Photodiary 1 – 4 November

Copenhague está algo fría hoy, con nueve grados y cielos nublados. Hemos subido a la torre del Parlamento y las vistas eran preciosas. La familia se va en pocas horas y pronto las calles estarán aun más frías y vacías. Escribo esto desde un Espresso House en Nørreport, otra mierda de cadena ultra cara y pija.

También hemos probado los smørrebrød, una especie de tostada con cosas encima. Arenques, salmón, carne o cualquier otra cosa. Están ricos.

Alberto.

Pictures made and edited with iPhone SE.

TERMINA OPERACIÓN TRIUNFO 2017

Fotografía de portada: Hola

Raphael abrió la última gala con Mi Gran Noche junto a los cinco finalistas, la esperada final emitida en La 1 de Televisión Española a las 22:30 de ayer, trending topic número 1 en España. Pablo Alborán, David Bisbal y Rosa López junto a Raphael serían los grandes invitados que ayudarían a cerrar de la mejor manera la novena edición de el que es ya un programa de culto español.

Alumnos y profesores en su estado natural.

Por desgracia, el deseo de Adelita Power que muchos otros fans compartían no podía hacerse realidad, uno de ellos ganó y el resto se clasificó en un podio que quedó así:

LOS RESULTADOS

1º Clasificado: Amaia (46% de votos)

2º Clasificado: Aitana (42% de votos)

3º Clasificado: Miriam (12% de votos)

4º Clasificado: Alfred (8% de votos)

5º Clasificado: Ana Guerra (7% de votos)

La crónica

Los profesores estuvieron por primera vez sentados en el plató durante la gala detrás de los concursantes. Poco después de comenzar, Roberto Leal pedía un aplauso para el equipo, entre el que viene destacando desde el principio la directora de la academia, Noemí Galera, que ha sido una figura materna para los chicos y ha enamorado a la audiencia con su naturalidad y sinceridad. No estuvo exenta aun así de polémica cuando las redes se cebaban con Galera por regañar a Ana y Aitana por unos comentarios supuestamente innecesarios y desagradecidos sobre la canción que se les asignó para Eurovisión, que pudieron escuchar todos los espectadores del 24 horas.

Alfred fue el primero en ver sus mejores momentos en pantalla y conocer lo que opinaban sus profesores de él, proceso que se repetiría para los cinco finalistas. Fue el primero también en subirse al escenario para interpretar Don’t Stop The Music junto a su mítico trombón, una canción de Rihanna versionada al estilo jazzero de Jamie Cullum. La coreógrafa de la academia Vicky Gomez bailaría junto a él en la que sería una actuación sencilla que Alfred hacía por y para la música, dejando al lado todo lo demás. “En tiempos de reggaeton, tú tocas el trombón”, es la frase de Joe Pérez-Orive que quizá resuma mejor el paso de Alfred por Operación Triunfo.

El jurado estuvo de acuerdo con Alfred al decir que esta edición de OT ha sido la más rica musical y artísticamente, en la que se han podido escuchar más estilos diferentes y más música en directo. Esto viene causado también por el talento artístico de la mayoría de concursantes, que tocaban varios instrumentos y llegaban a la academia con un gran background musical.

Ana Guerra fue la segunda en cantar. En palabras de Noemí, Ana War ha sido el gran descubrimiento de esta edición. Si bien puede haber consenso en que vocalmente no es la mejor, su presencia en escena y dotes interpretativas la han hecho aguantar hasta la última fase, llevándose a su paso a Agoney, frente al que ganó con solo un 0’3 de diferencia. Se lució en anteriores galas con canciones como La Bikina o Havana.

La concursante eligió Volver de Carlos Gardel para la que podría haber sido su última intervención en el concurso, sacaría a relucir su registro grave con potencia y soltura. Mónica Naranjo le pidió que siguiera formándose sin cesar tras dejar OT, “porque no puedo dejar de mirarte”, concluiría con una sonrisa la jueza más querida por el público. En Mónica ha estado situado el punto de interés de la audiencia al hablar con el jurado cada gala, por ser quizá la cara más conocida y la que más salseo ha aportado con sus valoraciones y comentarios.

La siguiente en dar lo mejor de sí fue Aitana, apodada Aitana La Espartana por Rosa López. Rosa insistió en lo mucho que significaba para ella estar sentada en la mesa del jurado dieciséis años después de haber estado en el lugar de los chicos, y lo mucho que empatizaba con ellos. Pudimos ver el crecimiento de Aitana en la academia comparando su gran interpretación de Chandelier en esta última gala con la del Casting Final. La concursante quiso volver a cantarla por los sentimientos que le transmitía y por recordar aquel casting con el que comenzó su aventura.

Las mejoras vocales de Aitana no son tan visibles como las interpretativas, porque Aitana ya entraba a la academia con una de las mejores voces. Tal y como decían sus profesores, lo que Aitana tenía que mejorar era su seguridad y confianza en escena, cualidades que sin duda demostró ayer.

A continuación Roberto Leal invitaría a pasar a Pablo Alborán, que hizo incapié en la importancia de mantenerse fieles a sí mismos y a la familia. El malagueño cantaría más tarde su pieza Prometo, de su último disco.

Con gritos de Amaia Ganadora, Amaia Romero, que debería cambiar ya su nombre artístico a Amaia de España, sería la próxima en hablar con Roberto. Era junto con Aitana la favorita por el público. La que más está preparada para una carrera musical según Mónica Naranjo. Y la que más ha dado que hablar en las redes, pese a no participar activamente en ellas. Sus gestos, muletillas (“bua“, “joe“), su forma de hablar, su amorío con Alfred, su intensidad con los aspersores, el ¡Pero si yo soy de Pamplona!, su humildad y versatilidad eran elementos que la hacían única y la llamaban a ser la ganadora. Ya se llevó consigo el puesto de representante de España en Eurovisión 2018 con su dueto con Alfred “Tu Canción. Una excelente pianista y cantante experimentada (ya participó anteriormente en televisión en el programa de Antena 3 El Número Uno, en la misma edición en la que curiosamente ganó el actual novio de Ana War). Un historial de aciertos y de galas en el bolsillo llevaba la de Pamplona con actuaciones como la de Shake It Out y Love On the Brain.

La canción escogida por Amaia fue Miedo de MClan. En el escenario solo ella y su piano, puso los pelos de punta al público con la gran tensión dramática que supo instalar en el plató, con una pausa en los últimos versos de la canción que dejaría a todos helados. Después de una demostración vocal brutal, el público se dejó las manos aplaudiendo, haciendo ruido para que todos supieran quién era su favorita. Y es que Amaia, en palabras del propio presentador, si acaso tiene miedo, ¿miedo a qué?

La quinta finalista, Miriam Rodríguez cantó Invisible de Malú. Le confesó a Roberto que además de los momentos buenos, también había sufrido momentos de bajón durante este viaje en los que le hubiera gustado ser invisible. La gallega curó sus heridas con esta canción, que se dejaría la garganta interpretándola con emoción y despelleje. “Ojalá la música te recompense”, le decía el jurado a Miriam, a la que agradecerían su trabajo duro en la academia. Es una curranta.

Durante la gala, aprovecharon también para publicitar las nuevas fechas de los conciertos en los que se podrá ver a los concursantes de nuevo.

https://twitter.com/OT_Oficial/status/960656197232840706

Con un 7% de los votos, la quinta clasificada fue Ana Guerra. Al conocerse la posición se expandió un aura de tristeza en el público, que quería mostrar su apoyo incondicional a Ana. Con un 8% de los votos, el cuarto puesto se lo llevó Alfred. Si con el quinto puesto de Ana el público ya quedó aturdido, con Alfred se llegaron a escuchar abucheos. Es lógico el poco consenso en una difícil final en la que todos tenían motivos de sobra para ganar.

Miriam, Aitana y Amaia pasarían por tanto a la siguiente fase. Se pusieron los marcadores a 0 y los fans se prepararon para romperse el dedo votando a través de sus teléfonos. Para ayudar a la audiencia a decidir, expondrían un resumen de las mejores actuaciones de cada una, y las cantantes se dispondrían a interpretar sus canciones de la Gala 0.

EL PODIO

Los cinco finalistas. Que se reducirían a tres después de dejar atrás a Ana Guerra y Alfred.

 

ATIANA. Después de enseñar unos segundos de la actuación de Aitana en la Gala 0, tan polémica por sus fallos y mala organización en la que la propia candidata tuvo un fallo de sincronización con la instrumental, la joven de 18 años pudo demostrar lo aprendido en la academia y darlo todo en una consistente versión de Bang Bang.

AMAIA. Fue una de las pocas que se salvó de errores en la Gala 0. Retomando el Starman con el que demostró su versatilidad y cultura musical, Manuel Martos recalcaría el notable progreso de la joven. Naranjo, por otro lado, aplaudiría su autenticidad.

MIRIAM. Recordando sus increíbles covers de Runnin’, Euphoria o Dramas y Comedias, Miriam se quedó con What About Us como su actuación favorita. Miriam entró con muchas ganas de comerse el mundo y de esforzarse al máximo, pero tanta presión autoimpuesta le causó un malestar que solo los Javis sabrían sanar y canalizar en sus clases. Repitió No Te Pude Retener, de Vanesa Martín.

Finalmente, se nombró a Amaia de España como la ganadora de OT 2017, llevándose un premio de 100.000 euros, un enorme reconocimiento y el puesto de representante en Eurovisión. Arrasó con todo.

Bisbal acudió para cantar un poco acapella (no pudo hacer la actuación prevista por un problema técnico con la mesa de sonido), y despedir así esta edición junto con un improvisado Camina, la canción oficial del programa.

Conclusión

Alumnos, profesores y equipo de OT no cesaron de echarse flores mutuamente durante la última gala, y lo merecían, porque nos han dado uno de los mejores shows televisivos del año. Un programa cultural que ha sabido sacar el lado más artístico y real, que ha dejado momentos memorables de visibilización para el colectivo LGTB como el beso entre Agoney y Raoul, y la actuación de Where Have You Been de Agoney. La entrada de una nueva generación de jóvenes en la televisión pública, que ha demostrado a toda España que la generación millenial no es tan ignorante ni está tan desubicada como algunos mayores creen. Han sido naturales, valientes. El amor por la música traspasa fronteras de edad y llega a todos los públicos. Narcís Rebollo, presidente de Universal Music en España y Portugal, anunció que el disco de OT ha alcanzado el Platino y es ya el Número 1 en streaming y escuchas online en España.

Por fortuna para los más fanáticos, el próximo martes 13 todos los concursantes de OT volverán a la televisión para volver a cantar las mejores versiones de esta edición.

Repaso a los 60th Grammy Awards

Foto de portada: Gtres.

 

Los triunfadores

Bruno Mars triunfó  en la noche más importante de la música celebrada este lunes con 6 premios: Mejor Álbum del Año, Mejor Álbum R&B y Mejor Grabación por 24k Magic y Mejor Canción del Año, Mejor Canción R&B y Mejor Performance R&B con su éxito That’s What I Like. Kendrick Lamar también le pegó un gran bocado a la gala llevándose a su casa los grammy a mejor Rap Performance y mejor Rap/Sung Performance con HUMBLE. y LOYALTY. feat Rihanna respetivamente, Mejor Canción Rap con HUMBLE. y Mejor Álbum Rap por DAMN. Ed Sheeran reclamaría su trocito de tarta ganando al Mejor Álbum Pop Vocal y Mejor Performance Pop con su disco Divide y su hit Shape of You. Alessia Cara se declaró como la Artista Revelación del Año y algún otro galardón cayó en manos de Childish Gambino y The Weeknd.

Jay-Z recibió la mención especial de la noche como Icono de la Industria en 2018, y fue uno de los focos de la noche al ir acompañado de Beyoncé y a su hija Blue Ivy. Ivy protagonizó un divertido momento de la noche al pedir con un gesto a sus padres que se callasen para escuchar a Camila Cabello presentar a U2.

Las declaraciones

James Corden, conocido en todo el mundo por cantar con famosos en un coche, dirigió la gala por segunda vez llenando el Madison Square Garden de Nueva York, que no se celebraba en tal lugar desde hacía quince años. La gala trajo consigo una buena carga de feminismo gracias al movimiento Time’s Up al que aludieron varias artistas como Lady Gaga y Rita Ora, y también política; pudimos a artistas como Snoop Dog o Cher y hasta a la mismísima Hillary Clinton recitando frases del libro Fire and Fury, muy conocido en USA por su crítica al gobierno de Trump.

Hubo mención también a la necesaria igualdad entre hombres y mujeres en la industria y a la brecha salarial por parte de Janelle Monáe. U2 y Camila Cabello se enfocaron en el conflicto de la inmigración. Camila aprovechó su momento en escena presentando a U2 para hablar de su llegada a los Estados Unidos como inmigrante junto a sus padres, y recalcar la importancia de los soñadores y de recuperar el sueño americano “Este país lo construyeron los dreamers”. U2  interpretó Get Out of Your Own Way frente a la estatua de la libertad en mitad del río Hudson, el lugar simbólico perfecto.

5a6e9a452dd97
Foto: Reuters. A la izquierda: Camila durante la gala. A la derecha: su paso por la red carpet.

Las actuaciones

Kendrick Lamar abrió la gala interpretando XXX junto a U2con una escenografía llena de mensaje: bailarines caracterizados como soldados, una gigante bandera de USA y un tiroteo coreografiado.

Lady Gaga le dedicó a Joanne, la hermana de su padre que tanto ha influido en ella y a la que ha querido dedicar su último álbum, la canción que lleva su nombre. A piano junto a Mark Ronson, la estrella interrumpió la canción diciendo time’s up para continuar con Million Reasons. Una emotiva interpretación, siguiendo la estela acústica y minimalista que Gaga lleva eligiendo para casi todas sus actuaciones públicas esta era. John Legend se subió al escenario para entregar un premio a Lamar junto a Tony Bennett. Tony ganó a Mejor Álbum Pop Vocal Tradicional y cantó con Legend acapella unas estrofas de New York, New York.

Después de que Sam Smith apareciera con un elegante traje blanco para cantar Pray, Alessia Cara ganaría el premio a Artista Revelación, dedicando el triunfo a sus padres y refiriéndose en su discurso a los muchos artistas talentosos trabajando duro que aún no reciben el reconocimiento necesario. El grupo Little Big Town cantaría su Better Man, que obtendría el grammy a Mejor Performance de Grupo Country.

5a6f27c346d6a
Foto: AFP. Luis Fonsi y Daddy Yankee. Fonsi aseguró en una entrevista en la alfombra roja que no esperaba el rotundo éxito de la canción y que factores como la versión de Justin Bieber impulsaron la entrada de la canción en el mercado estadounidense.

Hubo presencia hispanohablante en la noche a causa del imparable Despacito. Después de que Fonsi la interpretara junto a Daddy Yankee, incluso James Corden bromearía sobre el descontrolado éxito diciendo “no la había oído nunca”. Hay que señalar a su vez a Shakira, que ganó con su disco El Dorado el premio a Mejor Álbum Pop Latino.

Childish Gambino, que anunció hace poco el lanzamiento de su último trabajo bajo este nombre artístico, realizó una de las mejores interpretaciones de la noche cantando Terrified, acompañado del genial cantante J.D. McCrary de tan solo 9 años.

Bruno Mars cantó con Cardi B Finesse, con mucho baile y colores primarios. Muchos clics está recibiendo el gracioso vídeo en el que Cardi B le confesaba a una reportera durante la alfombra roja sentir mariposas “en el estómago y en mi vagina” a causa de su nerviosismo.

Sting interpetó Englishman In New York e invitó a subir a Shaggy para cantar una parte de su tema en común Don’t Make Me WaitJanelle Monáe, con su potente discurso a favor de la igualdad salarial y empresarial entre hombres y mujeres del que hablábamos antes, introdujo una de las actuaciones quizá más esperadas de la noche. Kesha se posó bajo los focos para cantar Praying, junto a The Resistance Revival Chorus y personalidades como Bebe Rexha, Cindy Lauper o Camila Cabello. Una interpretación vocal emocionante y furiosa, dedicada sin necesidad de decirlo al productor Dr. Luke, con el que ha tenido pelea en los tribunales al acusarle de acoso y abuso sexual. Durante toda la gala pudimos ver vestidos blancos y flores blancas como símbolo de apoyo al movimiento #timesup.

Brother’s Osborne, Maren Morris y Eric Church dedicaron Tears in Heaven a los ochenta y un jóvenes fallecidos durante el año 2017 en los atentados de Manchester y Las Vegas.

Elton John cantó a piano su tema Tiny Dancer acompañado de Miley Cyrus, icónico momento de la noche en el que la rosa de #timesup seguía presente sobre el piano de Elton y Miley llevaba un elegante vestido burdeos que seguro sorprendería a los detractores de la faceta twerk y nasty de Miley. “Todo lo que haces me inspira para seguir trabajando duro y nunca renunciar a mis sueños. ¡Te quiero mucho!” le dijo Cyrus a Elton por Twitter tras la actuación.

Otras estrellas como Lorde y Lana del Rey, ambas nominadas, y personalidades como Nick Jonas y Hailee Steinfield serían el centro de atención en la alfombra roja, en el que se vivieron graciosos momentos como el ajuste de pechos de Camila Cabello. Dejando otras actuaciones fuera como la de SZA, P!nk, Logic o DJ Khalid junto a Rihanna, estos eran algunos de los mejores momentos que nos ha dejado la sexagésima edición de los Premios Grammy, muy completa en cuanto a buenas actuaciones, diversión y necesarios momentos serios.

 

Sobre el periodismo freelance…

Según el informe de 2016 de la profesión periodística realizado por la Asociación de la Prensa de Madrid, el año pasado un 26’8% de periodistas desempeñaban la profesión como autónomos. Esto supone un crecimiento frente al 25’6% de autónomos en 2015. Entre estos periodistas independientes la mayoría trabajaba como colaborador para varias empresas y más de un 35% cobraba menos de mil euros, según el mismo estudio.

Optar por el periodismo freelance puede ser un camino atractivo para muchos licenciados, que deben sobrevivir a la falta de ofertas de trabajo por parte de los grandes medios. Con los nuevos formatos publicitarios en internet, un periodista puede obtener beneficios a partir de un buen tráfico en sus vídeos de YouTube o en su página web. Aunque conseguir esta notoriedad en la red no es nada fácil.

Hemos hablado con varios freelancers que, a través de mail, nos han explicado cómo llegaron a ser freelance y cuál es su opinión sobre esta forma de trabajo.

<<Sí que me considero emprendedora, pues creo que en la época en la que menos trabajo de periodista tenía supe reinventarme>>

i7sKDoMJ_400x400.png

La primera es Sandra Alcaraz – tw @lavienrosebysan-, y se definde como periodista especializada en moda y belleza, consultora de tendencias, personal shopper y estilista. Trabaja en su propio portal web: La vie en Rose by San, sobre el que nos cuenta: “La vie en Rose by San, es un proyecto muy personal, es muchas cosas, es todo lo que me gusta y lo que sé hacer bien, y sigue evolucionando y creciendo.”

P: ¿Crees que optar por la actividad freelance es una forma más fácil o rápida de trabajar en una especialización (en tu caso, la moda)?

R: Sí, es una de las formas de especializarse. Antes de ser autónoma o freelance trabajé para varias revistas, medios de comunicación y gabinetes de prensa. Pero era complicado coger otros trabajos que me interesaban, hasta que finalmente me decidí gracias al apoyo de mi familia a trabajar por mi cuenta.

P: ¿Consigues vivir plenamente de tus ingresos como freelance o desempeñas otra actividad paralelamente?

R: Al principio fue duro, no lo voy a negar, pero “el que siembra, recoge” y ahora mismo vivo de mis ingresos como freelance. Lo complemento (como autónoma también) con trabajos como estilista, consultora de tendencias y personal shopper. Me formé en estas profesiones en una época en la que escribía menos pues los medios de comunicación escritos, sobre todo las revistas, estaban en plena crisis y no contaban casi con anunciantes, decidí en ese momento formarme en temas relacionados con el periodismo de moda, un campo en el que creo que se debe tener una sensibilidad especial para trabajar en él.

P: ¿Podrías decirme una ventaja y una desventaja de ser freelance?

R: Ventajas para mí muchas, organizas tu tiempo y tu trabajo, puedes decidir en qué trabajas y en qué no, en definitiva “eres tu propio jefe…” Desventajas: nunca acabas de desconectar al 100% como cuando trabajas para una empresa, la responsabilidad que tienes es mucha. Inestabilidad laboral, hay temporadas que necesitas más manos y cabezas (jeje) para escribir todos los artículos y proyectos que tienes, y otras temporadas estás mucho más relajado; inestabilidad económica…

P: ¿Crees que el trabajo como freelance es una forma de emprendimiento? ¿Te consideras emprendedora?

R: Por supuesto, pues ser freelance es duro y siempre no se tiene trabajo. Cuando no lo tienes te rompes la cabeza pensando qué hacer, cómo innovar en tu sector, dónde presentar tus artículos o proyectos, como complementar tu trabajo con algo que a largo o corto plazo te repercute trabajo como periodista…. Sí que me considero emprendedora, pues creo que en la época en la que menos trabajo de periodista tenía supe reinventarme, formarme en profesiones complementarias con las que llegué a conocer a nuevos clientes que con el paso de los años también me pidieron servicios no solo de estilismo, sino también de periodismo.

 

-^-

 

<<A ningún camarero se le pide que trabaje gratis. A un periodista sí>>

Q6BDIRQg_400x400

La siguiente muestra del experimento es Silvia Cruz Lapeña – tw @silviacruz_news -. Ha trabajado para El País Semanal, Altaïr Magazine, Vanity Fair, RockdeLux, y más.

P: Hay quien no entiende que pese a la escasa oferta de trabajo para periodistas, la misma enorme cantidad de estudiantes elige esta carrera. ¿Por qué se van las ovejas al matadero voluntariamente?

R: Creo que a ese “sacrificio” van dos grupos de personas: unas las que tienen vocación y les importa poco que les digan que no hay salida profesional, que el mercado está saturado o que se vive mal de esto. El otro grupo es el que sueña con la televisión, mundo aparte dentro del periodismo, donde los sueldos son mucho mejores y hay quien acaba siendo una estrella, a veces ni siquiera del periodismo.

P: ¿Cuándo te viste a ti misma preparada para ser freelance?

R: No lo elegí, ni estuve preparada. Creo que nadie lo está, no de entrada. Cuando acabé la carrera, después de las prácticas en ABC y algún trabajo precario, me hice autónoma unos meses y fue un desastre. Ser freelance requiere organización, disciplina y unas espaldas muy anchas. El rechazo es duro de gestionar y es lo que se encuentra al principio, precisamente porque hay mucha gente queriendo hacer lo mismo que tú.

P: ¿Cuál es la característica indispensable en un freelance?

R: Ojalá lo supiera, ¡me ahorraría todavía muchos disgustos! (Jajajaja). Verás, si los medios funcionaran con cierta coherencia y no a salto de mata, un freelance debería ser alguien que trae contenidos más templados, reposados o trabajados, profundidad que no se puede conseguir en el día a día. También debería aportar puntos de vista distintos a los que ya da el medio todos los días y en todas las piezas, pero la triste realidad es que los freelance acaban siendo, en muchos casos, plantilla encubierta que suple la falta de personal que hay en todos los medios. Ahora bien, para contestar a tu pregunta y no ser una aguafiestas del todo, te diré que si yo tuviera que fichar a un freelance me fijaría mucho en dos cosas: el modo en que enfoca los temas y es capaz de darles otra dimensión que no sea manida ni la esperada, que escriba bien y que lo haga a una velocidad respetable.

 

<<los freelance acaban siendo plantilla encubierta que suple la falta de personal que hay en todos los medios>>

 

P: ¿Cómo fue sobrevivir antes de ganar lo suficiente como para dedicarte de lleno a tu periodismo?

R: A veces sigue siendo una cuestión de supervivencia todavía, no creas que eso se supera. Entre las cosas complicadas está el hecho de que cada medio paga con una periodicidad distinta. Algunos a 30 días después de la fecha de factura, otros a 60, los hay que a 90 días y a casi todos hay que perseguirlos para que lo hagan. Eso es un trabajo extra que el asalariado no tiene. Piensa: pensar tema, proponerlo, convencer para que te lo compren, hacerlo mientras haces otros muchos y luego, perseguir para que te lo paguen. Si sumas todos esos ratos, verás que es complicado que algo salga a cuenta verdaderamente. ¿Por qué? Porque hay otro escollo: las tarifas.

Yo no sé cómo han sido en épocas anteriores, pero sé que en los siete años seguidos que llevo de freelance rara vez una tarifa me ha sorprendido en positivo. Y un drama más: el amateurismo. A ningún camarero se le pide que trabaje gratis. Tampoco a un médico o a un carnicero. A un periodista sí. Y eso, en gran medida, tiene que ver con la cantidad de gente que quiere ser periodista sin serlo. No me refiero a tener un título, pues el título puede en Filología, Humanidades o cualquier otra cosa. Me refiero a que todos respetemos las normas que hacen del periodismo una profesión. Y cobrar, como en cualquier otro oficio, es una de ellas porque implica responsabilidad y un compromiso con lo que se hace. Si no, sólo es un hobby.

 

-^-

 

<<No creo que nadie nunca se sienta realmente preparado para ser freelance>>

5a539d56cafea0c847db8fc34fe5ab2a_400x400.jpeg

A continuación, tenemos las respuestas de Javier Pérez de la Cruz – tw @japedela -. Ha estado en Londres, Estambul y Berlín.

P: Te interesan, entre otras cosas, la inmigración y los derechos humanos. ¿Consideras tu periodismo una forma de activismo?

R: No, no considero que sea activismo. O al menos no me gustaría que lo fuera. El buen periodismo nunca puede ser activismo, son dos actividades que deberían estar bien diferenciadas y que, desgraciadamente, no siempre lo están. Yo escribo muchas historias sobre activistas, porque además de que en ciertos temas como la defensa de derechos humanos o el clima u otros asuntos similares estos tienen mayor presencia, en general los activistas generan más noticias porque son grupos muy activos socialmente.

No obstante, como te digo, aunque escriba sobre ellos y sobre lo que hacen y esté más o menos de acuerdo con su causa, lo que yo intento hacer siempre es periodismo. Y periodismo es ejercer la duda, siempre. En mis artículos intento no simplemente dar su punto de vista, que eso sería puro activismo, sino también buscarles las cosquillas preguntando más y mejor y, por supuesto, también dar la perspectiva del otro lado del conflicto.

P: ¿Cuándo te viste preparado para ser freelance?

R: Nunca. No creo que nadie nunca se sienta realmente preparado para ser freelance. Por ejemplo, yo, ahora, después de unos años trabajando ya, estoy pasando una mala racha de vender pocos temas. No sé cuál será la experiencia de otros colegas, pero en mi caso empezar a trabajar como freelance era la única forma de hacer lo que siempre quise hacer: escribir reportajes desde el extranjero. Si hoy en día ya es de por sí difícil entrar en una redacción en España, que te manden al extranjero como corresponsal es misión imposible.

Aunque también es verdad que después de terminar la carrera, habiendo publicado ya algún que otro reportaje y cogido algo de experiencia, con la ilusión del recién licenciado, me sentía con ganas y fuerzas suficientes para tirar para adelante como freelance.

P: ¿Qué característica indispensable debe tener un freelance?

R: Tiene que ser muy muy trabajador, disciplinado y proactivo. Y cuantos más idiomas mejor, pues si dominas mucho otra lengua puedes publicar también en ese segundo idioma. Hay muchas formas de ser freelance (tener un medio de colaboración habitual, tener ingresos extra por otra actividad directamente relacionada con el periodismo, etc.), pero lo que sí está claro es que el periodista freelance tiene la tarea añadida de tener que publicar para cobrar.

Por tanto, la organización es clave: tener siempre temas pensados para proponer, buscar en todo momento ideas para reportajes… Y lo de la organización también va por el papeleo burocrático de emitir facturas, añadir bien los impuestos… Si de los periodistas de plantilla se dice que siempre están trabajando, con los freelance es todavía peor.

P: ¿Crees que trabajando en un medio nunca es posible escribir con tanta libertad como siendo freelance?

R: Yo creo que la libertad, o la independencia en su trabajo, depende más del periodista en concreto que del hecho de ser freelance o de plantilla. Me explico: los freelance tenemos que publicar para cobrar, por lo que también dependemos de la línea editorial del medio para el que escribamos, como cualquier otro periodista de plantilla. Por lo tanto, al final depende de la honestidad personal del periodista y de su esfuerzo y sacrificio para conseguir publicar historias o enfoques que los redactores jefe no quieran.

Sí es cierto que como freelance podemos llegar a tener un cierto equilibrio o flexibilidad para negarnos a escribir una historia con la que no estamos de acuerdo. Pero conseguir un saldo mínimamente decente ya es muy difícil, por lo que tener margen para poder decir ‘no’ es todo un lujo. Y en temas donde el medio tiene una línea editorial muy marcada (que a nivel internacional hay menos pero los hay, como Venezuela) es muy muy difícil mantener la máxima honestidad porque al final los titulares y los subtitulares siempre son cosa de las redacciones.

 

-^-

 

Conclusiones

Subir al barco de la autonomía es una tarea ardua. Ser freelance es tener un modo de vida que para hacer funcionar son necesarias disciplina y ganas. Es una crisis y una oportunidad. Tal como indican los tres periodistas, la seguridad económica nunca llega; sigue siendo difícil mantenerse de forma independiente aun llevando años haciéndolo. Hay que ser un superhéroe del periodismo, debiendo tener la capacidad de escribir rápido y sin perder la calidad, aportando algo diferente a lo que un medio puede ofrecer. Pese a la sinceridad de estos tres periodistas, prefiero tomar sus declaraciones como esperanzadoras en lugar de desilusionantes. Al menos una vez en la vida profesional de un periodista, merece la pena probar a qué sabe ser independiente.

Otros nombres destacables del mundo freelance español son los de Mikel Ayestaran y Barbara Celis. Ayestaran trabaja dando cobertura a Oriente Medio para revista5w.com y ganó el premio José Manuel Porquet de periodismo digital en 2016. Participó además en una reciente edición del programa de tv Salvados junto a Jordi Évole. Barbara ha sido freelance durante 13 años en Nueva York y otros tres en Londres para publicaciones como El País o El Confidencial. Actualmente vive en Taiwán y trabaja para la FAO (organismo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura).

Las Wachowski quieren unir a la humanidad

Primero con Matrix, luego con Cloud Atlas, y ahora con Sense8. Las directoras parecen tener la solución para acabar con los conflictos globales: la unión.

Los anteriormente conocidos como hermanos Wachowski, y ahora como hermanas, después de hacer pública su identificación como mujeres, tienen una de las filmografías más especiales y aclamadas de la industria del cine actual. Con la trilogía Matrix, dejaron su huella en la historia del séptimo arte y de la ciencia ficción.

Pero si observamos con detenimiento los argumentos de cuatro de sus mayores obras: la inolvidable Matrix, la extraña y exquisita Cloud Atlas basada en la novela de David Mitchell, la adaptación del cómic V de Vendetta y Sense8 (su último trabajo en formato serie producido por Netflix), nos damos cuenta de que tienen algo en común. Los argumentos de estos productos audiovisuales encierran algo grande, algo de proporciones bíblicas, una esencia que invade a todos los personajes y escenarios, como un secreto a gritos sobre la verdadera naturaleza de la humanidad. Como si estas directoras quisieran decirle algo importante al gran público, algo que puede cambiar sus vidas, pero prefieren hacerlo con disimulo y recato. Creo que la magia en las obras de las Wachowski no son del tipo que desaparece al salir de la sala de cine cuando encienden las luces y desaparecen los efectos especiales. Quieren darnos qué pensar, que pensemos de verdad, sobre nosotros, sobre los que nos rodean, sobre una forma de mejorar nuestra estancia en el mundo. Yo creo que las Wachowski son activistas artísticas. No hacen su lucha montándose en barcos hacia el Polo Norte para denunciar el derretimiento de los polos o yendo a Siria a hacer un reportaje. Hacen su lucha con películas sci-fi e historias inconcebibles que ponen la sociedad frente al espejo y la retratan mucho mejor que un tratado filosófico (de hecho son muchas las comparaciones entre sus películas y teorías filosóficas que podemos encontrar en internet). Es la buena yihad a través del arte.

Y tal vez esto sea una forma exagerada de verlo propia de un fan incondicional, pero a continuación explicaré los motivos por los que un mensaje ni siquiera tan oculto nos es comunicado entre plano y plano cuando vemos algo made by Wachowski.

 

El emotivo discurso sobre la humanidad que el clon Sonmi 451 da al final de Cloud Atlas.

A las Wachowski les gusta filosofar sobre la naturaleza de la humanidad, y en Matrix abrían la interrogación a la que intentarían dar respuesta en sus siguientes trabajos. En Matrix vimos que toda la humanidad tenía algo en común, en este caso no precisamente bueno (el estar conectados a una simulación virtual controlada por las máquinas). Algo similar encontramos en V de Vendetta. Estoy convencido de que las Wachowski no eligieron al tun-tún este cómic y la novela Cloud Atlas para hacer de ellas una versión cinematográfica. En V de Vendetta también ocurre algo grave con el mundo, que a su vez incluye y afecta a todos, en este caso, a las víctimas de una dictadura distópica. Podemos interpretar estos escenarios como la visión que tienen las directoras de la sociedad en la que vivimos. Algo no va bien en la comunidad, las personas parecen estar perdiéndose algo, olvidándose de algo, viviendo sus vidas al margen de algo mucho mayor y trascendental, algo que ignoran. Tanto Neo como llegaban para salvar al resto, destapando y comunicando la verdad, la verdad es el arma contra los opresores. Una vez que la verdad es descubierta, los enemigos caen.

Estas dos películas denuncian una tapadera, una cortina, una niebla opaca que nos nubla y oculta la verdad, que nadie sabe por qué invade nuestro aire ni de dónde vino. La historia de Cloud Atlas les servirá para contar su verdad, para mostrar lo que esa niebla no nos deja ver. Esta es mi teoría: lo que la humanidad ha olvidado es que todos formamos parte de algo mayor, todos somos todos, todos somos uno.

32039AEA00000578-3483282-image-a-61_1457505727457

Las Wachowski.

Cloud Atlas cuenta seis historias diferentes, con seis protagonistas diferentes, en lugares y épocas distintas, que aun así, se conectan de algún modo. El objeto de la película era mostrar cómo las consecuencias de nuestras acciones se extienden como olas en el tiempo y afectan a las vidas de otras personas. “El vuelo de una mariposa puede causar un huracán en otra parte del mundo”. Aunque los personajes no se conocieran entre ellos, lo que hicieron durante su vida, lo que amaron y lo que soñaron sobrevive a la muerte. Un humano no es humano sin otro que le observe y se vea afectado por él. Además, todos los protagonistas en sus respectivos relatos luchan contra un mal similar, la opresión. Sonmi 451, clon-esclava de una cadena de comida basura del futuro es el esclavo negro al que Adam Ewing salva en el pasado.

Y aquí llega Sense8. Estrenada en Netflix en 2005, la serie plantea lo que ocurriría si efectivamente, algunas personas se percataran de este hecho, de lo que algunos denominarían utopía hippie comunista. En la serie, varias personas de diferentes partes del mundo que no se conocen entre ellas (al igual que en Cloud Atlas), se percatan de que existe una conexión entre ellas, y un malvado científico va tras ellos para intentar exterminarlos. Los sensates, unidos por una especie de telepatía, se ayudan a sí mismos en los malos momentos, en las situaciones de incertidumbre, de peligro. Aprenden unos de otros. En una increíble escena vemos al personaje de Capheus acudiendo al escondite de una peligrosa banda para vengarse, y allí recibe la ayuda de Sun, una empresaria coreana con conocimientos de artes marciales. En pantalla vemos a la misma Sun intercambiándose por Capheus, pero lo que en realidad simboliza este juego visual es la fuerza que le transmite Sun a Capheus, su valentía, su compañía, esa reconfortante seguridad que da saber que hay alguien en alguna parte que se preocupa por ti y siente empatía. La empatía es la palabra con la que yo definiría a Sense8. Ese conocimiento perdido que encontramos en las películas de los Wachowski. No es otro que la empatía. Hemos perdido la facultad de preocuparnos por otros y tratar de hacer las vidas de las demás personas un poco mejor. Aunque no las conozcamos, todos tenemos buenos y malos momentos, todos sentimos lo mismo, eso es lo que nos hace humanos. La humanidad podría ser una comunidad de hermanos que juntos, alcanzarían una evolución exponencial en la especie. Ese “homo sensorium” que son los sensates.

 

*****^*****

Esa común tradición entre directores y actores de colaborar juntos en varios proyectos (como es el caso de Tim Burton con Johnny Depp o de Almodóvar con Penélope Cruz) se encuentra también en menor medida en las Wachowski: vimos a Hugo Weaving en Matrix, V de Vendetta y Cloud Atlas, mientras que Doona Bae aparece tanto en Cloud Atlas como en Sense8.

39cf77b7878c5d3ce7f9f749c95d3f91

La actriz surcoreana Doona Bae en Sense8.

*****^*****

Los increíbles juegos de cámara que dan forma a Sense8, esas escenas de lucha y de sexo, esas orgías entre desconocidos unidos por la pasión. Esa cúspide de felicidad y trascendencia a la que las personas podrían llegar si regresaran a su naturaleza, como cuando eran niños, antes de que el sistema nos arrebatara algo, nos apresara con el miedo y nos atara a esa simulación virtual que mantiene la rueda girando. Puede que el sistema establecido sea el que encarna el señor Whispers, el enemigo de los sensates que intenta atraparlos a toda costa, que intenta suprimir este bello don que comparten.

¿Qué es lo que nos impide evolucionar a homo sensorium? ¿Qué es lo que nos mantiene separados, pensando que otras personas son tan diferentes a nosotros, que son el enemigo?

Si bien es posible que un plan estratégico para iluminar a la humanidad a través de Hollywood nunca haya sido la prioridad de las Wachowski, uno no deja de hacerse preguntas viendo sus trabajos altamente recomendables.

Buscar trabajo como deporte de riesgo

He acudido a varias entrevistas concertadas a través de Job Today. Mi mal ojo me hizo vivir una de las experiencias más extrañas de mi vida (e incluso acabó en tortazo).

Yo ya había oído hablar de las estafas piramidales en vídeos de YouTube, empresas fraude que te contratan para desempeñar un trabajo de mierda, normalmente en ventas, y luego ni te pagan.

La primera vez que caí en la trampa, me di cuenta antes de comenzar el proceso de selección y me marché cagando leches del lugar (situado en el extrarradio madrileño). Los síntomas estaban claros: habían citado a muchísima gente a la misma hora, al llegar te hacían escribir en un papel tu nombre y apellidos y número de teléfono, en fila india como en la cola del super. Hasta un lugareño al que pregunté porque no encontraba la calle supo decirme dónde era ya que según él, mucha gente preguntaba por el mismo sitio. ¿Desde cuándo una empresa seria contrata a cien personas por día? Evidentemente, eso no iba a parar a ningún lado, y antes de irme del local insípido y lleno de gente esperando en sillas como en la sala de espera de la seguridad social, no pude evitar sentir lástima por aquellos que realmente pensaban que iban a encontrar un buen trabajo. En muchos casos, su primer trabajo, ya que muchos jóvenes se rebajan a esto por el negro panorama que se cuece para los recién licenciados.

La segunda vez ya no fui tan listo. El anuncio también me daba sospechas, necesitaban personal para un puesto no muy bien definido, en ventas, y la descripción del trabajo lo hacía ver de escasa dificultad. Solo se trataba de hacer no se qué con el ordenador para vender no se cuál.

La imagen corporativa parecía de alguna manera más seria, como si estuviera asentada. Pero al llegar a la oficina física para realizar la entrevista, ya empezaron mis sospechas. La empresa parecía estar dedicada a la publicidad y al emprendimiento. He de decir que tanto en esta como en la anterior ocasión, muchos de los trabajadores y postulantes eran sudamericanos. Añado este detalle como observación y en ningún caso como una muestra de desprecio o juicio, no tengo ni idea de por qué se dio esta casualidad pero así fue. El caso es que para cuando entré ya era demasiado tarde para echarme atrás. Dije que tenía una entrevista a las 11:00, y la oficinista me preguntó: ¿de parte de quién vienes?

Esto ya me saca de quicio, desde luego son una especie de secta que busca meter al máximo de gente posible, y la pasta se la llevará el que más personas engañe. Acto seguido un hombre me pide que le acompañe y bajo a una planta inferior sin ventanas, ¡qué miedo! En cuanto vi el percal supe donde me había metido. Me senté por educación durante un minuto en una de las muchas sillas que había, algunas con gente sentada encima, escuchando a un hombre proclamar que nuestra mala suerte en la vida estaba a punto de cambiar y que todo iba a salir bien. Con un powerpoint explicaba cosas y en la pared había posters con frases motivacionales calcadas de Mr Wonderful. Pobre gente.

El señor predicador pidió participación y una mujer, esta española (una de las pocas que no era latina), comenzó a hablar sobre su vida y a explicar que por una razón u otra estaba sin trabajo y había malvivido con otros puestos insignificantes. Suficiente.

Cojí, me levanté y me fui de aquel sótano, ni siquiera se molestó nadie en impedírmelo, les debe pasar a menudo. La nota cómica del día la di cuando al salir cabreado de la oficina, mi enfado no me dejó ver la puerta de cristal impoluta cerrada. Me di la ostia de mi vida con ella y hasta me tiró para atrás. Pero estaba tan furioso que la adrenalina oprimió el dolor, y ante el ¿estás bien? preocupado de la secretaria, contesté con un seco. Se me quedaron mirando algunos de los sectarios en traje que rondaban por ahí y yo deseaba cagarme en su puta madre por haberme hecho perder el tiempo de esa forma. ¿De verdad esa mujer pensaba que aquella “empresa” iba a darle el trabajo de sus sueños?

Como buen millenial con problemas de autoestima que prefiere buscar curro con aplicaciones móviles en lugar de enfrentarse cara a cara con la realidad y arriesgarse a entregar un CV en mano, han pasado por mi teléfono móvil apps como JobToday, InfoJobs, CornerJob, y mil más. Por supuesto he navegado también por webs como milanuncios, lo más cutre.

Estas apps han acabado con mi inocencia, ya que me han hecho perder el tiempo de la forma más estúpida posible, dando vueltas por Madrid de entrevista inútil a entrevista peor, y tal vez no sea culpa de la aplicación sino del que la usa, por no ser capaz (hasta ese momento) de discernir entre una oferta seria y la que no lo es.

“No requerida experiencia”

La primera señal de mal augurio. No es normal que en el mercado competitivo en el que nos movemos donde conseguir un trabajo sin enchufe ya es un milagro, que publiquen una oferta de trabajo poniendo el listón tan bajo. Cuando los requisitos brillan por su ausencia y el anuncio incita a cualquier persona sin perfil definido a apuntarse como si fuera el club de teatro del colegio, no hay que fiarse.

Ojalá fuera más común que las empresas serias diesen la oportunidad de al menos, conseguir una entrevista, a más personas sin importar tanto sus títulos o las competencias inventadas del CV (ser bueno con el Word ya no es una diferenciación). Pero la realidad no es así y es inútil pensar que tal vez hayamos encontrado la excepción como si Jesucristo decidiera que ha llegado por fin nuestro momento de ganarnos el pan.

Una compañía o negocio decente no pondrá fácil superar el proceso de selección, aun así no tenemos por qué sentirnos intimidados.

Ventas y Marketing, parece que cualquiera puede meterse en el sector

Muchas de las ofertas fraudulentas que encontramos en JobToday, además de no pedir ninguna competencia demasiado concreta, están enmarcadas en la sección de Ventas. Podemos incluir muchas cosas en el terreno del marketing. Al igual que al negocio periodístico no se le tiene ningún respeto, parece que pasarse seis horas al sol detrás de una mesa de cartón, (más conocido como stand), en la calle intentando venderle alguna mierda al que pase por ahí ya es marketing serio. Esta afluencia de “trabajos” que combinan el perfil de RRPP molesto a las puertas de las discotecas por las noches con el del pesado agente inmobiliario con verborrea Sisebuto (personaje del videojuego Animal Crossing), es sospechosa y negativa para los jóvenes que caen en las garras de esta explotación. Qué decir de los trabajadores de “ong’s” que no dejan de perturbar la tranquilidad de las principales calles de la capital. Meterte en una empresa de las que llaman a la gente a la hora de la siesta para venderles no se qué también entraría dentro de esta categoría.

Además de las experiencias con sectas de las que hablé al comienzo, yo también caí en el proceso de selección de una de estas “ong” (yo creo que ni son ong ni son nada), el poco dinero que ganan será para ellos, porque si no, ¿de dónde sacan tanto como para donar y hacer obra social si nadie les hace caso por la calle? Es normal que nadie se pare a hablar con ellos. La calle no es lugar para realizar ese tipo de actividad. Se debería poner multa, igual que a los RRPP discotequeros, a los que enviaría el meteorito de los dinosaurios.

LyleNL.png

El pesado de Sisebuto, que no se callaba ni de casualidad.

Una mañana entera tuve que pasar en las oficinas de esta ong para completar un proceso de selección que finalmente no superé (y gracias a Dios). Un par de horas en las que todos nos vimos las caras, jóvenes universitarios en su mayoría, con una empleada que nos adoctrinó sobre las geniales labores de la asociación en territorio africano. Tuvimos que leer unos apuntes y aprendérnoslos como un guión para luego plantarnos en Callao con varios Sisebutos nivel 50 para probar nuestra habilidad para mutear la vergüenza durante un rato e incordiar al máximo a los transeúntes. A mí al final no me cogieron porque era incapaz de insistir más de dos veces después de que la persona me dijera que no le interesaba lo que le estaba contando. Una chica fue la que me dio la noticia, “creo que si te quedaras con nosotros, te acabarías frustrando“. Pues claro, cómo no me voy a frustrar con un trabajo de mierda como este. Una asociación benéfica debería usar su presupuesto para conseguir participantes de forma inteligente y eficiente, no a través de monigotes sudando en la calle a los que nadie hace caso.

Gracias al cielo que no me cogieron, si no, lo hubiera dejado a los dos días. Mi dignidad vale más que lo que pagan (que por cierto, era un sueldo interesante, vaya negocio se montan…).

Sueldo a comisión

Pero aquí no acaban mis aventuras en el bosque del empleo joven. Fui a una entrevista, también en una calle cutre de Madrid, para intentar trabajar de “vendedor”. La entrevista fue grupal, unas cinco personas, y fue intensa en cuanto a rebuscar en nuestro interior la razón espiritual por la que somos idóneos para el puesto. Nos hicieron además rellenar un estúpido y enorme formulario con un montón de datos a mi juicio inútiles. Cuando le di la vuelta y vi que en la parte de atrás de la última hoja había una sopa de letras en la que había que encontrar palabras como “competitividad” o “eficiencia”, supe que había caído en otra trampa. La entrevista fue innecesariamente seria. El puesto era una mierda. Se trataba de formar parte de un equipo de ventas que trabajaría “sobre el terreno”, esto es, en unas gasolineras intentando vender un producto mágico a los conductores que limpiaba cualquier superficie del coche. WTF?

Busqué en internet y encontré en foros vivencias de otros que habían trabajado ya de la misma forma, qué pena. Por supuesto, el sueldo sería a comisión, dependiendo de tus ventas ganarás más o menos. Esto incluye la posibilidad de trabajar gratis. ¿Qué iluminado pensaría que vender agua con colorante embotellada en gasolineras para que la gente limpie el coche iba a dar beneficios? ¿De verdad se gana con esto? Si se gana algo, desde luego la pasta no se la lleva el vendedor. ¿De dónde saca el dinero esta gente si nadie en su sano juicio compra esas basuras? O, espera, ¿lo comprará alguien?

Al menos dos de las cinco personas que acudimos a la cita superaban los treinta y pico. Qué pena encontrarte en una situación económica semejante como para tener que postular para esclavo.

Que se mueran los feos

En muchos anuncios encontramos la imperiosa necesidad de que la demandante del puesto sea mujer. Debe ser mujer, lo especifica bien claro. Pero, ¿por qué?

Es denigrante el sexismo que encontramos por estos lares, dos tetas tiran más que dos carretas debería ser el lema de muchos empresarios, que solo poniendo una chica bien vistosa al frente de los clientes tendrá posibilidades de sacar beneficio de su producto/negocio de mierda. Y qué turbio escenario para los feos. ¿Qué hacemos nosotros? La buena presencia es cada vez más un requisito esencial y este no lo podemos aprobar con la universidad.