Lobotomizadores de cerebros millenial

Ellos antes molaban…

La masificación de youtube ha traído muchas cosas malas consigo. Ha traído una fórmula para triunfar, porque sí, la hay. Se llama copypaste, y ha existido durante mucho tiempo en diferentes ámbitos. Ahora, el copypaste en youtube se basa en vender la intimidad, clickbait, humor de preescolar y falsedad.

He aquí una lista de youtubers a los que bien les valdría la frase “¡Tú antes molabas!”. Sí, este es un juicio odioso, pero verdaderamente, en YT España hay casos en los que se nota la decadencia, la desestima por la plataforma y la obligación a continuar con el oficio aunque el río de ideas se secara hace tiempo. Estos son 3 ejemplos de creadores que ya no son lo que eran.

Nota: este artículo está hecho desde el humor con el mero objetivo del entretenimiento y la fantasía. SSN respeta a todos los creadores y esto se debe tomar con la misma seriedad que los rankings a la peor vestida, es decir: con ninguna. 

Advertimos además que este artículo contiene un anormal número de términos inventados.

Ejemplo 0: Juanmasaurus

juanmasaurus-snapchat.jpg

Este puesto es cascarilla. Él nunca moló. Contenido básico y entretenimiento vacío, risas fáciles. Colaboraciones con otros youtubers ya famosos que suben visitas y subs y pa’lante. En eso consiste el canal de este señor.

EJemplo 1: Celopán

Sus vídeos de Minecraft con voz cálida, tranquila y amistosa le diferenciaban de otros canales de gameplays, relajando a los espectadores y transportándoles a otro mundo con su charla y su buenrollismo. El haber dejado los gameplays para cambiar totalmente la trayectoria del canal y pasarse al vlogging no debería de tener nada de malo, si no fuera porque se ha pasado al bando lobotomizador de cerebros de millenial (usaré también este término más arriba). Se trata del tipo de youtuber que hace negocios sacando libros y haciendo pasar por arte algo que no es más que entretenimiento basura. Un fenómeno que me parece espeluznante es el de la intensidad vacía. En sus libros publicados, en vídeos musicales o cortos no hay más que intensidad sin venir a cuento. Como si las aventuras emocionales de este joven fueran de alguna manera más impactantes que las del resto. Saca partido del morbo al hacer referencia a rollos amorosos en sus vídeos y se une a la nueva ola de youtubers que hacen clickbait rosa: aseguran que van a dar información privada sobre sus vidas a lo GH que al final nunca llegan a desvelar. Como esos clásicos Preguntas y Respuestas que tienen como título la pregunta más picante del vídeo a la que ni siquiera contestan propiamente.

Ejemplo de intensidad vacía:

Vídeos así son como unicornios cagando azúcar rosa, son too much. Ojalá soyunapringada los degolle a todos. ¿De dónde viene tanto sentimiento ni tanta historia?, solo te han dejado por primera vez, ¡supéralo!

¿ME ENGAÑA MI PAREJA?: Ejemplo de puro sensacionalismo.

Ejemplo 2: Yellow Mellow

Melo nos tenía enamorados con sus canciones, parodias, sus originales sketches, sus vlogs en los que comentaba cualquier tema con humor y un estilo único. A veces incluso reivindicativa, como es el caso de aquella canción contra la ley SOPA. Con Melo nos sentíamos parte de la familia, como si nos tomásemos un café con ella frente a frente mientras nos descojonamos. Lo que echo en falta en este canal es autenticidad y brillo. El brillo que había en sus vídeos antes, pasión y disfrute, que se ha perdido pese a contar con cámaras más caras y potentes. Una vez más, los síntomas de declive se repiten. Títulos y miniaturas sensacionalistas que van a por el clickbait deliberadamente, a alimentar el algoritmo de la web.

En su canal secundario, MeloMore, podemos ver el modo de vida viajero de esta youtuber. Es muy común encontrar esta nueva faceta de traveller entre los influencers. ¿De dónde sacan el dinero para viajar tanto? Su contenido se basa en grabarse a ellos mismos mientras disfrutan de experiencias en otros países, vivencias que pagarán, seguramente, con sus ingresos en YT. Decir esto puede parecer fruto de la envidia y el rebajismo ¿a ti qué te importa lo que haga un youtuber con su dinero?

Pero yo aquí no hablo como crítico, que no lo soy, sino como consumidor, porque yo antes veía los vídeos de estas personas. A mí estar viendo lo feliz que es un youtuber viajando sin parar de aquí para allá acababa por estresarme. ¿Por qué? Pues por la razón más sencilla, ¡porque a mí también me encantaría poder viajar tanto! pero adivina qué, el común de los mortales, no puede permitirse con tanta facilidad ese modo de vida, mucho menos antes de los 18. Dedicar tu canal a mostrar al mundo cómo vas de un sitio a otro sin otro propósito a parte de vivir a lo grande, es narcisista y cínico. A todo el mundo le encantaría poder viajar tanto, y es cruel estar manteniéndote a base del dinero que te da esa gente que mientras te ve dice: ojalá yo pudiera hacer lo mismo.

Yellow Mellow es tan solo una de las muchas y muchos viajeros influencers que retroalimentan la rueda de visitas a base de tomarse fotos en lugares exóticos que atraen a los curiosos y dan like. Y estos likes se transforman en pasta. Me gustaría que me entendierais al tratar este punto. No tiene nada de malo el hecho de que te guste viajar. ¡Pero no hace falta que nos lo restriegues! Sé que ningún youtuber iba a tener este objetivo concreto, pero cuando yo era más joven, sentía mucha impotencia al no poder hacer lo mismo que ellos. Eventualmente, decidí no pinchar más en sus vídeos porque no quería darle mi dinero a alguien para que hiciera lo que yo no puedo hacer, y sí, me dirás que yo también puedo hacerlo si trabajo para ello, pero no me digas que esa regla de autoayuda sacada de El Secreto funciona en todos los casos. En vez de malgastar cinco minutos en ver un vídeo, puedo invertirlos en trabajar para que en un futuro sea yo el que pueda vivir esa experiencia. Es a eso a lo que me refiero, a la productividad frente a la pasividad.

Por cierto, ¿por qué Rush Smith y YM no dejan de hablar de Disney? Vale que a ambos les gusta su animación desde hace mucho, pero a estas alturas parece como si hubieran aceptado que el rango de edad de sus suscriptores no va a subir de los 15 años.

ganancias-yellowmellow.jpg

Ejemplo 3: JPelirrojo

Si antes criticábamos a la posible mamá de YouTube España, ahora vamos con el posible papá de la comunidad. JP, un Peter Pan, polémico por sus comentarios en Twitter sobre el maquillaje o los toros que llegaron a chafar una campaña publicitaria (aquel concurso de Maxibón). JP destacaba en YouTube por su energía y vitalidad, nuevos formatos y por supuesto, su música. Sin embargo, la fórmula parece haberse acabado. El elixir de la juventud no hace efecto y ciertos lemas (¡lucha por tus sueños! ¡me importan una mierda los haters!) se quedan anticuados. Sus videoblogs de exagerada duración no consiguen llamar la atención ni saltando de aviones. Su música, por desgracia, cuenta con el mismo número de detractores que de fanáticos, un equilibrio extremo que no ayuda a subir las visitas de sus videoclips.

Captura.JPG

Ejemplo de título de mierda de un vídeo de mierda.

Un mismo aura se respira en todos los canales de los que rodean ese Septiembre 13. Rush, Curricé y JP, los tres emparentados y empanados. Dejaron de innovar hace tiempo y su contenido parece solo apto para niños de 11 a 15 años, niños que ya ni siquiera mantienen la concentración en un vídeo si no tiene la cantidad de efectos y la anormalidad por un tubo de los trabajos de El Rubius. Podemos escuchar a la novia o al hermano de JP intentando cantar aunque no presenten facilidad o talento alguno para ello. Esto no es en principio una crítica, que hagan lo que quieran ¿no?, lo inquietante es esta especie de pseudoarte a lo Celopán que intenta vender una intensidad que luce más falsa que un billete de tres euros. El canal de Roenlared está lleno de tags y challenges de humor fácil, un laboratorio de lobotomización de cerebros de millenials. En su defensa diré que no es el único canal con este propósito malvado copiado de telecirco, youtube está hueco en cuanto a significado.

maxresdefault.jpg

Es desde luego admirable, sobretodo en el caso de JP, quizá uno de los youtubers con más haters de la comunidad, que siga adelante y a contracorriente, aunque se percibe a leguas que algo no funciona.

*****^*****

En conclusión, cuando decían que YouTube no tardaría en convertirse en la televisión no andaban desencaminados; no solo ya lo ha hecho, sino que incluso parece estar digievolucionando hacia algo peor en muchos casos. La audiencia joven parece no saber diferenciar entre buen y mal contenido, o tal vez sí, pero deciden ir a por el malo aun sabiendo sus consecuencias para la salud.

Captura.JPG

Fútbol, niños rata y copypaste. Eso es youtube en 2017. (Visto en la sección Tendencias)

Por supuesto, la portada de youtube siempre expondrá los vídeos más mierda, no sé cómo lo hace pero el algoritmo se ha vuelto un experto en esto.

No obstante, por supuesto quedan buenos canales en la plataforma que merecen ser descubiertos por más personas, gente que sigue creando contenido original, entretenimiento de calidad, no licuador de neuronas sino constructivo. Próximamente habrá un artículo sobre algunos de estos geniales canales que debes ver.

Las Wachowski quieren unir a la humanidad

Primero con Matrix, luego con Cloud Atlas, y ahora con Sense8. Las directoras parecen tener la solución para acabar con los conflictos globales: la unión.

Los anteriormente conocidos como hermanos Wachowski, y ahora como hermanas, después de hacer pública su identificación como mujeres, tienen una de las filmografías más especiales y aclamadas de la industria del cine actual. Con la trilogía Matrix, dejaron su huella en la historia del séptimo arte y de la ciencia ficción.

Pero si observamos con detenimiento los argumentos de cuatro de sus mayores obras: la inolvidable Matrix, la extraña y exquisita Cloud Atlas basada en la novela de David Mitchell, la adaptación del cómic V de Vendetta y Sense8 (su último trabajo en formato serie producido por Netflix), nos damos cuenta de que tienen algo en común. Los argumentos de estos productos audiovisuales encierran algo grande, algo de proporciones bíblicas, una esencia que invade a todos los personajes y escenarios, como un secreto a gritos sobre la verdadera naturaleza de la humanidad. Como si estas directoras quisieran decirle algo importante al gran público, algo que puede cambiar sus vidas, pero prefieren hacerlo con disimulo y recato. Creo que la magia en las obras de las Wachowski no son del tipo que desaparece al salir de la sala de cine cuando encienden las luces y desaparecen los efectos especiales. Quieren darnos qué pensar, que pensemos de verdad, sobre nosotros, sobre los que nos rodean, sobre una forma de mejorar nuestra estancia en el mundo. Yo creo que las Wachowski son activistas artísticas. No hacen su lucha montándose en barcos hacia el Polo Norte para denunciar el derretimiento de los polos o yendo a Siria a hacer un reportaje. Hacen su lucha con películas sci-fi e historias inconcebibles que ponen la sociedad frente al espejo y la retratan mucho mejor que un tratado filosófico (de hecho son muchas las comparaciones entre sus películas y teorías filosóficas que podemos encontrar en internet). Es la buena yihad a través del arte.

Y tal vez esto sea una forma exagerada de verlo propia de un fan incondicional, pero a continuación explicaré los motivos por los que un mensaje ni siquiera tan oculto nos es comunicado entre plano y plano cuando vemos algo made by Wachowski.

 

El emotivo discurso sobre la humanidad que el clon Sonmi 451 da al final de Cloud Atlas.

A las Wachowski les gusta filosofar sobre la naturaleza de la humanidad, y en Matrix abrían la interrogación a la que intentarían dar respuesta en sus siguientes trabajos. En Matrix vimos que toda la humanidad tenía algo en común, en este caso no precisamente bueno (el estar conectados a una simulación virtual controlada por las máquinas). Algo similar encontramos en V de Vendetta. Estoy convencido de que las Wachowski no eligieron al tun-tún este cómic y la novela Cloud Atlas para hacer de ellas una versión cinematográfica. En V de Vendetta también ocurre algo grave con el mundo, que a su vez incluye y afecta a todos, en este caso, a las víctimas de una dictadura distópica. Podemos interpretar estos escenarios como la visión que tienen las directoras de la sociedad en la que vivimos. Algo no va bien en la comunidad, las personas parecen estar perdiéndose algo, olvidándose de algo, viviendo sus vidas al margen de algo mucho mayor y trascendental, algo que ignoran. Tanto Neo como llegaban para salvar al resto, destapando y comunicando la verdad, la verdad es el arma contra los opresores. Una vez que la verdad es descubierta, los enemigos caen.

Estas dos películas denuncian una tapadera, una cortina, una niebla opaca que nos nubla y oculta la verdad, que nadie sabe por qué invade nuestro aire ni de dónde vino. La historia de Cloud Atlas les servirá para contar su verdad, para mostrar lo que esa niebla no nos deja ver. Esta es mi teoría: lo que la humanidad ha olvidado es que todos formamos parte de algo mayor, todos somos todos, todos somos uno.

32039AEA00000578-3483282-image-a-61_1457505727457

Las Wachowski.

Cloud Atlas cuenta seis historias diferentes, con seis protagonistas diferentes, en lugares y épocas distintas, que aun así, se conectan de algún modo. El objeto de la película era mostrar cómo las consecuencias de nuestras acciones se extienden como olas en el tiempo y afectan a las vidas de otras personas. “El vuelo de una mariposa puede causar un huracán en otra parte del mundo”. Aunque los personajes no se conocieran entre ellos, lo que hicieron durante su vida, lo que amaron y lo que soñaron sobrevive a la muerte. Un humano no es humano sin otro que le observe y se vea afectado por él. Además, todos los protagonistas en sus respectivos relatos luchan contra un mal similar, la opresión. Sonmi 451, clon-esclava de una cadena de comida basura del futuro es el esclavo negro al que Adam Ewing salva en el pasado.

Y aquí llega Sense8. Estrenada en Netflix en 2005, la serie plantea lo que ocurriría si efectivamente, algunas personas se percataran de este hecho, de lo que algunos denominarían utopía hippie comunista. En la serie, varias personas de diferentes partes del mundo que no se conocen entre ellas (al igual que en Cloud Atlas), se percatan de que existe una conexión entre ellas, y un malvado científico va tras ellos para intentar exterminarlos. Los sensates, unidos por una especie de telepatía, se ayudan a sí mismos en los malos momentos, en las situaciones de incertidumbre, de peligro. Aprenden unos de otros. En una increíble escena vemos al personaje de Capheus acudiendo al escondite de una peligrosa banda para vengarse, y allí recibe la ayuda de Sun, una empresaria coreana con conocimientos de artes marciales. En pantalla vemos a la misma Sun intercambiándose por Capheus, pero lo que en realidad simboliza este juego visual es la fuerza que le transmite Sun a Capheus, su valentía, su compañía, esa reconfortante seguridad que da saber que hay alguien en alguna parte que se preocupa por ti y siente empatía. La empatía es la palabra con la que yo definiría a Sense8. Ese conocimiento perdido que encontramos en las películas de los Wachowski. No es otro que la empatía. Hemos perdido la facultad de preocuparnos por otros y tratar de hacer las vidas de las demás personas un poco mejor. Aunque no las conozcamos, todos tenemos buenos y malos momentos, todos sentimos lo mismo, eso es lo que nos hace humanos. La humanidad podría ser una comunidad de hermanos que juntos, alcanzarían una evolución exponencial en la especie. Ese “homo sensorium” que son los sensates.

 

*****^*****

Esa común tradición entre directores y actores de colaborar juntos en varios proyectos (como es el caso de Tim Burton con Johnny Depp o de Almodóvar con Penélope Cruz) se encuentra también en menor medida en las Wachowski: vimos a Hugo Weaving en Matrix, V de Vendetta y Cloud Atlas, mientras que Doona Bae aparece tanto en Cloud Atlas como en Sense8.

39cf77b7878c5d3ce7f9f749c95d3f91

La actriz surcoreana Doona Bae en Sense8.

*****^*****

Los increíbles juegos de cámara que dan forma a Sense8, esas escenas de lucha y de sexo, esas orgías entre desconocidos unidos por la pasión. Esa cúspide de felicidad y trascendencia a la que las personas podrían llegar si regresaran a su naturaleza, como cuando eran niños, antes de que el sistema nos arrebatara algo, nos apresara con el miedo y nos atara a esa simulación virtual que mantiene la rueda girando. Puede que el sistema establecido sea el que encarna el señor Whispers, el enemigo de los sensates que intenta atraparlos a toda costa, que intenta suprimir este bello don que comparten.

¿Qué es lo que nos impide evolucionar a homo sensorium? ¿Qué es lo que nos mantiene separados, pensando que otras personas son tan diferentes a nosotros, que son el enemigo?

Si bien es posible que un plan estratégico para iluminar a la humanidad a través de Hollywood nunca haya sido la prioridad de las Wachowski, uno no deja de hacerse preguntas viendo sus trabajos altamente recomendables.

Por qué Animal Crossing es uno de los mejores videojuegos del mundo

animal_crossing_balloon_by_oldhat104-d5joxqr

Imágen: oldhat104 (devianart)

Animal Crossing tiene una atmósfera única que no todos saben apreciar. Es un videojuego que te encanta o te parece aburrido a más no poder. Un servidor no es experto en videojuegos, pero está decidido a convenceros de por qué este es uno de los mejores juegos que se han hecho.

Para empezar, he de decir que no hay que entender este juego como cualquier otro en el que vas a superar determinado número de niveles, derrotarás al enemigo final y morirán junto con él las ganas de seguir jugando, sino como una obra de arte. Después de leer varias reviews por internet, he conseguido averiguar por qué éste fue mi videojuego favorito de la infancia, con el que viví un noviazgo de mentira con una amiga y con el que pasé largas tardes intercambiando fruta y muebles con mi vecino. AC es además el culpable, junto a Mario, de que Nintendo sea mi fabricante de consolas favorito.

Algo en lo que los foros están de acuerdo, es que Animal Crossing te da tranquilidad, es un lugar en el que despejarte, ser inocente, y pasear por un idílico pequeño mundo en el que a más de uno nos gustaría vivir. Nintendo pone mucho énfasis en el trabajo artístico de sus originales, y si bien a veces el juego peca de sencillo, es admirable que el simple movimiento de pulgar para mover el joystick y desplazarte por el pueblo rozando los árboles y las flores ya sea suficiente para disfrutarlo. Quizá haya que tener una mentalidad hippie y pacifista para disfrutar del juego, pero personalmente creo que podemos tener unos 15 minutos de AC y acto seguido otros 15 de Call of Duty sin problemas. Esos entrañables personajes… ¡que ojalá tuvieran más variedad de diálogos! pero aun así no puedes evitar pararte de vez en cuando a hablar con uno de ellos, ¿qué me dirá el cerdo este? 

A día de hoy, volviendo a jugar, esta vez con el relativamente reciente New Leaf, no puedo evitar sentir un amor-odio hacia el sistema capitalista que rodea la mecánica del juego (pagar una hipoteca, reformar la casa hasta hacerla más y más grande, comprar muebles y más muebles…), aunque no olvidemos que en este juego caen sofás de los árboles y nos dan dinero por las conchas de la playa. Lo que no haré yo será hablar bien del topo de las partidas sin guardar, muchos le tienen cariño, a mí me daban ganas de volver a meterlo en la tierra de un pisotón.

Conectarte con un desconocido a través del modo online es una de las experiencias más emocionantes que puedes vivir. Abres el portón del pueblo y es como si no estuvieras abriendo solo eso (guiño, guiño). Y es que el invitado podría ponerse a talar tus árboles y a destrozar la armonía del pueblo si resulta ser un niño rata. ¡Podría destrozarte el corazón! Es definitivamente una prueba de fe en la humanidad.

Un día, descubrí que existía una película animada sobre Animal Crossing. La ví. No recuerdo qué ocurría exactamente, pero sé que me encantó. Japón tiene otro estilo. Japón sabe hacer cosas con el alma. Tal vez Animal Crossing tenga un factor New Age muy importante: te pone en sintonía con la naturaleza (quieres que tu pueblo se vea bonito, sin hierbajos, sin basura, sin flores secas y con muchos árboles con frutas variadas). Crea un sentimiento de grupo, con tus vecinos animales o tus invitados, que pasean por tu pueblo sin ningún fin en particular más que estar en tu compañía, aunque sea a través de una pantalla. Y existe un espíritu que lo envuelve todo, que habita en la naturaleza, en los habitantes, o en las cartas de tu madre. Pequeños detalles, personajes especiales que aparecen muy de vez en cuando, las canciones que Tota Keke interpreta solo para ti… No diré que AC es como un hotel cinco estrellas con multitud de actividades para que los niños no se aburran, porque ciertamente, además de encontrar fósiles, pescar o coger bichos, no hay mucho más que hacer. Pero aún así, echarás de menos pasar diez minutos en tu pueblo al cabo de unos días sin jugar.

Quiero hacer especial énfasis, como objeto de estudio en Sick Sad Nation, en la banda sonora. El espíritu que vive en Animal Crossing del que hablaba en el párrafo anterior, no es otro en mi opinión que la música de fondo. La melodía a guitarra del juego es reconocible por todos, pero el soundtrack que va cambiando según la hora del día en la que estemos después de las campanadas del ayuntamiento es elemento indispensable en la creación de la mágica atmósfera que Miyamoto diseñó. El motivo que suena a las una de la mañana me pone los pelos de punta, no lo puedo evitar, es así. Y sin ningún motivo racional. Le tengo gran cariño a AC, pero tampoco digamos que le tengo un apego que de grande sea anormal. Nintendo supo darle un aura especial a este videojuego, y sin la música, por supuesto, no habría sido posible.

Yo a mi pueblo lo llamé Tibet, porque seguro que la paz espiritual que me aporta es parecida a la que sienten allí los monjes.

La de las 4 am también es digna de una escucha.

Hay gente para todo, y es genial descubrir que otras personas sienten lo mismo que tú por algo, tanto que incluso hacen remixes con estas melodías de AC: