayoría de votos.

Previamente decía que a día de hoy, simpatizo con ideas liberales, así que este es el motivo por el que he votado a Cs, el único partido “liberal” en España, ¿cierto?

Pues no. Aunque es verdad que comparto ciertos aspectos del discurso de Ciudadanos, estas simpatías no son tan fuertes como para elegir ciegamente votarles a ellos. Comento también que el programa electoral de este partido, contiene premisas con las que no estoy nada de acuerdo, como es el tema de la gestación subrogada. Pero como creo que lo que han hecho con ese tema es tan solo comprar una minoría, al igual que han hecho las izquierdas, lo considero nulo. Igualmente, es obvio que si tuviera que estar de acuerdo con todo lo que propone un partido para votarlo, no podría votar.

Así que, ¿cuál es el motivo? Les he votado porque considero, que en mis circunstancias, votarles significa un desafío cuando no debería serlo. ¿Por qué un desafío?

Debido a mis condiciones personales, el dios de lo políticamente correcto me condenaría ferozmente por votarles, ¡y esto no debe ocurrir! Esto es debido a la polarización entre grupos, que no entienden que aunque seguramente estemos luchando por lo mismo, podemos hacerlo desde diferentes vías.

Votar a un partido como Ciudadanos en este momento, implicaba un desafío. Un invisible “no te atrevas”. Un susurro que decía “si lo haces estarás ejerciendo tu libertad, pero serás señalado”. Como siempre he hecho en mi vida, he elegido ser señalado antes que vender mi libertad. Mi voto a Ciudadanos es a su vez un apoyo a la ideología liberal, y un desafío a lo políticamente correcto. Un desafío que, de haber respeto entre personas, respeto entre ideologías que no se excluyen la una a la otra, y respeto de la izquierda hacia los que creen que España necesita otra cosa, no sería tal. La izquierda deja de representarme en el momento en que sus adeptos adoptan comportamientos totalitarios. Lo único que yo detecto como posible enemigo es la “corrección política”, que describe ciertas ideologías como correctas implicando necesariamente que hay ideologías incorrectas, oprimiento por tanto a las demás, y dificultando así a las personas dar su opinión temas importantes como la religión, los impuestos, o la inmigración. Pero las únicas ideologías incorrectas son las opresoras.

Mi voto no ha sido (solo) una defensa de una economía liberal o similares, sino que ha pretendido ser, más bien, un voto a la libertad de pensamiento.

~

 

Posdata:
Este es el primer artículo de opinión de carácter político que hago, y me hace bastante ilusión. No tengo ni idea de qué repercusión puede tener o de si tan siquiera tendrá alguna. Es muy posible que siga publicando más artículos de este tipo, pero más concretos y específicos. Este ha sido más bien un batiburrillo de asuntos que han ido flotando por mi mente estas últimas semanas y que seguramente haya acabado escupiendo en lugar de retratando. Puede que en futuros posts me dedique a desmenuzar algo más los conceptos de los que he hablado hoy.

Sentíos libres, por favor, de comentar ya sea aquí o en otra red social vuestra opinión al respecto si es que tenéis alguna. Y gracias por leerme.

Comienzo con este artículo a escribir de nuevo en español. Me ha servido mucho forzarme a mí mismo a escribir posts en inglés, ya que cada vez los he ido redactando con mayor fluidez y menor dependencia del traductor, pero por supuesto aún no soy capaz de expresarme con la misma claridad que con el español. Seguiré escribiendo en inglés de vez en cuando.

 

 

TERMINA OPERACIÓN TRIUNFO 2017

Fotografía de portada: Hola

Raphael abrió la última gala con Mi Gran Noche junto a los cinco finalistas, la esperada final emitida en La 1 de Televisión Española a las 22:30 de ayer, trending topic número 1 en España. Pablo Alborán, David Bisbal y Rosa López junto a Raphael serían los grandes invitados que ayudarían a cerrar de la mejor manera la novena edición de el que es ya un programa de culto español.

Alumnos y profesores en su estado natural.

Por desgracia, el deseo de Adelita Power que muchos otros fans compartían no podía hacerse realidad, uno de ellos ganó y el resto se clasificó en un podio que quedó así:

LOS RESULTADOS

1º Clasificado: Amaia (46% de votos)

2º Clasificado: Aitana (42% de votos)

3º Clasificado: Miriam (12% de votos)

4º Clasificado: Alfred (8% de votos)

5º Clasificado: Ana Guerra (7% de votos)

La crónica

Los profesores estuvieron por primera vez sentados en el plató durante la gala detrás de los concursantes. Poco después de comenzar, Roberto Leal pedía un aplauso para el equipo, entre el que viene destacando desde el principio la directora de la academia, Noemí Galera, que ha sido una figura materna para los chicos y ha enamorado a la audiencia con su naturalidad y sinceridad. No estuvo exenta aun así de polémica cuando las redes se cebaban con Galera por regañar a Ana y Aitana por unos comentarios supuestamente innecesarios y desagradecidos sobre la canción que se les asignó para Eurovisión, que pudieron escuchar todos los espectadores del 24 horas.

Alfred fue el primero en ver sus mejores momentos en pantalla y conocer lo que opinaban sus profesores de él, proceso que se repetiría para los cinco finalistas. Fue el primero también en subirse al escenario para interpretar Don’t Stop The Music junto a su mítico trombón, una canción de Rihanna versionada al estilo jazzero de Jamie Cullum. La coreógrafa de la academia Vicky Gomez bailaría junto a él en la que sería una actuación sencilla que Alfred hacía por y para la música, dejando al lado todo lo demás. “En tiempos de reggaeton, tú tocas el trombón”, es la frase de Joe Pérez-Orive que quizá resuma mejor el paso de Alfred por Operación Triunfo.

El jurado estuvo de acuerdo con Alfred al decir que esta edición de OT ha sido la más rica musical y artísticamente, en la que se han podido escuchar más estilos diferentes y más música en directo. Esto viene causado también por el talento artístico de la mayoría de concursantes, que tocaban varios instrumentos y llegaban a la academia con un gran background musical.

Ana Guerra fue la segunda en cantar. En palabras de Noemí, Ana War ha sido el gran descubrimiento de esta edición. Si bien puede haber consenso en que vocalmente no es la mejor, su presencia en escena y dotes interpretativas la han hecho aguantar hasta la última fase, llevándose a su paso a Agoney, frente al que ganó con solo un 0’3 de diferencia. Se lució en anteriores galas con canciones como La Bikina o Havana.

La concursante eligió Volver de Carlos Gardel para la que podría haber sido su última intervención en el concurso, sacaría a relucir su registro grave con potencia y soltura. Mónica Naranjo le pidió que siguiera formándose sin cesar tras dejar OT, “porque no puedo dejar de mirarte”, concluiría con una sonrisa la jueza más querida por el público. En Mónica ha estado situado el punto de interés de la audiencia al hablar con el jurado cada gala, por ser quizá la cara más conocida y la que más salseo ha aportado con sus valoraciones y comentarios.

La siguiente en dar lo mejor de sí fue Aitana, apodada Aitana La Espartana por Rosa López. Rosa insistió en lo mucho que significaba para ella estar sentada en la mesa del jurado dieciséis años después de haber estado en el lugar de los chicos, y lo mucho que empatizaba con ellos. Pudimos ver el crecimiento de Aitana en la academia comparando su gran interpretación de Chandelier en esta última gala con la del Casting Final. La concursante quiso volver a cantarla por los sentimientos que le transmitía y por recordar aquel casting con el que comenzó su aventura.

Las mejoras vocales de Aitana no son tan visibles como las interpretativas, porque Aitana ya entraba a la academia con una de las mejores voces. Tal y como decían sus profesores, lo que Aitana tenía que mejorar era su seguridad y confianza en escena, cualidades que sin duda demostró ayer.

A continuación Roberto Leal invitaría a pasar a Pablo Alborán, que hizo incapié en la importancia de mantenerse fieles a sí mismos y a la familia. El malagueño cantaría más tarde su pieza Prometo, de su último disco.

Con gritos de Amaia Ganadora, Amaia Romero, que debería cambiar ya su nombre artístico a Amaia de España, sería la próxima en hablar con Roberto. Era junto con Aitana la favorita por el público. La que más está preparada para una carrera musical según Mónica Naranjo. Y la que más ha dado que hablar en las redes, pese a no participar activamente en ellas. Sus gestos, muletillas (“bua“, “joe“), su forma de hablar, su amorío con Alfred, su intensidad con los aspersores, el ¡Pero si yo soy de Pamplona!, su humildad y versatilidad eran elementos que la hacían única y la llamaban a ser la ganadora. Ya se llevó consigo el puesto de representante de España en Eurovisión 2018 con su dueto con Alfred “Tu Canción. Una excelente pianista y cantante experimentada (ya participó anteriormente en televisión en el programa de Antena 3 El Número Uno, en la misma edición en la que curiosamente ganó el actual novio de Ana War). Un historial de aciertos y de galas en el bolsillo llevaba la de Pamplona con actuaciones como la de Shake It Out y Love On the Brain.

La canción escogida por Amaia fue Miedo de MClan. En el escenario solo ella y su piano, puso los pelos de punta al público con la gran tensión dramática que supo instalar en el plató, con una pausa en los últimos versos de la canción que dejaría a todos helados. Después de una demostración vocal brutal, el público se dejó las manos aplaudiendo, haciendo ruido para que todos supieran quién era su favorita. Y es que Amaia, en palabras del propio presentador, si acaso tiene miedo, ¿miedo a qué?

La quinta finalista, Miriam Rodríguez cantó Invisible de Malú. Le confesó a Roberto que además de los momentos buenos, también había sufrido momentos de bajón durante este viaje en los que le hubiera gustado ser invisible. La gallega curó sus heridas con esta canción, que se dejaría la garganta interpretándola con emoción y despelleje. “Ojalá la música te recompense”, le decía el jurado a Miriam, a la que agradecerían su trabajo duro en la academia. Es una curranta.

Durante la gala, aprovecharon también para publicitar las nuevas fechas de los conciertos en los que se podrá ver a los concursantes de nuevo.

https://twitter.com/OT_Oficial/status/960656197232840706

Con un 7% de los votos, la quinta clasificada fue Ana Guerra. Al conocerse la posición se expandió un aura de tristeza en el público, que quería mostrar su apoyo incondicional a Ana. Con un 8% de los votos, el cuarto puesto se lo llevó Alfred. Si con el quinto puesto de Ana el público ya quedó aturdido, con Alfred se llegaron a escuchar abucheos. Es lógico el poco consenso en una difícil final en la que todos tenían motivos de sobra para ganar.

Miriam, Aitana y Amaia pasarían por tanto a la siguiente fase. Se pusieron los marcadores a 0 y los fans se prepararon para romperse el dedo votando a través de sus teléfonos. Para ayudar a la audiencia a decidir, expondrían un resumen de las mejores actuaciones de cada una, y las cantantes se dispondrían a interpretar sus canciones de la Gala 0.

EL PODIO

Los cinco finalistas. Que se reducirían a tres después de dejar atrás a Ana Guerra y Alfred.

 

ATIANA. Después de enseñar unos segundos de la actuación de Aitana en la Gala 0, tan polémica por sus fallos y mala organización en la que la propia candidata tuvo un fallo de sincronización con la instrumental, la joven de 18 años pudo demostrar lo aprendido en la academia y darlo todo en una consistente versión de Bang Bang.

AMAIA. Fue una de las pocas que se salvó de errores en la Gala 0. Retomando el Starman con el que demostró su versatilidad y cultura musical, Manuel Martos recalcaría el notable progreso de la joven. Naranjo, por otro lado, aplaudiría su autenticidad.

MIRIAM. Recordando sus increíbles covers de Runnin’, Euphoria o Dramas y Comedias, Miriam se quedó con What About Us como su actuación favorita. Miriam entró con muchas ganas de comerse el mundo y de esforzarse al máximo, pero tanta presión autoimpuesta le causó un malestar que solo los Javis sabrían sanar y canalizar en sus clases. Repitió No Te Pude Retener, de Vanesa Martín.

Finalmente, se nombró a Amaia de España como la ganadora de OT 2017, llevándose un premio de 100.000 euros, un enorme reconocimiento y el puesto de representante en Eurovisión. Arrasó con todo.

Bisbal acudió para cantar un poco acapella (no pudo hacer la actuación prevista por un problema técnico con la mesa de sonido), y despedir así esta edición junto con un improvisado Camina, la canción oficial del programa.

Conclusión

Alumnos, profesores y equipo de OT no cesaron de echarse flores mutuamente durante la última gala, y lo merecían, porque nos han dado uno de los mejores shows televisivos del año. Un programa cultural que ha sabido sacar el lado más artístico y real, que ha dejado momentos memorables de visibilización para el colectivo LGTB como el beso entre Agoney y Raoul, y la actuación de Where Have You Been de Agoney. La entrada de una nueva generación de jóvenes en la televisión pública, que ha demostrado a toda España que la generación millenial no es tan ignorante ni está tan desubicada como algunos mayores creen. Han sido naturales, valientes. El amor por la música traspasa fronteras de edad y llega a todos los públicos. Narcís Rebollo, presidente de Universal Music en España y Portugal, anunció que el disco de OT ha alcanzado el Platino y es ya el Número 1 en streaming y escuchas online en España.

Por fortuna para los más fanáticos, el próximo martes 13 todos los concursantes de OT volverán a la televisión para volver a cantar las mejores versiones de esta edición.

Repaso a los 60th Grammy Awards

Foto de portada: Gtres.

 

Los triunfadores

Bruno Mars triunfó  en la noche más importante de la música celebrada este lunes con 6 premios: Mejor Álbum del Año, Mejor Álbum R&B y Mejor Grabación por 24k Magic y Mejor Canción del Año, Mejor Canción R&B y Mejor Performance R&B con su éxito That’s What I Like. Kendrick Lamar también le pegó un gran bocado a la gala llevándose a su casa los grammy a mejor Rap Performance y mejor Rap/Sung Performance con HUMBLE. y LOYALTY. feat Rihanna respetivamente, Mejor Canción Rap con HUMBLE. y Mejor Álbum Rap por DAMN. Ed Sheeran reclamaría su trocito de tarta ganando al Mejor Álbum Pop Vocal y Mejor Performance Pop con su disco Divide y su hit Shape of You. Alessia Cara se declaró como la Artista Revelación del Año y algún otro galardón cayó en manos de Childish Gambino y The Weeknd.

Jay-Z recibió la mención especial de la noche como Icono de la Industria en 2018, y fue uno de los focos de la noche al ir acompañado de Beyoncé y a su hija Blue Ivy. Ivy protagonizó un divertido momento de la noche al pedir con un gesto a sus padres que se callasen para escuchar a Camila Cabello presentar a U2.

Las declaraciones

James Corden, conocido en todo el mundo por cantar con famosos en un coche, dirigió la gala por segunda vez llenando el Madison Square Garden de Nueva York, que no se celebraba en tal lugar desde hacía quince años. La gala trajo consigo una buena carga de feminismo gracias al movimiento Time’s Up al que aludieron varias artistas como Lady Gaga y Rita Ora, y también política; pudimos a artistas como Snoop Dog o Cher y hasta a la mismísima Hillary Clinton recitando frases del libro Fire and Fury, muy conocido en USA por su crítica al gobierno de Trump.

Hubo mención también a la necesaria igualdad entre hombres y mujeres en la industria y a la brecha salarial por parte de Janelle Monáe. U2 y Camila Cabello se enfocaron en el conflicto de la inmigración. Camila aprovechó su momento en escena presentando a U2 para hablar de su llegada a los Estados Unidos como inmigrante junto a sus padres, y recalcar la importancia de los soñadores y de recuperar el sueño americano “Este país lo construyeron los dreamers”. U2  interpretó Get Out of Your Own Way frente a la estatua de la libertad en mitad del río Hudson, el lugar simbólico perfecto.

5a6e9a452dd97
Foto: Reuters. A la izquierda: Camila durante la gala. A la derecha: su paso por la red carpet.

Las actuaciones

Kendrick Lamar abrió la gala interpretando XXX junto a U2con una escenografía llena de mensaje: bailarines caracterizados como soldados, una gigante bandera de USA y un tiroteo coreografiado.

Lady Gaga le dedicó a Joanne, la hermana de su padre que tanto ha influido en ella y a la que ha querido dedicar su último álbum, la canción que lleva su nombre. A piano junto a Mark Ronson, la estrella interrumpió la canción diciendo time’s up para continuar con Million Reasons. Una emotiva interpretación, siguiendo la estela acústica y minimalista que Gaga lleva eligiendo para casi todas sus actuaciones públicas esta era. John Legend se subió al escenario para entregar un premio a Lamar junto a Tony Bennett. Tony ganó a Mejor Álbum Pop Vocal Tradicional y cantó con Legend acapella unas estrofas de New York, New York.

Después de que Sam Smith apareciera con un elegante traje blanco para cantar Pray, Alessia Cara ganaría el premio a Artista Revelación, dedicando el triunfo a sus padres y refiriéndose en su discurso a los muchos artistas talentosos trabajando duro que aún no reciben el reconocimiento necesario. El grupo Little Big Town cantaría su Better Man, que obtendría el grammy a Mejor Performance de Grupo Country.

5a6f27c346d6a
Foto: AFP. Luis Fonsi y Daddy Yankee. Fonsi aseguró en una entrevista en la alfombra roja que no esperaba el rotundo éxito de la canción y que factores como la versión de Justin Bieber impulsaron la entrada de la canción en el mercado estadounidense.

Hubo presencia hispanohablante en la noche a causa del imparable Despacito. Después de que Fonsi la interpretara junto a Daddy Yankee, incluso James Corden bromearía sobre el descontrolado éxito diciendo “no la había oído nunca”. Hay que señalar a su vez a Shakira, que ganó con su disco El Dorado el premio a Mejor Álbum Pop Latino.

Childish Gambino, que anunció hace poco el lanzamiento de su último trabajo bajo este nombre artístico, realizó una de las mejores interpretaciones de la noche cantando Terrified, acompañado del genial cantante J.D. McCrary de tan solo 9 años.

Bruno Mars cantó con Cardi B Finesse, con mucho baile y colores primarios. Muchos clics está recibiendo el gracioso vídeo en el que Cardi B le confesaba a una reportera durante la alfombra roja sentir mariposas “en el estómago y en mi vagina” a causa de su nerviosismo.

Sting interpetó Englishman In New York e invitó a subir a Shaggy para cantar una parte de su tema en común Don’t Make Me WaitJanelle Monáe, con su potente discurso a favor de la igualdad salarial y empresarial entre hombres y mujeres del que hablábamos antes, introdujo una de las actuaciones quizá más esperadas de la noche. Kesha se posó bajo los focos para cantar Praying, junto a The Resistance Revival Chorus y personalidades como Bebe Rexha, Cindy Lauper o Camila Cabello. Una interpretación vocal emocionante y furiosa, dedicada sin necesidad de decirlo al productor Dr. Luke, con el que ha tenido pelea en los tribunales al acusarle de acoso y abuso sexual. Durante toda la gala pudimos ver vestidos blancos y flores blancas como símbolo de apoyo al movimiento #timesup.

Brother’s Osborne, Maren Morris y Eric Church dedicaron Tears in Heaven a los ochenta y un jóvenes fallecidos durante el año 2017 en los atentados de Manchester y Las Vegas.

Elton John cantó a piano su tema Tiny Dancer acompañado de Miley Cyrus, icónico momento de la noche en el que la rosa de #timesup seguía presente sobre el piano de Elton y Miley llevaba un elegante vestido burdeos que seguro sorprendería a los detractores de la faceta twerk y nasty de Miley. “Todo lo que haces me inspira para seguir trabajando duro y nunca renunciar a mis sueños. ¡Te quiero mucho!” le dijo Cyrus a Elton por Twitter tras la actuación.

Otras estrellas como Lorde y Lana del Rey, ambas nominadas, y personalidades como Nick Jonas y Hailee Steinfield serían el centro de atención en la alfombra roja, en el que se vivieron graciosos momentos como el ajuste de pechos de Camila Cabello. Dejando otras actuaciones fuera como la de SZA, P!nk, Logic o DJ Khalid junto a Rihanna, estos eran algunos de los mejores momentos que nos ha dejado la sexagésima edición de los Premios Grammy, muy completa en cuanto a buenas actuaciones, diversión y necesarios momentos serios.

 

Buscar trabajo como deporte de riesgo

He acudido a varias entrevistas concertadas a través de Job Today. Mi mal ojo me hizo vivir una de las experiencias más extrañas de mi vida (e incluso acabó en tortazo).

Yo ya había oído hablar de las estafas piramidales en vídeos de YouTube, empresas fraude que te contratan para desempeñar un trabajo de mierda, normalmente en ventas, y luego ni te pagan.

La primera vez que caí en la trampa, me di cuenta antes de comenzar el proceso de selección y me marché cagando leches del lugar (situado en el extrarradio madrileño). Los síntomas estaban claros: habían citado a muchísima gente a la misma hora, al llegar te hacían escribir en un papel tu nombre y apellidos y número de teléfono, en fila india como en la cola del super. Hasta un lugareño al que pregunté porque no encontraba la calle supo decirme dónde era ya que según él, mucha gente preguntaba por el mismo sitio. ¿Desde cuándo una empresa seria contrata a cien personas por día? Evidentemente, eso no iba a parar a ningún lado, y antes de irme del local insípido y lleno de gente esperando en sillas como en la sala de espera de la seguridad social, no pude evitar sentir lástima por aquellos que realmente pensaban que iban a encontrar un buen trabajo. En muchos casos, su primer trabajo, ya que muchos jóvenes se rebajan a esto por el negro panorama que se cuece para los recién licenciados.

La segunda vez ya no fui tan listo. El anuncio también me daba sospechas, necesitaban personal para un puesto no muy bien definido, en ventas, y la descripción del trabajo lo hacía ver de escasa dificultad. Solo se trataba de hacer no se qué con el ordenador para vender no se cuál.

La imagen corporativa parecía de alguna manera más seria, como si estuviera asentada. Pero al llegar a la oficina física para realizar la entrevista, ya empezaron mis sospechas. La empresa parecía estar dedicada a la publicidad y al emprendimiento. He de decir que tanto en esta como en la anterior ocasión, muchos de los trabajadores y postulantes eran sudamericanos. Añado este detalle como observación y en ningún caso como una muestra de desprecio o juicio, no tengo ni idea de por qué se dio esta casualidad pero así fue. El caso es que para cuando entré ya era demasiado tarde para echarme atrás. Dije que tenía una entrevista a las 11:00, y la oficinista me preguntó: ¿de parte de quién vienes?

Esto ya me saca de quicio, desde luego son una especie de secta que busca meter al máximo de gente posible, y la pasta se la llevará el que más personas engañe. Acto seguido un hombre me pide que le acompañe y bajo a una planta inferior sin ventanas, ¡qué miedo! En cuanto vi el percal supe donde me había metido. Me senté por educación durante un minuto en una de las muchas sillas que había, algunas con gente sentada encima, escuchando a un hombre proclamar que nuestra mala suerte en la vida estaba a punto de cambiar y que todo iba a salir bien. Con un powerpoint explicaba cosas y en la pared había posters con frases motivacionales calcadas de Mr Wonderful. Pobre gente.

El señor predicador pidió participación y una mujer, esta española (una de las pocas que no era latina), comenzó a hablar sobre su vida y a explicar que por una razón u otra estaba sin trabajo y había malvivido con otros puestos insignificantes. Suficiente.

Cojí, me levanté y me fui de aquel sótano, ni siquiera se molestó nadie en impedírmelo, les debe pasar a menudo. La nota cómica del día la di cuando al salir cabreado de la oficina, mi enfado no me dejó ver la puerta de cristal impoluta cerrada. Me di la ostia de mi vida con ella y hasta me tiró para atrás. Pero estaba tan furioso que la adrenalina oprimió el dolor, y ante el ¿estás bien? preocupado de la secretaria, contesté con un seco. Se me quedaron mirando algunos de los sectarios en traje que rondaban por ahí y yo deseaba cagarme en su puta madre por haberme hecho perder el tiempo de esa forma. ¿De verdad esa mujer pensaba que aquella “empresa” iba a darle el trabajo de sus sueños?

Como buen millenial con problemas de autoestima que prefiere buscar curro con aplicaciones móviles en lugar de enfrentarse cara a cara con la realidad y arriesgarse a entregar un CV en mano, han pasado por mi teléfono móvil apps como JobToday, InfoJobs, CornerJob, y mil más. Por supuesto he navegado también por webs como milanuncios, lo más cutre.

Estas apps han acabado con mi inocencia, ya que me han hecho perder el tiempo de la forma más estúpida posible, dando vueltas por Madrid de entrevista inútil a entrevista peor, y tal vez no sea culpa de la aplicación sino del que la usa, por no ser capaz (hasta ese momento) de discernir entre una oferta seria y la que no lo es.

“No requerida experiencia”

La primera señal de mal augurio. No es normal que en el mercado competitivo en el que nos movemos donde conseguir un trabajo sin enchufe ya es un milagro, que publiquen una oferta de trabajo poniendo el listón tan bajo. Cuando los requisitos brillan por su ausencia y el anuncio incita a cualquier persona sin perfil definido a apuntarse como si fuera el club de teatro del colegio, no hay que fiarse.

Ojalá fuera más común que las empresas serias diesen la oportunidad de al menos, conseguir una entrevista, a más personas sin importar tanto sus títulos o las competencias inventadas del CV (ser bueno con el Word ya no es una diferenciación). Pero la realidad no es así y es inútil pensar que tal vez hayamos encontrado la excepción como si Jesucristo decidiera que ha llegado por fin nuestro momento de ganarnos el pan.

Una compañía o negocio decente no pondrá fácil superar el proceso de selección, aun así no tenemos por qué sentirnos intimidados.

Ventas y Marketing, parece que cualquiera puede meterse en el sector

Muchas de las ofertas fraudulentas que encontramos en JobToday, además de no pedir ninguna competencia demasiado concreta, están enmarcadas en la sección de Ventas. Podemos incluir muchas cosas en el terreno del marketing. Al igual que al negocio periodístico no se le tiene ningún respeto, parece que pasarse seis horas al sol detrás de una mesa de cartón, (más conocido como stand), en la calle intentando venderle alguna mierda al que pase por ahí ya es marketing serio. Esta afluencia de “trabajos” que combinan el perfil de RRPP molesto a las puertas de las discotecas por las noches con el del pesado agente inmobiliario con verborrea Sisebuto (personaje del videojuego Animal Crossing), es sospechosa y negativa para los jóvenes que caen en las garras de esta explotación. Qué decir de los trabajadores de “ong’s” que no dejan de perturbar la tranquilidad de las principales calles de la capital. Meterte en una empresa de las que llaman a la gente a la hora de la siesta para venderles no se qué también entraría dentro de esta categoría.

Además de las experiencias con sectas de las que hablé al comienzo, yo también caí en el proceso de selección de una de estas “ong” (yo creo que ni son ong ni son nada), el poco dinero que ganan será para ellos, porque si no, ¿de dónde sacan tanto como para donar y hacer obra social si nadie les hace caso por la calle? Es normal que nadie se pare a hablar con ellos. La calle no es lugar para realizar ese tipo de actividad. Se debería poner multa, igual que a los RRPP discotequeros, a los que enviaría el meteorito de los dinosaurios.

LyleNL.png

El pesado de Sisebuto, que no se callaba ni de casualidad.

Una mañana entera tuve que pasar en las oficinas de esta ong para completar un proceso de selección que finalmente no superé (y gracias a Dios). Un par de horas en las que todos nos vimos las caras, jóvenes universitarios en su mayoría, con una empleada que nos adoctrinó sobre las geniales labores de la asociación en territorio africano. Tuvimos que leer unos apuntes y aprendérnoslos como un guión para luego plantarnos en Callao con varios Sisebutos nivel 50 para probar nuestra habilidad para mutear la vergüenza durante un rato e incordiar al máximo a los transeúntes. A mí al final no me cogieron porque era incapaz de insistir más de dos veces después de que la persona me dijera que no le interesaba lo que le estaba contando. Una chica fue la que me dio la noticia, “creo que si te quedaras con nosotros, te acabarías frustrando“. Pues claro, cómo no me voy a frustrar con un trabajo de mierda como este. Una asociación benéfica debería usar su presupuesto para conseguir participantes de forma inteligente y eficiente, no a través de monigotes sudando en la calle a los que nadie hace caso.

Gracias al cielo que no me cogieron, si no, lo hubiera dejado a los dos días. Mi dignidad vale más que lo que pagan (que por cierto, era un sueldo interesante, vaya negocio se montan…).

Sueldo a comisión

Pero aquí no acaban mis aventuras en el bosque del empleo joven. Fui a una entrevista, también en una calle cutre de Madrid, para intentar trabajar de “vendedor”. La entrevista fue grupal, unas cinco personas, y fue intensa en cuanto a rebuscar en nuestro interior la razón espiritual por la que somos idóneos para el puesto. Nos hicieron además rellenar un estúpido y enorme formulario con un montón de datos a mi juicio inútiles. Cuando le di la vuelta y vi que en la parte de atrás de la última hoja había una sopa de letras en la que había que encontrar palabras como “competitividad” o “eficiencia”, supe que había caído en otra trampa. La entrevista fue innecesariamente seria. El puesto era una mierda. Se trataba de formar parte de un equipo de ventas que trabajaría “sobre el terreno”, esto es, en unas gasolineras intentando vender un producto mágico a los conductores que limpiaba cualquier superficie del coche. WTF?

Busqué en internet y encontré en foros vivencias de otros que habían trabajado ya de la misma forma, qué pena. Por supuesto, el sueldo sería a comisión, dependiendo de tus ventas ganarás más o menos. Esto incluye la posibilidad de trabajar gratis. ¿Qué iluminado pensaría que vender agua con colorante embotellada en gasolineras para que la gente limpie el coche iba a dar beneficios? ¿De verdad se gana con esto? Si se gana algo, desde luego la pasta no se la lleva el vendedor. ¿De dónde saca el dinero esta gente si nadie en su sano juicio compra esas basuras? O, espera, ¿lo comprará alguien?

Al menos dos de las cinco personas que acudimos a la cita superaban los treinta y pico. Qué pena encontrarte en una situación económica semejante como para tener que postular para esclavo.

Que se mueran los feos

En muchos anuncios encontramos la imperiosa necesidad de que la demandante del puesto sea mujer. Debe ser mujer, lo especifica bien claro. Pero, ¿por qué?

Es denigrante el sexismo que encontramos por estos lares, dos tetas tiran más que dos carretas debería ser el lema de muchos empresarios, que solo poniendo una chica bien vistosa al frente de los clientes tendrá posibilidades de sacar beneficio de su producto/negocio de mierda. Y qué turbio escenario para los feos. ¿Qué hacemos nosotros? La buena presencia es cada vez más un requisito esencial y este no lo podemos aprobar con la universidad.